Lirin

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El Hombre Iluminado. La información sobre libros que aún no se han publicado (como El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo


Lirin
Lirin by Shuravf.jpg
Familia
Cónyuge Hesina
Hijos Kaladin, Tien, Oroden
Oficio Cirujano
Residencia Piedralar (anteriormente), Urithiru
Nacionalidad de Alezkar
Mundo natal Roshar
Universo Cosmere
Parece que esta página necesita actualizarse con nueva información de El ritmo de la guerra!
¡Ten cuidado! Es posible que en su estado, no contenga toda la información adicional todavía.

—Alguien tiene que empezar. Alguien tiene que dar un paso al frente y hacer lo que es justo, porque es justo. Si nadie empieza, los demás no pueden seguirlo.

—Lirin[1]

Lirin es un cirujano alezi ojos oscuros y ciudadano del segundo nahn.[2] Vive y trabaja en las afueras de Piedralar[3] dentro del principado Sadeas de Alezkar.[2][4] Está casado con Hesina y es el padre de Kaladin, Tien y Oroden.

Como segundo nahn, Lirin y su familia son ciudadanos de pleno derecho de Alezkar y tienen derecho a viajar[2] y derecho a litigación.[5] Además, la posición de Lirin como cirujano le otorga más protecciones legales, como la inmunidad ante un alistamiento militar obligatorio.[5][4] Los antepasados de Lirin no siempre tuvieron un rango tan alto, pero se ganaron el ascenso en la escala social a base de trabajo durante varias generaciones.[2]

La casa de Lirin está construida en las afueras de Piedralar y es más grande que una casa normal debido a la inclusión de su sala de operaciones.[3]

Apariencia y personalidad

Apariencia

Retrato de Lirin

Lirin es delgado, con gafas y está perdiendo pelo.[6] Es muy bajito, mide varios dedos menos que su mujer.[6] Casi nunca lleva sus gafas, solo cuando opera, ya que son una de sus posesiones más preciadas y teme romperlas o dañarlas, ya que serían difíciles de reemplazar.[2]

Personalidad

Lirin no suele beber,[7] pero su consumo de alcohol aumentó tras la muerte de Wistiow y la llegada de Roshone.[5] Le gusta calcular la trayectoria de las altas tormentas[8] y dar paseos para despejarse.[9]

Lirin es testarudo[5] y no le gusta la ambigüedad, y a menudo ve el vaso medio vacío ante la incertidumbre.[10] Aunque prefiere no causar conflictos o bochornos innecesarios, e ignora el cotilleo,[10] no tiene problema en enfrentarse a aquellos que supongan una amenaza.[5] Los demás vecinos lo consideran bastante raro, y a menudo se sienten incómodos con él y su familia.[2] Mientras que su mujer atribuye esta reacción a su educación y conocimiento,[10] Lirin cree que se debe, al menos en parte, al complejo de inferioridad del resto de la población con respecto al estatus social de la familia.[3] Aunque se sientan incómodos con él, la gente del pueblo de Piedralar respeta a Lirin[10] y aprecia su trabajo.[5] A Lirin le importa la gente de Piedralar, a pesar de lo que piensen de el, y se siente unido al pueblo a través de su conexiones con los otros residentes.[5]

Lirin puede ser muy crítico, sobre todo con aquellos con los que no está de acuerdo,[2][3] y se opone firmemente a los peligros innecesarios.[11][1] Siente una fuerte aversión hacia la violencia,[12] y no cree que las guerras sean necesarias,[3] así como la Llamada del soldado.[2] Preferiría dejar que murieran varias personas a matar una él mismo.[13] Sus explicaciones son precisas, aunque a veces resulten sosas.[3]

Creencias

Los Heraldos fueron enviados para enseñar a la humanidad. Nos guiaron contra los Portadores del Vacío después de que fuéramos expulsados del cielo.

