Waxillium Ladrian

From La Coppermind
(Redirected from Waxillium)
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El metal perdido y Trenza de mar Esmeralda (Proyecto Secreto Uno). La información sobre libros que aún no se han publicado (como las novelas secretas que se publicarán en 2023 y El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos dos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo


Waxillium Ladrian
Waxillium Ladrian.jpg
Casa Ladrian
Cónyuge Paalm (primer matrimonio), Steris Harms (segundo matrimonio)
Hijos Maxillium, Tindwyl
Hermanos Telsin
Parientes Edwarn, Hinston
Ancestros Edgard Ladrian, Allrianne Cett, Ashweather Cett, madre de Allrianne, Vwafendal
Nacido en 299 PC
Capacidades Nacidoble: Ajustador y Lanzamonedas (Chocador), Hemalurgo,[1] Nacido de la bruma[2]
Apodos Disparo al amanecer, Asinthew, senador alguacil de los Áridos, espada, espada de Armonía
Oficio Vigilante (anteriormente), Gran Señor, Senador
Residencia Elendel
Etnia de Terris
Mundo Scadrial
Universo Cosmere
Aparece en Nacidos de la bruma Era 2
¡Esta página o sección contiene spoilers de El metal perdido!
Esta información destripa elementos de la trama.  Ándese con ojo si no ha leido este libro.
Parece que esta página necesita actualizarse con nueva información de El metal perdido!
¡Ten cuidado! Es posible que en su estado, no contenga toda la información adicional todavía.

Lo que define a un agente de la ley, tío, es muy simple... Somos los que estamos dispuestos a parar una bala con nuestro cuerpo para evitar que alguien más resulte herido.

—Wax.[3]

Waxillium Ladrian, o Wax, es un nacidoble y el decimosexto[4] Gran Señor de la Casa Ladrian en Scadrial. Los terrisanos conocen a Wax como Asinthew.[5] Creció en Elendel, pero se marchó de la ciudad para escapar de la política, viviendo como un vigilante de la ley en los Áridos durante veinte años.[6] Regresó a Elendel en el año 341 PC, tras enterarse de la muerte de su tío, convirtiéndose en el Gran Señor de su Casa,[4] aunque continúa investigando a importantes criminales, particularmente aquellos relacionados con el Grupo.[7]

Apariencia y personalidad

Esa es la parte que no tiene sentido. Todo el mundo sabe que soy irreparablemente guapo.

—Wax.[8]

Wax es alto[9] con una cara y ojos intensos que son descritos en ocasiones por ser tan fríos como el hielo.[9] Aunque los veinte años que pasó viviendo en los Áridos han hecho mella en su apariencia, [9] dejándole sus manos callosas[10] y su pelo negro con vetas grises, sigue manteniendo el esbelto y musculoso cuerpo de su juventud.[11] Acostumbrado a sentarse para afeitarse,[12] Wax todavía cree que le quedaría bien una cicatriz en la cara, al más puro estilo de los Áridos.[11]

Sus ropas estaban terriblemente cubiertas de polvo, pero eran de buen paño: un bonito traje, un pañuelo plateado al cuello, chispeantes gemelos en las mangas de su elegante camisa blanca. Había cultivado un aspecto físico que parecía fuera de lugar, como si planeara asistir a un baile de gala en Elendel en vez de recorrer una población muerta en los Áridos a la caza de un asesino.

—Wax persiguiendo a un bandido.[13]

En adición a sus mentes de metal, un par de brazaletes de hierro que lleva puestos en la parte superior de sus brazos, normalmente ocultos por los puños de sus mangas;[14] a Wax le gusta portar un sombrero al estilo de los Áridos con forro de aluminio, así como un largo gabán de bruma sobre su fino traje de ciudad, su chaleco y su pañuelo.[5] Wax tiende a ser antinaturalmente ligero incluso cuando camina, debido a su hábito de estar llenando constantemente sus mentes de metal con un pequeño porcentaje de su peso.[15]

Cuando está patrullando, Wax añade una escopeta en el bolsillo de su gabán de brumas y se ata un cinturón completamente equipado con casquillos de bala gastados y viales de metal llenos de whiskey, para complementar a las dos pistolas encartuchadas que lleva en su cintura.[4]

Wax es temperamental[9], con defectos y desconfía de la sociedad noble moderna, pues le desagradan los "juegos" de la gran ciudad. Admira la simpleza de los Áridos, donde los problemas son resueltos rápidamente y un hombre armado es capaz de marcar la diferencia; en contraste con la política de Elendel, donde las grandes casas ocultan sus verdaderas intenciones tras sonrisas falsas y descaradas mentiras.

Wax también tiene el hábito de inspeccionar cautelosamente los lugares, intentando dar con posibles ataques o cualquier otra forma de daño o amenaza. Esto es apreciable en su constante tendencia por sentarse en el lugar más seguro de una habitación, o por examinar un lugar para encontrar la posición más fácil de defender.

Atributos y habilidades

Volando mediante empujones de acero

Artes Metálicas

Waxillium es un chocador; un nacidoble con las habilidades de un lanzamonedas y de un ajustador.[4] La combinación de estos poderes convierte a Wax en un individuo particularmente peligroso, puesto que la fuerza de sus empujones de acero depende, en gran medida, de la masa del alomante.

Alomancia

Waxillium es un lanzamonedas extremadamente habilidoso.[4] Quizá, la mayor muestra de su maestría es su habilidad para regular la fuerza de sus empujones de acero. Por lo general, es muy difícil para los alomantes mantener un control preciso sobre sus empujones de acero, así que, en vez de eso, muchos de ellos optan por regular la duración de estos. Levitar sin balancearse arriba o abajo, por ejemplo, requiere una elevada disciplina que pocos alomantes logran conseguir; la mayoría emplea pequeños estallidos de empujones de acero, caen, y vuelven a empujarse.[16] Wax es capaz de aplicar suficiente presión sobre una pequeña vara de metal como para pegarla al lado de una mesa sin mover la propia mesa en sí misma.[17]