—Lirin a Kaladin[2]

Lirin cree en las enseñanzas de los Heraldos, de quienes piensa que viene la práctica de la medicina[9] y se las transmite a su hijo Kaladin durante su formación. Siempre se esfuerza en dejar claras las diferencias entre los Heraldos y los Caballeros Radiantes.[2] Según Lirin, uno de los principios fundamentales de la religión vorin es la capacidad de ascender en la escala social.[3] Lirin no cree en los cuentos populares sobre los Portadores del Vacío, aunque sí acepta que eran los enemigos de los Heraldos.[2]

Tiene cierto nivel de conciencoa sobre el Reino Espiritual, pero lo confunde con la vida después la muerte.[3]

Atributos y habilidades

Cirugía y enseñaza

Los hijos de los hombres y mujeres cuyas vidas salvamos. Ellos cuentan historias de cirujanos.

—Lirin a Kaladin[2]

Lirin se formó como cirujano bajo la tutela de Vathe en la ciudad de Shorse, cerca de Piedralar.[2] Lirin es un cirujano competente,[5] de pulso firme [2] y bueno trabajando bajo presión,[1] aunque si viviera en una ciudad más grande es probable que solo fuera enfermero en lugar de cirujano de pleno derecho.[5] Toma dos aprendices; primero su hijo Kaladin y, más tarde, Mara.[12]

Es muy quisquilloso respecto a cronometrar sus operaciones, y es la única persona en el pueblo que tiene un reloj fabrial.[2] Lirin también piensa en la calidad de la luz cuando está atendiendo a un paciente, y tiene desde hace tiempo una copa llena de esferas del brillante señor Wistiow en préstamo permanente.[2] Lleva viviendo y trabajando tanto en Piedralar que los demás vecinos esperan demasiado de él, y se enfadan cuando no puede hacer milagros.[2]

Lirin cree que las vidas no tienen precio y, por ello, no cobra por su trabajo como cirujano.[14] Es meticuloso con la limpieza de su consulta y su familia dedica mucho tiempo a mantener limpias tanto las habitaciones como el material médico.[2] Después de una operación, Lirin da una capa de aceite a sus herramientas tras limpiarlas primero con alcohol. Esta es una de las tradiciones más antiguas del campo de la medicina.[2]

Como cirujano, Lirin acepta que no siempre podrá salvar a todas las personas que atienda, y a veces debe tomar la difícil decisión de dar prioridad a un paciente sobre otro.[1] Sigue tres reglas concretas: si los pacientes tienen heridas de similar gravedad, tratar al más joven. Si no, tratar al más grave y, por encima de todo, saber cuándo un paciente no se puede salvar.[1]

Historia

Historia temprana

De joven, Lirin viajó a Kharbranth trabajando de transportista, donde conoció diferentes culturas y comunidades. Tuvo especialmente mala suerte con los thayleños, ya que todos los que conoció intentaron timarle.[2]

Mientras viajaba conoció a Hesina, hija de una familia de alto rango, y se enamoraron. Aunque la primera vez que ella le presenta a sus padres fue un desastre, se casaron y formaron una familia en Piedralar.[7][15]

El cirujano y su aprendiz

Lirin empezó a formar a su hijo Kaladin en el oficio de cirujano desde muy joven. Cuando Kaladin tenía diez años, ayudó a su padre en la operación de una niña, Sani, que tenía heridas importantes en una de sus manos. La intervención, que Lirin aprovecha y usa como lección, termina con padre e hijo salvando cuatro de los cinco dedos de la niña. Después, Kaladin ayudó a su padre a limpiar la sala de operaciones y le comentó por qué había llegado tarde. Lirin muestra su desacuerdo con la gente con la que se junta Kaladin (chicos mayores que él, como Jam), y terminan discutiendo sobre quiénes son más necesarios: los soldados o los cirujanos. Para cambiar de tema, Lirin pone a prueba a Kaladin sobre varias efermedades y medicinas. Cree que su hijo tiene mucho potencial, y le dice que quiere que vaya a Kharbranth a estudiar medicina cuando cumpla 16 años.[2]

Varios años después, Kaladin intenta, sin éxito, salvar la vida de Miasal, que había caído desde una altura considerable. Alim va a buscar a Lirin, pero este llega después de que la chica muriera. Lirin procede a examinar el cuerpo y, a pesar de que no haya podido salvarla, le sorprende gratamente el trabajo de su hijo. Después va a buscar a Kaladin, y se lo encuentra llorando en las escaleras de al lado del quirófano, donde se sientan juntos ante la puesta de sol mientras Kaladin sigue procesando lo ocurrido.[16]

El brillante señor Wistiow y la copa de esferas

Lirin y el brillante señor Wistiow eran buenos amigos a pesar de la diferencia de estatus social. En 1165, el brillante señor enferma. A pesar de los esfuerzos de Lirin, el cirujano no pudo salvar la vida del consistor. El día de la muerte de Wistiow, Lirin va a su mansión para hablar con él, y redacta un documento con el nombre del brillante señor, en el que consta una cesión de varios broams de diamante a la familia. Las escribanas leen el documento a Wistiow, y este las ordena que se retiren, dejando a Lirin como único testigo de la firma del acuerdo. Más tarde, Kaladin se encuentra a su padre en el quirófano, donde se entera de la muerte del brillante señor y del contrato de cesión de las esferas, que el cirujano planea usar para pagar los estudios del chico en Kharbranth cuando llegue a la edad requerida.[3][10][5]

Wistiow ya no estaba en su sano juicio en sus últimos días, y por lo tanto tampoco tenía voluntad para autorizar la transferencia del dinero. Lirin y Hesina idean el robo de los bienes de su amigo, ya que sabían que su muerte significaba perder el compromiso de matrimonio entre los hijos de ambas familias. Al poco de la muerte del brillante señor surgen rumores sobre la legitimidad del acuerdo, aunque nunca se presentaron pruebas concretas que demostraran que las esferas habían sido robadas.[10][5]

En un arrebato de sinceridad, incitado por el alcohol que toma esa noche, Lirin le dice a su hijo que no vuelva a Piedralar al acabar sus estudios. Esa noche, un grupo de vecinos enmascarados intentan entrar en la casa de la familia para llevarse las esferas de Wistiow. Lirin sabe que son otros residentes de Piedralar y no bandidos, como Kaladin pensaba, y no se deja intimidar por ellos. En vez de amedrentarse, el cirujano destapa la copa descubriendo la luz de las esferas, que expone la identidad de los asaltantes. Cuando Lirin demuestra que está dispuesto a enfrentarse a ellos, se marchan sin decir palabra, probablemente avergonzados de lo que habían hecho.[7]

El carnicero

Cuando el nuevo consistor, Roshone, llega a Piedralar sin previo aviso, Lirin y su familia se reunen en la plaza de la ciudad para recibirle. Aunque Lirin intenta dar la bienvenida al nuevo señor de la ciudad, Roshone se burla de él inmediatamente y le culpa de la muerte de Wistiow y de que Piedralar necesite un nuevo consistor. Cuando Roshone se marcha a su mansión, Lirin compara su llegada con tirar un carnicero en el juego del rompecuello: lo que vaya a pasar depende totalmente de las tiradas de los demás.[10]

La vida del ojos oscuros empieza a ir cuesta abajo rápidamente tras el nombramiento de Roshone. A pesar de que Lirin afirmaba que la transacción fue legítima, el consistor sospechaba que Lirin había robado las esferas de Wistiow, e intentó coaccionarle para que le diera las esferas usando su influencia económica y política. A sugerencia de Roshone y para evitar problemas con él, los habitantes de la ciudad dejan de hacer donaciones públicamente a la familia y encarecen la mercancía que les venden. Sin embargo, siguen dejándoles comida en secreto por la ciudad para que Hesina la encuentre en los sitios donde trabaja.[5][4]

Si nos falta algo de comer, podemos disfrutar con la atención que nos dispensas, brillante señor.