Wax también usa su habilidad para crear una burbuja defensiva alrededor de sí mismo que no afecta a sus propios objetos de metal, pero que desvía ligeramente las balas dirigidas hacia él. Para incrementar la velocidad de sus balas, las empuja tras haberlas disparado para forzarlas a traspasar la cobertura del oponente;[13] y para viajar a través del aire, en conjunto con su habilidad de ajustador para regular su propia masa.[4] Wax no parece utilizar las habilidades más comunes de un lanzamonedas con asiduidad, pues se le tuvo que recordar que puede disparar una bala sin un arma,[18] aunque siempre emplea acero como tercer botón de su chaleco, ya sea para una reserva extra de metal o para usarlo como arma en caso de emergencias.[19]

Mientras intentaba detener al Grupo en Bilming, Wax quemó una pequeña cantidad de lerasium, lo que le convirtió en un nacido de la bruma.[20][2]

Feruquimia

Como ajustador, mediante el uso de mentehierros, Wax puede almacenar su peso a cambio de ser más liviano de lo normal, y decantar esos depósitos para volverse más pesado. Wax almacena constantemente parte de su peso, quedándose con tres cuartos de su peso normal, siendo más ligero de lo habitual.[4] También emplea esta habilidad para navegar verticalmente junto con sus empujones de acero y una escopeta. Wax no suele decantar su peso muy a menudo, puesto que prefiere almacenarlo para ser más ligero y, consecuentemente, la enorme cantidad de peso que puede decantar de sus mentes de metal le permite atravesar con facilidad y sin esfuerzo el suelo, cayendo directamente a través de este. Emplea este poder a favor propio en varias ocasiones. Acaba incustrando sus mentes de metal en lo profundo de la piel para protegerlas de los alomantes.[21]

Hemalurgia

Waxillium posee un pendiente con una ligera carga hemalúrgica. Se desconoce el tipo de carga que tiene. Este pendiente es una característica de El Camino, los creyentes de esta religión llevan normalmente pendientes metálicos mientras rezan. Esto le permite a Armonía comunicarse directamente con él.[22] Se lo dio la kandra MeLaan.[23]

Mientras intentaba detener al Grupo en Bilming, Wax se colocó un clavo de electro en la parte inferior del pecho, lo que le otorgó duraluminio alomántico.[1] También estudió a fondo las notas de Fantasma sobre la hemalurgia.

Fuerzas de la ley

Wax pasó veinte años de su vida como un vigilante de la ley en los Áridos. Sus proezas son registros públicos, guardados en la universidad de Elendel, donde son estudiados por los alumnos de derecho y criminología.[24]

Casos notables

Las noticias de los Áridos vuelan. La mayoría son escritas por alguien. Se pueden encontrar en la universidad o en la librería adecuada.

—Marasi sobre los casos notables de Wax.[24]

Otras habilidades

Wax es un tirador talentoso, prefiriendo usar sus dos pistolas a la vez. Miles Cienvidas afirmó que Wax era el tirador más preciso y excelente que había vito jamás, y le había visto haciendo tiros que creía imposibles. Se le había visto disparando a una bala desviada por la burbuja de velocidad de un deslizador, acabando en un tiro mortal como resultado.[18] Sin embargo, tras un traumático tiro fallido que resultó en la muerte de su amada, Lessie, Wax suele ponerse nervioso cuando se encuentra en situaciones con rehenes de por medio.

Wax tiene habilidades para la metalurgia, y demuestra ser un investigador con talento.[25]

Historia

Vida temprana

Waxillium es un descendiente de Edgard Ladrian y Allrianne Cett. Es un mestizo hereditario, siendo un terrisano por parte de madre y noble por parte de padre,[26] y se dice que tiene más sangre de Terris que la mayoría.[5] Se crió bajo el techo de una casa noble y vivió una vida de lujos ––algo que detestaba.[27] Él y su hermana, Telsin, fueron criados principalmente por su tío en Elendel, tras la muerte de sus padres en lo que se informó como un accidente.[28][5] Telsin afirmaba que su muerte se debió a los agentes de Armonía intentando llegar a ella, pero la veracidad de esta afirmación no está clara.[28]

Cuando tenía 12 años, su tío empezó a enseñarle cómo dirigir el Primer Banco Central, que operaba su familia. Wax se quedó asqueado por las prácticas tan inmorales del banco y se distanció a sí mismo de ese cargo.[29]

La Aldea

Con 15 años, Wax pasó un año de su vida viviendo en la Aldea, con la opción de quedarse allí si él lo deseaba. Durante sus últimos meses en este lugar, se encontró con Forch, un chico nacidoble de Terris que había provocado un incendio. Wax investigó el crimen y llevó sus pruebas a los agentes de policía, pero fueron completamente ignoradas por su abuela, quien insistía en que el pueblo de Terris era capaz de encargarse de sí mismo y de sus criminales. Accidentalmente, vio a Forch más tarde esa noche y creyó que iba a volver a provocar otro incendio. Al investigar más concienzudamente, Wax se topó con Forch intentando diseccionar el cuerpo con vida de un chico al que había secuestrado. A pesar de estar en clara desventaja con el otro nacidoble, Wax acabó matando a Forch en defensa propia durante una batalla de empujones de acero, rescatando así al niño.[27] Fue entonces cuando decidió abandonar la Aldea y empezar a actuar por su propia cuenta.

Los Áridos

En sus primeros años en los Áridos, Wax se veía a sí mismo como la imagen de un "caballero cazarrecompensas"; aunque en sus inicios era incompetente y no estaba familiarizado con sus habilidades de nacidoble, acabaría, con el paso del tiempo, perfeccionándolas. En algún punto, tuvo a un ayudante llamado Paclo el Polvoriento.[8] Trabajó activamente junto con otros agentes de la ley de la zona, llegando a trabajar con Jon Dedomuerto y encontrando a un joven Wayne de 17 años, a quien terminaría salvando de su ejecución y convertiría en un vigilante.[30]

Durante la reclamación de la recompensa de Granito Joe, conoció a Lessie—la mujer de la que se enamoraría y con la que terminaría casándose.[30]

Tras la noticia sobre la muerte de su tío, se imploró a Wax para que regresara a Elendel y comenzara a encargarse de la contabilidad de su casa. Al principio ignoró esta petición, eligiendo, en vez de ello, dar caza al homicida Sangriento Tan como su última recompensa. En un espantoso y repentino cambio de los acontecimientos, Waxillium disparó por error a Lessie en la frente cuando pretendía liberarla de las garras de Sangriento Tan. Al no quedarle nada en los Áridos, decidió volver a la mansión de su familia en Elendel.[31]

Regreso a Elendel

Siempre se sentía más fuerte en las brumas. Sentía como si alguien estuviera observándolo, cuando estaba en ellas.