—Lirin a Roshone[5]

Cuando la familia pierde todas sus fuentes de ingreso, Roshone invita a Lirin a cenar, con la intención de seguir minándole la moral. A pesar de los intentos de su madre de distraerlo, Kaladin se une a su padre para la cena. De camino a la mansión, Lirin debate la posibilidad de que la familia se mudara, pero admite que le cuesta la idea de irse de Piedralar.[5]

Se podía palpar la tensión en el ambiente cuando Lirin y Kaladin entran en el comedor de la mansión. Al principio, Roshone trata de sentar al cirujano en una mesa separada, lo que se entiende como un insulto hacia Lirin, ya que le corresponde un asiento en la mesa del brillante señor por su invitación y el nahn del ojos oscuros. A pesar de que se le ofrece comida, Lirin la rechaza para pasar directamente al asunto de la reunión. Roshone pide la devolución de las esferas, a lo que el cirujano se sigue negando. El consistor no cree poder recuperar las esferas por la vía legal, ya que ve poco probable que ganara un juicio contra Lirin. Ante la negativa de este a devolver las esferas, Roshone empieza a negociar con él. Tras un arrebato de Kaladin, Lirin envia a su hijo a las cocinas y continua la discusión con Roshone en privado. Durante la conversación, empieza un intercambio de ofertas con el consistor sobre la cantidad que estaba dispuesto a devolver, pero se frustra y se marcha antes de llegar a un acuerdo.[5]

En el viaje de vuelta a casa, Lirin confiesa a Kaladin que nunca tuvo la intención de devolver las esferas, y que había ido a la cena para fingir que estaba cediendo, aunque sabía que el brillante señor nunca accedería a que la familia devolviera solamente una parte de las esferas. Roshone es una persona ruin, y no se va a quedar a gusto hasta que el cirujano quede hundido y despojado de toda influencia. Por ello, hace de Lirin el foco de su ira, como sustituto de aquellos a los que culpa de su exilio de Kholinar. El padre de Kaladin, al tanto de los planes del brillante señor, aprovecha la oportunidad para librarse por un tiempo de la opresión del consistor. Es durante esta misma discusión cuando Kaladin se entera de la verdad sobre las esferas de Wistiow y el papel de sus padres en su robo.[5]

Hijos perdidos

Rillir

Tras una catastrófica caza de un espinablanca, el hijo de Roshone, Rillir, muere en el quirófano de Lirin. Sus sirvientes llevaron corriendo a ambos ojos claros al pueblo adelantándose al resto de la partida de caza con la esperanza de que pudieran salvar al joven. Dos más resultaron heridos por el ataque de la bestia, Alds y Milp, aunque a ellos los han dejado tirados y a la espera de otros vecinos que les ayuden. Probablemente ambos muriesen por las heridas causadas por el espinablanca. Las heridas de Rillir eran considerables y, después de evaluar su estado, Lirin estima que no puede salvarle. Roshone, que se encuentra en otra mesa tumbado, ordena a gritos al cirujano que atienda a su hijo. Sin embargo, opta por asistir al consistor, a pesar de que sus heridas son más leves. Les da aturdeagua a ambos ojos claros: a Roshone para tranquilizarlo, y a Rillir para aliviar su sufrimiento. Al sacar el colmillo del espinablanca de la pierna de Roshone, Lirin se da cuenta de que tiene la oportunidad de acabar con la vida del consistor (rebanándole la arteria femoral, haciendo que se desangre) y salir impune. Incapaz de asesinar a un paciente, el cirujano se decide por salvar al brillante señor. Al terminar la operación, Roshone regresa a su mansión a descansar, y se desplaza el cuerpo de su hijo a la cripta. De nuevo en los escalones de fuera de su casa, Kaladin pregunta a su padre si habría matado a Roshone si él no hubiese estado en el quirófano, a lo que Lirin responde negativamente, y aclara a su hijo que no podría matar a un paciente, pero que su presencia le ayudó a no dejarse llevar por la oportunidad.[1]

Tras la muerte de Rillir, Lirin empieza a usar las esferas del brillante señor Wistiow. No lo hace por necesidad (la familia era capaz de sobrevivir en esa situación, y tenían el apoyo de los padres de Hesina, en caso de que lo necesitasen), sino para hacer creer a Roshone que había ganado la partida. Pensaba seguir con ese plan hasta que Kaladin cumpliera los 16 y pudiese usar las esferas para mandarle a Kharbranth, aunque no le gustaba en absoluto tener que gastar el dinero.[4]

Tien y Kaladin

Seis meses después, durante el Llanto, los habitantes de Piedralar se reunen una vez más en la plaza para esperar la llegada de un ojos claros. La última vez que se habían reunido, Roshone se había convertido en el consistor de la ciudad, y esta vez reciben al alto mariscal Amaram, primo de Roshone y líder del ejército del principado por detrás del alto príncipe Sadeas. Aunque Roshone se había recluido tras la muerte de su hijo, también hizo acto de presencia. También acude Laral, quien lleva una plegaria de prometida que señala su compromiso con el consistor. Cuando Kaladin empieza a protestar, Lirin le dice, firmemente, que no arme ningún escándalo. Amaram aprovecha la visita a su primo para reclutar nuevos soldados y mandarlos a que luchen en la frontera del principado. Aunque al cirujano le preocupa que su hijo se presente voluntario, Kaladin no se ofrece. Sí lo hacen 6 hombres y, ya que no son suficientes, Amaram anuncia el listado de residentes que deben unirse al ejército forzosamente. Entre ellos está el nombre de Tien, segundo hijo de Lirin.

No fue casualidad que el nombre de Tien saliese en la lista: Roshone, lleno de rencor y enfadado con Lirin por no haber podido salvar a Rillir, hace que escojan al hijo del cirujano. Debido a su oficio (cirujano y aprendiz de cirujano) no puede forzar ni a Lirin ni a Kaladin a alistarse. No es el caso de Tien, ya que solo es el tercer aprendiz del carpintero. Lirin intenta impedir que se lleven a su hijo, pero el alto mariscal interviene y le para. Roshone insiste en alistar al adolescente, ya que está en su derecho de escoger de qué ciudadanos puede prescindir el pueblo, y se regodea en su victoria contra el cirujano. Para intentar calmar la situación, Amaram promete colocar a Tien como mensajero para que no entre en combate. Kaladin, que no queda conforme, se ofrece voluntario para alistarse en lugar de su hermano. Roshone se niega, a lo que Kaladin responde alistándose voluntariamente para cuidar de su hermano. El hermano mayor promete a sus padres, hundidos por la situación, que protegerá a Tien y le traerá de vuelta a casa al cumplir los 4 años de servicio.[4]

Tien murió algo menos de cuatro meses después de irse de Piedralar. Lirin y Hesina reciben una carta de Kaladin tras la muerte de su hermano en la que les dice que ha decidido que no va a volver a Piedralar, ya que no ha mantenido su promesa, pero sus padres no le contestaron. Años más tarde, reciben el aviso de que Kaladin también había muerto.[17][6]

Reunidos con Kaladin

Hijo encontrado

Un año antes de la tormenta eterna nace el tecer hijo de Lirin y Hesina, Oroden.[12]

Nosotros somos cirujanos. Que otros desgarren y rompan; nosotros no debemos hacer daño a los demás.

—Lirin a Kaladin[12]

Cuando Kaladin regresa a Piedralar tras la tormenta eterna, se encuentra a su padre cuidando a los heridos. Este había hecho del salón de la mansión de Roshone una sala de triaje para Hesina, él y su aprendiz, Mara. Aunque al principio no le reconoce, Lirin no tarda en darse cuenta de que el recién llegado es Kaladin, y padres e hijo tienen un reencuentro muy sentimental. Poco después, el cirujano discute con los guardias de Roshone, que están nerviosos por las marcas de Kaladin: Lirin se niega a dejar que se lleven a su hijo otra vez, y se compromete a comprar los papeles de esclavitud de Kaladin, si es necesario. Éste acaba frustrándose, e intenta llegar a un acuerdo con los guardias de Roshone, y con el mismo brillante señor por extensión, escribiendo a los administradores del alto príncipe para pedir un indulto o, al menos, una explicación y así ganar tiempo.[6]