—Wax reflexionando sobre las brumas.[32]

En sus primeros meses en Elendel, Wax se ganó una reputación por desaparecer frecuentemente al comienzo de los eventos sociales, prefiriendo atravesar las brumas por medio de empujones de acero, patrullando la ciudad de esta forma. En una de esas noches, Waxillium pausó su ronda e intervino en un tiroteo. Creyendo haber escuchado a una mujer gimotear, que le recordó a Lessie, Wax se quedó petrificado en mitad del tiroteo. Colgó sus armas para siempre; tras llegar a la conclusión de que ya no era capaz de seguir siendo un vigilante y de que la efectividad de la policía de la ciudad lo forzara a percatarse de la irrelevancia de los justicieros en general.[4]

Encaminó su vida hacia un esfuerzo algo más mundano, salvar el futuro financiero de su casa, por lo que trabajó durante medio año para revertir el último despilfarro de su tío con los fondos de la familia. Creyendo que ya no había otra opción, decidió aceptar un contrato matrimonial con la hija de lord Harms, Steris, con la esperanza de que el dinero de su padre pudiese sacar a la Casa Ladrian del borde de la pobreza. Ese mismo día, Wayne, un viejo compañero que tuvo durante su estancia en los Áridos, regresó a su vida ––trayendo consigo una bala de aluminio y un tentador misterio que implicaba a una banda de saqueadores de trenes conocidos como los Desvanecedores, lo que amenazaba con alejar a Wax de las responsabilidades de su casa y con devolverle a la vida de un agente de la ley.[14]

Los Desvanecedores

En contra de su mejor decisión, y bajo la mirada de desaprobación de su mayordomo, Tillaume, Wax comenzó a juntar las diferentes piezas de la historia de los Desvanecedores, con la esperanza de descubrir la razón de sus objetivos así como el secreto de cómo cometían sus crímenres. Percatándose de la distracción que esto le había creado, apartándolo de los deberes de su casa, Waxillium se esforzó por mantener al margen su nueva obsesión y asistió al banquete nupcial Yomen-Ostlin junto a Steris, haciendo así su debut como pareja en público.[22]

Era difícil no recordar la imagen de él abriéndose paso entre la línea de mesas, pistola en mano mientras abatía a dos hombres que intentaban arrastrarla a la noche. Verlo surcar los aires, los disparos resonando abajo, los candelabros quebrándose y los cristales esparciendo luz a su alrededor, mientras abatía a un hombre desde el aire y caía al rescate de su amigo. Estaba hablando con una leyenda.

—Marasi haciendo una visita a Waxillium mientras investiga.[33]

Después de que la boda fuese interrumpida por la llegada de bandidos de los Desvanecedors, quienes procedieron a robar a los señores y damas que asistieron a punta de pistola, Wax inicialmente rechazó la insistencia de Wayne de que usara una pistola puesto que se había autoconvencido de que la policía de Elendel sería capaz de manejar el altercado con mucho menos derramamiento de sangre. Cuando la banda fue demasiado lejos, matando a un hombre y tomando a Steris como rehén, Wax admitió que no podía quedarse quieto y no actuar, por lo que atacó a la banda con sus pistolas de repuesto y con toda la furia de sus empujones de acero.[17] En el tiroteo resultante, Wax, Wayne y la prima de Steris, Marasi, unieron fuerzas para contener a la mayoría de los atacantes, minimizando, con éxito, el número de civiles heridos. Cuando Marasi fue puesta a tiro de pistola repentinamente por un bandido, que vestía como lo hacía Lessie un año antes, Wax casi vuelve a quedarse petrificado. Marasi trató de zafarse, consiguiendo aturdir al Desvanecedor que la sujetaba, facilitándole momentáneamente el disparo a Wax; que se vio forzado a tomar la decisión de apretar el gatillo para salvarla, superando su miedo. Mientras los ladrones se retiraban, Waxillium se sorprendió al descubrir la identidad del líder de los Desvanecedores, Miles "Cienvidas" Dagouter, otro antiguo vigilante de los Áridos.[34]

Con Steris secuestrada, Wax duplicó sus esfuerzos en su previa investigación. Cómo había obtenido una de las armas de aluminio de los Desvanecedores, Wax se puso a investigar su composición y su posible origen así como descubrir el misterio sobre el objetivo principal de la banda.[33]

En mitad de esta, Wax, Wayne y Marasi se vieron atrapados en una explosión durante su estudio, planeada por su mayordomo como un chapucero intento de matarlo.[19]

Wax comenzó a planear una manera para derrotar al antiguo e imbatible vigilante, una vez habían descubierto la ubicación del escondrijo de los Desvanecedores y habían confirmado que Miles estaba involucrado en todo ello.[35] Centrado en resolver los peculiares métodos de robo de la banda, Wax fue sorprendido por los Desvanecedores cuando atacaron el tren de camino a Elendel en el que se encontraba.[36] Herido durante el ataque y perturbado por la afirmación de Miles de que el verdadero mal del mundo es la corrupción de Elendel en sí misma[11], Waxillium acudió a la casa de Ranette, donde se hizo con balas mataneblinos y un nuevo prototipo de revólver, Vindicación.[37]

Wax disparando a Miles

Habiendo deducido correctamente el siguiente objetivo de los Desvanecedores, Wax puso a Wayne y a Marasi a trabajar, enfocándose en la protección del próximo tren de cargamento de lord Tekiel, que incluía el nuevo vagón de carga llamado el Inexpugnable. Wax se infiltró en el vagón justo antes de que el robo previsto tuviese lugar, de manera que se lo llevaran a su guarida.[38] Haciendo uso de una gran cantidad de dinamita que había colado con él dentro del Inexpugnable, Waxillium se abrió paso a través del escondite de los Desvanecedores, perdiendo, desafortunadamente, a Vindicación durante la refriega. Tras activar con éxito una trampa construida especialmente para capturar a Miles, Wax se vio obligado a huir cuando el criminal decidió explotarse a sí mismo con un explosivo personal, en vez de dejarse capturar. Entabló una breve conversación con Armonía al escapar a las brumas, con la que acabó percatándose de que Armonía había estado trabajando detrás de escena para orquestar la entrega de sus antiguas armas perdidas al escondrijo de los Desvanecedores, justo a tiempo para ayudarle.[39]