Mientras Kaladin discute el estado del pueblo en privado con Roshone, Lirin sigue atendiendo a los heridos por la tormenta eterna. Cuando vuelve al salón, Kaladin retoma su antiguo rol de ayudante, y ayuda a su padre a dar primeros auxilios a los heridos. Lirin condena la tendencia a la violencia de Kaladin y, aunque cree que las guerras son inevitables, hubiese querido que Kaladin no participase.[12]

Aunque Kaladin expresa su deseo de trasladar a la familia a Urithiru, Lirin se niega, y le dice que Piedralar necesita a su cirujano.[12]

El Cuarto Puente

A causa de esto, Kaladin organiza el traslado de toda la población de Piedralar usando el Cuarto Puente. Cuando Lirin se entera de que hay Radiantes que tienen poderes curativos, se viene abajo, ya que cree que sus conocimientos de cirugía se quedan obsoletos ante estos poderes. Sin embargo, Kaladin le explica que solo dos órdenes de Caballeros Radiantes pueden usar la Potencia de Progresión y sus limites, lo que motiva al cirujano a trabajar en el consultorio de Urithiru y a experimentar con el nuevo instrumental médico de Kharbranth que le trae su hijo. Después de esto, Kaladin le dice a su padre que piensa retirarse del ejército, lo cual alegra muchísimo a Lirin.[18]

Ocupación de Urithiru

Lirin convence a Kaladin de que no entre en combate, tras enterarse ambos de que todos los Radiantes estaban perdiendo el conocimiento.[19] Aunque intenta prevenirlo, uno de los Regios se lleva a los Radiantes que el cirujano tiene a su cargo en el consultorio. Cuando Kaladin va a intervenir, Lirin interta pararle, pero el soldado se lo impide y acaba con el Regio, lo que hace que Lirin se enfade con él y lo eche de la sala.[20]

Más tarde, los cantores llevan a Lirin y Hesina a cuidar de los Radiantes en coma, ya que ellos no saben cuidarlos adecuadamente.[21] Venli y Rlain llegan con una caja llena de planos que había robado antes Rlain, y los tres discuten qué hacer con ellos. En la misma conversación, Lirin insiste en que su intención no es resistir la invasión. También se da cuenta de que varios de los aguadores tienen glifos shash en la frente, y le dice a Venli que piensa que es una mala idea.[22]

Cuando Rlain llega a la enfermería, Lirin le dice que los guardias en forma tormenta que el Perseguidor había puesto ahí le han visto, y discute si pueden fierase de Leshwi y Venli, a lo que Rlain admite que no está seguro. El cirujano de repente reconoce a Dabbid entre los trabajadores de la enfermería, el cual les dice a él y a Rlain que cree que Kaladin se está muriendo.[23] Lirin insiste con firmeza a Rlain que no puede prometer que no entregará a Kaladin a los Fusionados después de curarle. Hesina quiere ir con Kaladin, pero su marido le dice que no va a ser capaz de curarle sola, por lo que Venli sugiere liberar a Lift y llevarla a que cure al Radiante.[24]

Hesina saca el tema de Kaladin, por lo que Lirin le intenta cortar e irse, diciendo que su postura hacia lo que hace su hijo es la correcta. Su mujer le para y le dice que Kaladin es la mejor persona posible para ser soldado. Cuando el cirujano llama necios a los ayudantes de la enfermería que tienen dibujados glifos «sash», Hesina le lleva con Noril, quien le dice que lleva el glifo por Kaladin, ya que le ayudó con su depresión, al contrario que los fervorosos. Hesina le pide que vaya a preguntar al resto de la gente que llevan glifos «shash» el porqué lo hacen.[25]