Armado de nuevo, Wax encontró y rescató a Steris, mató a numerosos Desvanecedores, y destruyó su guarida con un tremenda proeza con los poderes de un nacido del metal. Como la construcción colapsó, algunos Desvanecedores sobrevivieron, dirigidos por Miles Cienvidas, curado al completo, quien sujetaba a Marasi a punta de pistola. Negándose a quedarse paralizado de nuevo y perder la vida de otra mujer en el mismo tipo de enfrentamiento, le pidió a Wayne que emplazara una burbuja de velocidad. Disparando al desvanecedor a través de la burbuja, Wax compensó el inevitable desvío de la bala temporalmente ralentizada al disparar una segunda vez, en un tiro increíblemente certero que golpeó su primera bala y provocó que rebotara y fuese dirigida directamente a la cabeza de Tarson, el brazo de peltre. Miles y un Wax ya herido se prepararon para combatir, con el primero derrotando al segundo sin piedad alguna. Waxillium resistió, aguantando el castigo de los puñetazos de Miles mientras Marasi los metía en secreto dentro de una burbuja temporal. Logró distraer al criminal, poniendo todas sus esperanzas en Wayne, quien regreso al cabo, rodeándolos a los tres (Marasi, Miles y él mismo) con agentes de la policía de Elendel.[18]

Conociendo al Señor Conjunto

Después de que los Desvanecedores supervivientes fuesen detenidos e interrogados, Waxillium reconoció la descripción de un hombre que trabaja con Miles a quien llamaban «Señor Conjunto», que le llevó a creer que estaban hablando sobre su supuesto difunto tío, Edwarn Ladrian. Siguiendo la pista sobre el paradero actual del Señor Conjunto, Wax se subió a un tren en Puertoseco y confirmó sus sospechas. Se enfrentó a su tío cara a cara, y le exigió que revelara la localización de las otras mujeres que habían sido secuestradas por los Desvanecedores. Sin sentirse amenazado, Edwarn invitó a Wax a que expusiese su operación, puesto que no había pruebas que apuntaran a su participación en todo aquello. Wax escuchó como su tío le reprendía por su presunta rectitud, tal y como hacía cuando era un crío. Cuando intentó tomar las riendas de la situación, Edwarn avisó a sus hombres, que lo lanzaron por la parte trasera del tren, no sin que antes hubiera robado el libro de citas y reuniones de su tío.[40]

Sangradora

Recién rescatada, Steris le sugirió a Wax que esta terrible experiencia les brindaba a los dos la oportunidad de acelerar su matrimonio y anunciar su compromiso mucho antes de lo que habían previsto. Indeciso inicialmente, Wax accedió a que la pareja siguiera adelante, gracias a la sugerencia de Steris; tratando de mantener alejados los potenciales pensamientos románticos sobre Marasi y de enterrar los dolorosos recuerdos sobre Lessie.[41]

Debido a sus inestimables contribuciones en la resolución del caso de los Desvanecedores, se le otorgó un permiso como ayudante para toda la ciudad por el Senado de Elendel, además, se le concedió cierto permiso para practicar la justicia al estilo de los Áridos en la ciudad .[41]

Atormentado por el pasado

Meses más tarde, mientras surcaba el aire mediante empujones de acero a través de las abarrotadas calles de la ciudad persiguiendo a un ladrón de bancos conocido como el Tirador (un alomante relacionado con el Grupo que aparecía en el cuaderno de citas de su tío), Wax se quedó aturdido y profundamente perturbado cuando reconoció la cara de un transeúnte en la acera bajo él;Sangriento Tan, el asesino que mató a Lessie.[42] Sobresaltado e incapaz de localizarlo entre el gentío, Wax pidió ayuda a Wayne y a Marasi para que continuaran la persecución en las Evasiones. Finalmente atraparon a Marks, y Wax no pudo arrestar al hombre para interrogarlo cuando, repentinamente, fue asesinado con una ballesta por un asesino.[43]

Varios agentes que habían llegado tarde a la escena se acercaron a él y le hicieron saber que el comisario, Claude Aradel, quería que se involucrase discretamente en la investigación del reciente asesinato de Winsting, hermano del gobernador de Elendel, Replar Innate, que había sido asesinado junto con treinta de los criminales de peor reputación de la ciudad. Mientras examinaba la escena, Wax determinó que Winsting había sido apuñalado por alguien a quien conocía, cercano a él, teniendo en cuenta la ubicación de los asesinatos, la posición de los cadáveres, y el elevado número de víctimas ––detalles que significaban que la velocidad potenciada feruqímicamente se había empleado para lograr algo tan macabro––. Wax se motivó a sí mismo al saber que estaba en la caza de un mensajero de acero.[44]

Para encontrar la pista de una feruquimista rebelde, Wax empezó su búsqueda en el mejor lugar para ello, visitando así la Aldea de Terris para obtener consejo de su abuela, Vwafendal. Reconociendo el nombre de Idashwy, una mensajera de acero de su juventud que acababa de marcharse de la Aldea, Wax continuó su investigación en otro lugar, pidiéndole ayuda a Wayne para descubrir dónde se alojaba la mujer en la ciudad.[5] Pillado por sorpresa por haber atisbado de nuevo a Sangriento Tan en las abarrotadas calles, Wax comenzó a dudar de sus propios sentidos. Trató de quitarse de encima esa distracción, y se volvió a juntar con Wayne, descubriendo entonces el cuerpo sin vida de Idashwy, tirado en el suelo de su cocina con un gran agujero que le perforaba el pecho. Puesto que había pasado mucho tiempo con un libro que le había regalado Ojos de Hierro,[40] Wax pudo reconocer que, muy probablemente, Idashwy había sido víctima de la creación de un clavo hemalúrgico. Suponiendo que el asesino había usado el clavo para robar su veolocidad feruquímica, Wax se sorprendió al encontrar una nota para él en el bolsillo de la víctima. Esta rezaba las últimas palabras que Sangriento Tan le había dicho allá en los Áridos.[26]

Alguien más nos mueve, vigilante.