Cuando Teft entra en la enfermería después de que la fuerza de ocupación descubriera el nodo final de el Hermano, se encuentra a Lirin, Hesina y Oroden atados y amordazados al fondo de la sala.[26] Kaladin entra en un estado de irracionalidad tras la muerte de Teft, y Moash entrega a Lirin al Perseguidor con indicaciones de matarle si Kaladin vuelve en sí.[27] Lirin pasa de manos del Perseguidor a Leshwi, que le desata las manos antes de entregarle finalmente a otra Celestial para que ella pueda ir a parar al Perseguidor. Kaladin le derrota y va a por Lirin, pero la Celestial entra en pánico y asciende disparada, llevándose a Lirin a la azotea.[28] Kaladin le sigue, pero según avanza hacia la Celestial, esta lanza a Lirin por el tejado.[28] Tras pronunciar el Cuarto Ideal, Kaladin alcanza a su padre y le agarra del brazo para frenar su caída. Entonces, ambos se abrazan y Kaladin le explica que se ha dado cuenta que los caminos de ambos son igual de válidos. Por su parte, Lirin le reprende por haber apurado tanto el rescate. Kaladin descubre el glifo «shash» en la frente de su padre y este le dice que estaba intentando mostrar su fe en él. Lirin aparta el pelo de Kaladin para ver su marca y descubre que se ha curado finalmente. Kaladin vuela de vuelta a la torre. [29]

Relaciones

por Gal Or
Con Hesina y Oroden

Hesina

Lirin no se lleva bien con los padres de Hesina y, por ello, no se suele hablar de ellos cerca de Kaladin o de su hermano.[10] La primera interacción de Lirin con los padres de su mujer salió bastante mal.[10] Su matrimonio con él tuvo un impacto considerable en el estatus social de Hesina, y el cirujano a veces lamenta los sacrificios que hizo su mujer para mudarse con él a Piedralar.[7] No siempre están de acuerdo,[3] especialmente en materia religiosa, lo que causa frustración a Lirin.[14] A pesar de todo, quiere a su mujer y son felices juntos.

Hesina a veces ayuda a su marido en las operaciones si requiere varios asistentes o si el aprendiz de Lirin no está disponible.[2][6]

Tien

Lirin esperaba poder tomar a Tien como segundo aprendiz para que pudiera tomar el relevo de su hermano cuando Kaladin se fuera a Kharbranth. Lamentablemente, la fobia a la sangre de Tien le impide seguir los pasos de su padre, y Lirin le deja, a regañadientes, ser aprendiz del carpintero Ral.[7] Lirin protege a su hijo, y disfruta de su carácter excitable.[10] El cirujano queda destrozado cuando Roshone obliga a Tien a alistarse en el ejército, y solo la intervención de Amaram hace que no arme ningún escándalo ese día.[4]

A Lirin no le gusta que sus hijos se junten con otros niños más mayores del pueblo, sobre todo con los que les animan a pelear e idolatran la Llamada del soldado.[2]

Con el resto de su familia

Kaladin

Hay dos tipos de personas en el mundo, hijo. Los que salvan vidas. Y los que las quitan.

—Lirin a Kaladin[2]

Kaladin recibe su formación como asistente de cirujano de Lirin, y es ahí cuando manifiesta su talento para la medicina.[2][16] Lirin está orgulloso del trabajo de Kaladin como cirujano y cree que, con entrenamiento y dedicación, su hijo puede superar sus capacidades.[2] Durante la infancia de Kaladin, sus padres no se ponían de acuerdo sobre las horas que el joven debe dedicar a estudiar.[3] Gracias a estas discusiones, o a pesar de ellas, Lirin deja a Kaladin dos horas libres al día.[3]

Tienes que aprender cuándo preocuparte, hijo. Y cuándo dejarlo correr. Ya lo verás. Tuve problemas similares cuando era más joven. Desarrollarás callos.