Sangriento Tan.[26]

Considerando que necesitaba tiempo para pensar, Wax se montó solo en su carruaje, conducido por Hoid. Comenzó a pensar si el pendiente de caminante que tenía había sido alguna vez un clavo hemalúrgico, así que se lo puso en la oreja. De inmediato, Armonía habló con él directamente—calmándole y asegurándole de que no se había vuelto loco. Armonía admitió que su pendiente era un clavo, que era la razón por la que podían mantener una conversación. Asimismo, Armonía le explicó que sus supuestos avistamientos de Sangriento Tan eran reales y no fruto de su imaginación, aunque el asesino al que Wax estaba persiguiendo no era un hombre, sino una Inmortal Sin Rostro que usaba los huesos de Tan llamada Sangradora.[45]

Persecución de una mujer loca

Mientras asistía a la fiesta de lady ZoBell con Steris, Wax conoció a MeLaan, una Inmortal Sin Rostro enviada para ayudar en la caza de Sangradora por el mismísimo Armonía. Entre conversaciones con diversos nobles de la ciudad, comenzó a escuchar una nueva voz en su cabeza, burlándose de él y de la gente de Elendel. Pronto se percató de que estaba escuchando la voz de Sangradora, que había aprendido de alguna manera a usar la misma conexión hemalúrgica que tenía con Armonía.[46] Empleando esa conexión para localizar a Sangradora en la fiesta, Wax intentó capturarla, persiguiéndola saltando por una ventana y atravesando las brumas en la noche.[47]

Su persecución de Sangradora fue abordada por una docena de hombres armados, por lo que Wax estaba convencido de que debía estar aliada con el Grupo. Escuchó atentamente cuando la kandra le contaba en su mente sus planes para matar al gobernador y liberar a la ciudad de la influencia de Armonía, pero primero declaró que debía matar al padre de Wax. Intuyendo que estaba amenazando la vida de lord Harms, Wax recorrió toda la ciudad, llevando tanto al viejo hombre como a su hija, Steris, a ubicaciones secretas y separadas. Creyendo que se encontraba un paso por delante de Sangradora, Wax informó al gobernador Innate, advirtiéndole de una amenaza urgente contra su vida, solo para descubrir que durante su ausencia Sangradora había asesinado brutalmente al Padre Bin, el sacerdote supervivencialista que iba a oficiar su boda con Steris.[48]

Siguiendo los pasos de la kandra, Wax encontró el carruaje que había usado para escapar de la escena del crimen. Dentro, halló restos de marchitaventura, una sustancia que solo crecía en la Tierra Natal de los Inmortales Sin Rostro.[49] Confundido, siguió su pista hasta la mansión del gobernador. Una vez estaba lo suficientemente cerca del lugar, la voz de Sangradora regresó de inmediato a su mente, tratando de convencerle de que no le importaba a Armonía y que tan solo lo estaba usando. Para sembrarle dudas, Sangradora le preguntó a Wax que intentara explicar por qué Armonía no había intervenido para salvar la vida de Lessie. Distraído, Wax fue incapaz de impedir que Sangradora emplease su habilidades robadas de mensajera de acero para atacar las cámaras de la mansión del gobernador. Para cuando el vigilante llegó, Sangradora ya había desaparecido, aunque por suerte había dejado con vida al gobernador. Buscando cuidadosamente, Wax encontró otro mensaje de Sangradora, esta vez escrito con sangre de su último asesinato.[50]

Le arranco la lengua para acabar con las mentiras. Le apuñalo los ojos para evitar su mirada. Serás libre.

—Sangradora.[50]

Tratando de buscar más información sobre Sangradora, Wax entró en el museo del Campo del Renacimiento. Encontró el camino secreto que atravesaba las históricas minas de atium, y se adentró en la caverna que llevaba a la Tierra Natal, donde se topó con TenSoon, el legendario sabueso de la Guerrera Ascendente. TenSoon le contó a Wax sobre la historia de Sangradora y le enseñó una copia rota y profanada de las Palabras de Instauración, producto de una de sus últimas acciones antes de marcharse de la Tierra Natal y siendo una prueba de su descenso a la locura.[51] Wax y TenSoon comenzaron a ser perseguidos en la Tierra Natal por la aparición repentina de unas quimeras hemalúrgicas—–humanos deformados bajo el control de Sangradora—– pero no antes de que Wax comprendiera su plan al completo. No quería matar solo al gobernador; quería incitar una revuelta en la ciudad.[52] Wax regresó de inmediato a la mansión de Innate, con la intención de salvar su vida de una vez por todas. Tras entrar al despacho del gobernador, encontró una bola de chicle mascado colocado meticulosamente, lo que reconoció como una señal de problemas, que le había dejado Wayne. Fue entonces que descubrió la verdad; Sangradora había estado imitando en secreto al gobernador todo ese tiempo, así que Wax sacó su pistola. Sangradora abrió fuego primero, matando a los guardias de Innate mientras escapaba por la ventana.[53]

Wax llorando junto a Steris tras matar a Lessie

Confrontando un recuerdo

Empujándose a través de la noche tras Sangradora, Wax la encontró fácilmente, cambiando su cuerpo de nuevo antes de volver a escapar. Finalmente, se enfrentó a ella en el Pontoriente, donde vio que Sangradora le estaba apuntando con su arma, pero no había disparado. Con lágrimas en sus ojos, la kandra le imploró a Wax que renunciara a Armonía y fuese libre. El vigilante ignoró el dolor que sentía, viendo cómo Sangradora tenía ahora la cara de su difunta mujer, Lessie. Hizo todo lo que pudo para no escuchar lo bien que podía imitar la voz y las peculiaridades de Lessie. Wax la apuntó con Vindicación y le disparó en la cabeza con la bala de la cámara secreta del arma. La bala había sido fabricada por Ranette a petición suya, moldeada de su pendiente de caminante. Estaba diseñada para funcionar como un segundo clavo para Sangradora, permitiendo así que Armonía reiterara el control hemalúrgico sobre ella.[54]

Sangradora gritó que no iba a ser controlada de nuevo. Mientras moría en los brazos de Wax, habiendo terminado con su propia vida para no regresar al servicio de Armonía, le suplicó a este que le preguntase a Armonía por qué le había mandado en un principio a protegerle, cuando él comenzó en los Áridos. Le dijo que lo amaba, y quería saber por qué, si Armonía era tan maravilloso, un dios omnisciente, había utilizado a Wax precisamente para matarla. Se dio cuenta, ya demasiado tarde, de que la mujer a la que había disparado no era Sangradora, una asesina demente y una Inmortal Sin Rostro que se parecía a Lessie; ella era Lessie.[55]

Durante las siguientes semanas, Wax lamentó amargamente la muerte final de su mujer, distanciándose de Armonía por ocultarle la verdadera identidad de Sangradora. Renunciando a las brumas que tanto solía querer, Wax se mantuvo al margen de sus responsabilidades públicas, mostrando poco interés en seguir las intrigas de la ciudad que Wayne, MeLaan, y Marasi habían descubierto conforme el plan de Sangradora se desmoronaba. Ofreciendo poca resistencia, aceptó posponer su boda con Steris mientras tanteaba con entregarse a su depresión.[56]

Brazales de Duelo

En el fondo se alegrará de que se haya detenido la boda. Quizás acabe deduciendo que he sido yo, muy en su subconsciente, pero pagará por los daños sin importarle los consejos de su asesor. Y no dirá ni pío, ni investigará el caso siquiera. Espera y verás.

—Wayne hablando con Marasi.[57]

Seis meses después, animado por el creciente vínculo amoroso con Steris y decidido a no seguir en el mismo pozo de desesperación en el que ya había estado cuando perdió a Lessie la primera vez, Wax regresó a ocuparse de sus responsabilidades policiales junto a Wayne.[12] Cuando llegó el día de su boda con Steris, Wax volvió a ser perseguido por uno de los kandra de Armonía; el cual afirmaba tener un tema de gran importancia sobre el que tratar con él. Rechazándolo, Wax continuó en la iglesia supervivencialista donde subió al altar con Steris, cuyas lágrimas sinceras le conmovieron de una manera que no esperaba. Dándose cuenta de que aún no estaba listo para dejar atrás el recuerdo de Lessie, Wax se libró afortunadamente de la necesidad de sufrir más angustias cuando una torre de agua de fuera cayó repentinamente sobre el techo de la iglesia, empapando a todos los asistentes y haciendo que la ceremonia fuese pospuesta una vez más, para alivio de Wax.[57]

Hacia Nueva Seran

Wax desenfundó a Vindicación y se tomó un nuevo vial con metales mientras regresaba a la mansión Ladrian más tarde; las pistas de intrusión en su propio hogar le habían puesto alerta. Descubrió que esa nueva amenaza no era más que el kandra de antes, ahora estaba sentado en su sala de estudio, que había hecho poco para animarle a bajar el arma. El kandra, VenDell, de la Sexta Generación, había conseguido atraer la atención de Marasi y Wayne para que le ayudaran, pero Wax creía que VenDell lo había hecho tan solo para involucrarlo a él en el asunto, ignorando el rechazo a su proposición de antes. Aprovechando la curiosidad de Wax, el kandra mostró un evanoscopio, que empleó para llamar su atención con una presentación sobre la naturaleza de la Investidura y de la Identidad, así como del mito de los Brazales de Duelo. Mientras su paciencia se agotaba, VenDell explicó que estos evanotipos había sido tomados por otro kandra, ReLuur, quien estaba obsesionado con los Brazales y estaba convencido de que eran mentes de metal sin Identidad, es decir, que tenían el potencial de concederle a cualquiera poderes de un nacido del metal comparables con los del lord Legislador. Rechazando la idea por completo, Wax se sorprendió al ver otra impresión del evanotipo con una imagen de su hermana, Telsin, que estaba siendo arrastrada a algún lugar en contra de su voluntad. VenDell le informó de que ReLuur había sido abordado por los mismos matones en Nueva Seran, donde uno de sus clavos había sido robado. Convencido del peligro y preocupado por su hermana, Wax aceptó ayudar en la misión.[58]

¿Por qué será que cada vez que abres la boca me dan ganas de volver a cerrártela a puñetazos, por muy útil que sea lo que estés diciendo?

—Wax a VenDell.[58]

Con una evidencia real de que su hermana estaba viva después de varios años, Wax sabía que estaba siendo manipulado de nuevo por Armonía; aunque esta vez, se esforzó en proceder con los ojos bien abiertos. Rechazó el regalo de VenDell, un nuevo pendiente de caminante. Lo haría por su cuenta, sin la voz de Armonía en su oreja.[59]

Steris, cuya compañía se estaba volviendo cada vez más útil y familiar, acompañó a Wax y los demás en el tren hacia Nueva Seran. Durante el viaje, a Wax le costó no interrumpirle mientras leía un libro con interés. Necesitaba obtener su profundo conocimiento sobre las políticas locales y saciar su curiosidad después de que se percatase del aumento de protestas sobre las nuevos aranceles de Elendel, que pudo observar a través de las ventanas mientras pasaban por las ciudades exteriores. Distrayéndola aún más, Wax consiguió echar un vistazo a lo que tenía a Steris tan absorta, estaba leyendo un libro sobre la reproducción humana. Avergonzada, Steris intentó cambiar de tema, pero el descubrimiento tan solo hizo que el cariño que él le tenía aumentase.[60]

Repasando las finanzas de la casa con Steris en el tren

Notando que el tren se ralentizaba repentinamente, Wax saltó a la acción. Acertó al suponer que los asaltantes habían desenganchado su vagón, así que saltó a las vías y decantó su mente de metal par aumentar notablemente su peso, lo que le permitió realizar un empujón de acero de forma que el vagón se reenganchase al resto del tren. Wax se empujó de vuelta encima del tren, que ya estaba siendo abordado por un gran grupo de hombres armados a caballo.[61] Dejando a Steris al cuidado de Marasi, se abrió paso a través del tren luchando, y acabó enfrentándose contra un enorme bruto nacido del metal, cuya gran corpulencia se convirtió en un objetivo excelente para el nuevo regalo de Ranette para su arsenal ––un gancho que se accionaba alománticamente que resultó ser particularmente útil para lanzar a alguien del tren––.[62]