—Lirin a Kaladin[16]

Lirin esperaba poder mandar a Kaladin a Kharbranth, para que pudiese aprender de otros expertos en medicina. Cuando Roshone llega a Piedralar, Lirin y Hesina solicitan que se permita a Kaladin hacer el examen de acceso antes de llegar a los 16 años, pero se lo deniegan.[7] A pesar de que Lirin, bajo de moral, pide a Kaladin que no vuelva a Piedralar, el cirujano tiene esperanza en que su hijo vuelva a casa al completar su formación.[7]

Durante esta, Kaladin a menudo tiene problemas con la carga emocional que supone la pérdida de pacientes.[16] Aunque Lirin empatiza con Kaladin y su necesidad de preocuparse por la gente, también mantiene firmemente que hay un límite que no debe superar.[2] A pesar de todo, el cirujano está orgulloso de la maestría de su hijo.[16]

Kaladin admira la valentía de su padre para hacer frente a otros, aunque le superen en rango.[5] También está orgulloso de ser su hijo, aunque cuestiona la moralidad de algunas de sus decisiones.[5] Lirin considera a su hijo incapaz de hacer daño a otras personas,[1] por lo que se lleva una decepción muy grande cuando se entera de que su hijo tiene una hoja esquirlada y se ha vuelto un asesino.[12]

Roshone

A los ojos claros no les preocupa la vida ... Así que debo hacerlo yo ... Tenemos que ser mejores que ellos.

—Lirin to Kaladin[1]

Lirin y el consistor de Piedralar, el brillante señor Roshone, tienen una relación muy hostil. Roshone le tiene rencor por su traslado al pueblo, al principio, y después por su terquedad y por la muerte de su hijo Rillir.[4] Por otra parte, Lirin aborrece que el ojos claros sea tan ruin y condescendiente, y cree que es un avaricioso y un déspota.[5] Roshone desea romper a Lirin, no le basta con espantarle, y no piensa ponerle fácil a él y a su familia el marcharse de Piedralar.[7][5]

Lirin no permite que su desprecio por Roshone interfiera en sus deberes como cirujano cuando le atiende, a pesar del peso que le quitaría de encima a su familia.[1] La relación entre Roshone y Lirin, aunque sigue siendo hostil, se calma cuando Tien y Kaladin dejan el pueblo, probablemente debido a que Roshone se siente culpable.[6]

Notas

  1. a b c d e f g h i El camino de los reyes capítulo 41#
  2. a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z aa El camino de los reyes capítulo 10#
  3. a b c d e f g h i j k l El camino de los reyes capítulo 16#
  4. a b c d e f g El camino de los reyes capítulo 44#
  5. a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t El camino de los reyes capítulo 37#
  6. a b c d e f Juramentada capítulo 6#
  7. a b c d e f g h El camino de los reyes capítulo 31#
  8. El camino de los reyes capítulo 4#
  9. a b El camino de los reyes capítulo 46#
  10. a b c d e f g h i j El camino de los reyes capítulo 25#
  11. El camino de los reyes capítulo 26#
  12. a b c d e f g Juramentada capítulo 7#
  13. YouTube Livestream 51
    Arcanum - 2022-10-31#
  14. a b El camino de los reyes capítulo 17#
  15. Firefight signing Seattle UBooks
    Arcanum - 2015-01-06#
  16. a b c d e El camino de los reyes capítulo 20#
  17. El camino de los reyes capítulo 47#
  18. El ritmo de la guerra capítulo 18#
  19. El ritmo de la guerra capítulo 39#
  20. El ritmo de la guerra capítulo 43#
  21. El ritmo de la guerra capítulo 56#
  22. El ritmo de la guerra capítulo 74#
  23. El ritmo de la guerra capítulo 79#
  24. El ritmo de la guerra capítulo 83#
  25. El ritmo de la guerra interludio I-10#
  26. El ritmo de la guerra capítulo 103#
  27. El ritmo de la guerra capítulo 105#
  28. a b El ritmo de la guerra capítulo 106#
  29. El ritmo de la guerra capítulo 110#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.
Este artículo estaba completo y revisado , pero tras la publicación de El ritmo de la guerra, ahora necesita volver a revisarse.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, visita la siguiente página.