Tras asegurar el tren y permitir que un doctor atendiera sus heridas en la estación de Pie de Hierro, Wax comenzó a preocuparse por Wayne, quien seguía desaparecido, puesto que podría haber resultado gravemente herido o incapacitado en la pelea. Su preocupación pronto se convirtió en molestia cuando su larga búsqueda terminó al encontrarlos a él y a MeLaan escondidos juntos en un compartimento privado, atontados por su "propia lucha".[63]

Finalmente, llegaron a Nueva Seran, y Wax y Steris coincidieron en que la mejor manera comenzar su investigación era atender a un baile en la casa de lady Kelesina Shores, donde podrían sonsacar tanta información como fuese posible de la clase alta de la ciudad. Conforme llegaban a la mansión, Wax le dio una billete a un mendigo elocuente[64], que insistió en que se llevara a cambio una extraña moneda, hecha de dos metales diferentes, marcada con el dibujo de la cara de un hombre con un clavo atravesándole uno de sus ojos, y llena de símbolos que no podía leer. Separándose, los dos se mezclaron con la élite y recopilaron los rumores que pudieron, incluyendo algunos sobre un silencioso proyecto de construcción que podía involucrar alomantes, al noreste de la ciudad. Tan arisco como siempre, y rodeado por tantos experimentados mentirosos y ladrones como nunca antes, se percató de que aún tenía mucho que aprender sobre política. Con todo, recabó más información de la que había esperado, e incluso detectó que pasaba algo más con lady Kelesina de lo que realmente esta mostraba. Siendo interrumpido justo cuando iba a invitar a lady Felise Demoux, Wax tuvo que compartir un baile con Khriss en su lugar, que estaba emocionada por preguntarle sobre su particular combinación de habilidades feruquímicas y alománticas. Tratando de sonsacarle más información de lo que parecía adecuado, y mostrando un incómodamente alto nivel de conocimiento sobre sus poderes, Khirss aumentó las sospechas de Wax, mientras este regresaba a hacer sus propias preguntas a otros invitados.[65]

Surcando el aire con Steris

Dándose cuenta de que lady Kelesina estaba tratando de escaparse de la fiesta, Wax se apresuró para encontrar una salida y poder perseguirla, tratando de que nadie se fijara en que la estaba persiguiendo. Estando siempre preparada, Steris le armó con una pistola que había colado en el baile y luego creó una distracción, mediante un vial de ipecacuana.[66] Siguiéndola con tanto cuidado como pudo, acabó alcanzándola en el interior de su mansión, donde oyó la inconfundible voz de su tío a través de la puerta de su habitación. Escuchó como Edwarn detallaba su participación en el asalto al tren del día anterior y en otros planes para obstaculizar a Wax y que este se mantuviera fuera de su camino.[67] Entró bruscamente a través de la puerta sin ningún tipo de duda, y fue desarmado inmediatamente por su doncella, que podía quemar peltre. Siguiendo las órdenes de Edwarn, cuyas palabras estaban siendo emitidas a través de un raro proyector de voz que estaba en la habitación, la doncella se volvió y asesinó a Kelesina con el arma de Wax, implicándolo así a él, un visitante noble de Elendel, en el asesinato de una miembro de la élite política de Nueva Seran.

Gracias a la llegada a tiempo de MeLaan, Wax pudo abrirse paso y escapar de la mansión junto a Steris, a quien encontró esperándole detrás de un arbusto en el exterior de la casa. La atrajo hacia sí y, mediante un empujón de acero, salieron disparados hacia el cielo, a través de las brumas de la noche, que daban paso a la increíble vista del Campo de la Ascendente, donde compartieron un tranquilo momento de respeto mutuo y se besaron por encima de las nubes.[68]

Descubriendo el arma

Manteniéndose al margen de las autoridades locales y siguiendo su única pista conseguida en la fiesta, Wax se montó en un carruaje hacia la zona de construcción del noreste de la ciudad. Por el camino, ayudó a Marasi a probar el aparato cúbico que había cogido a los asaltantes del tren, a los que llamaban granadas alománticas, puesto que parecía expandir el área de efecto de alomancia de su usuario de alguna manera. Wax, Wayne, MeLaan, y Marasi consiguieron infiltrarse en una zona de construcción, descubriendo que un enorme y anodino edificio estaba tapando lo que estaba haciendo Edwarn en Nueva Seran ––la aparente construcción de una enorme nave de guerra de madera––.[6]

Separándose de Marasi y MeLaan, que marcharon en busca del clavo robado de ReLuur, Wax y Wayne entraron en la nave, decididos a encontrar a su tío. Usó un catalejo que le había prestado MeLaan, y cambió su plan de imediato cuando localizó la cámara en la que tenían a Telsin retenidas. Rodearon fácilmente a los trabajadores y a los ingenieros que bloqueaban su camino, y entró sigilosamente en la habitación decidido a salvar a su hermana. Por fin reunidos, Wax se sorprendió cuando Telsin disparó brutalmente a uno de sus captores. Los años la habían cambiado tanto como, según suponía, lo habrían cambiado a él.[69] Luchando para abrirse paso y acompañados por la generosa ayuda de burbujas de velocidad de Wayne, Wax se unió a un gran escape después de que Allik, un hombre enmascarado que Marasi había rescatado, revelase la existencia de una segunda y más pequeña nave que podía separarse de la principal y sacarlos de allí volando.[70]

Siempre fuiste tan callado...tan pensativo. ¿Cómo has llegado hasta aquí? Me... Tu cara, Waxillium. Estás muy mayor.

—Telsin.[71]

Hicieron una breve parada para recoger a Steris, y Wax y Marasi leyeron un cuaderno que ella le había robado a Edwarn, que parecía contener la ubicación de un segundo lugar de trabajo, al sur de donde estaban. Esto corroboraba las afirmaciones de Telsin sobre que Edwarn había estado trabajando de manera obsesiva par encontrar una gran arma en el sur y prometía que esta permitiría al Grupo la capacidad de dominar toda la Cuenca. Telsin le advirtió a Wax de que su tío había partido para recuperar el arma no hacía mucho; así que estaba claro que no había mucho tiempo. El cuaderno de Marasi también incluía un mapa que mostraba un templo marcado para excavación en las montañas del sur, lo cual avivó un miedo evidente, puesto que el Grupo podría estar peligrosamente cerca de obtener los míticos Brazales de Duelo, justo después de que VenDell les hubiese advertido de su existencia en Elendel.[9]

Aprovechándose de su viaje, que fue más rápido, la banda llegó a las montañas mucho antes que Edwarn y sus hombres, ya que estos seguían escalando a través de la nieve. Localizaron el templo gracias al cuaderno de Marasi, y Wax se aventuró dentro, procediendo con precaución después de que encontrara los restos diseminados de antiguos cazadores de tesoros que habían estado allí antes que él. Haciendo uso de la casi-invencibilidad de MeLaan, Allik y él atravesaron lentamente el antiguo sistema de seguridad del templo, activando las trampas de forma segura, las cuales habrían matado a cualquier otro grupo de intrusos.[72]

Se detuvieron al encontrar una puerta inscrita con una escritura que ninguno de ellos podía descifrar, así que Wax volvió a la entrada del templo, donde Steris, Marasi y Wayne habían retenido a Edwarn a punta de pistola; su expedición acababa de llegar al templo. Edwarn afirmó conocer el secreto para abrir la puerta final del templo y amenazó a Wax, pues tenía una fuerza arrolladora de alomantes y matones rodeando el templo que no dudarían en matar a cualquiera de los miembros de su lamentable grupo a no ser de que les permitiera unirse en la búsqueda de los Brazales.[73] Llegaron a la última cámara del templo, que no contenía los Brazales, y Wax se encontró de repente en un duelo armado con Telsin, de quien sospechaba que era un topo del Grupo. Ambos hermanos dispararon a la vez; su bala se volvió loca y falló; pero el tiro de Telsin alcanzó a Wax justo debajo del cuello. Unas cuantas balas después, este cayó a una zanja que se encontraba debajo de donde se suponía que debían haber estado los Brazales.[74] Dejando un rastro de sangre y debilitándose más por cada segundo que pasaba, Edwarn encontró a Wax al poco tiempo, revelando que ahora era un alomante gracias a sus clavos hemalúrgicos. Edwarn activó cruelmente otra de las trampas del templo, que hizo que se colapsara el techo y este cayera aplastando el cuerpo ya herido de Wax, enterrándolo bajo una rigurosa avalancha de escombros. Aturdido, Wax se vio forzado a observar sin poder hacer nada cómo su tío se acercaba, le quitaba su pistola y pretendía rematarlo. Cuando Wayne llegó para tratar de rescatarlo y se echó a llorar al verlo, Wax utilizó su último aliento para decirle a su amigo que siguiera con su vida y continuara luchando. Al no ser capaz de aguantar aquello más tiempo, Waxillium Ladrian murió.[75]

Conversando con Sazed

Retorno

Wax apretó las mandíbulas, incapaz de detener los temblores que se habían apoderado de él. Volvió a revivirlo todo: sostenerla en sus brazos mientras agonizaba. Saber que la había asesinado. El odio hervía en su seno. Un odio dirigido contra Armonía. Contra el mundo entero. Y también... sí. Contra sí mismo.

—Wax reflexionando sobre la muerte de Lessie.[76]

Al instante, Wax se encontraba ante Armonía. Estando cara a cara con el dios que había rechazado durante tanto tiempo, Wax no lo evitó; sino que comenzó a criticarle por su inacción, que había llevado a que mucha gente sufriera. Le reprendió por haberle usado a él durante todos estos años con tan poca consideración. Le exigió una explicación por lo que le había ocurrido a Lessie. Juntos, filosofaron sobre la naturaleza de la causa y efecto. Armonía le explicó a Wax pacientemente que su trabajo iba más allá de lo que él comprendía. La deidad expandió su visión del mundo––enseñándole una representación del planeta y permitiéndole echar un pequeño vistazo al gran conflicto en el que estaba involucrado en ese momento––. Permitiéndole elegir; Armonía le ofreció la oportunidad de tener "otra aventura", cosa que aceptó. Entonces abrió sus ojos y gritó, retirando los escombros de su cuerpo tan solo con la pura fuerza del acero. Su cuerpo se curó instantáneamente, Wax se fijó en que Marasi le había colocado algo como parecido a una punta de lanza enorme en sus manos: los verdaderos Brazales de Duelo, una mente de metal sin vínculo de poderes prácticamente ilimitados.[76]

Al decantar la extremadamente potente mente de metal que eran las puntas de lanza, Wax estalló, atravesando los confines del templo y saliendo al aire libre, dejando tras de sí una estela de bruma. Siendo capaz de sentir y de recurrir a innumerables fuentes de metal en los alrededores, Wax sabía perfectamente que podría destrozar la nave de escape de Edwarn y Telsin sin esforzarse apenas. Controlándose a sí mismo, confrontó a su tío por última vez, y escogió apresarlo sin hacer uso de los peligrosos poderes de la punta de lanza.[3]

Wax regresó finalmente a Elendel, donde puso los Brazales en manos de los kandra. Dispuesto a no retrasarlo más y preparado para pasar página en su vida, convenció a Steris para casarse con él en una ceremonia discreta, entusiasmado por el sentimiento de amor que había brotado entre ambos.[10] En su luna de miel, Wax se despertó repentinamente por el sonido de una explosión a lo lejos. Mientras deambulaba por su habitación, se percató de que estaba sosteniendo, sin darse cuenta, la moneda de dos metales que el vagabundo le había dado antes de la fiesta de Nueva Seran. Al mirar detenidamente la moneda como si fuese la primera vez, Wax decidió probar a decantarla como a una mente de metal, lo que despertó un recuerdo almacenado en cobre que parecía pertenecer al misterioso Soberano.[77]

Senador alguacil de los Áridos

Poco después de los sucesos del sur, se retiró como vigilante y se convirtió en senador para intentar provocar un cambio. También se casó con Steris, y tuvo dos hijos, Maxillium y Tindwyl Ladrian.[78]

Al enterarse del Ley de la Supremacía de Elendel, comenzó a recorrer las ciudades exteriores y los Áridos en un intento de recabar apoyos, tanto del pueblo como de los gobernadores y otros senadores. También investigó la corrupción y los votos vendidos en el senado, para intentar revelarla y paralizar la votación. Al final fracasó, y el proyecto de ley fue aprobado.[78]

Más tarde, experimentó con trellium (que le proporcionó Marasi) y armonium, y descubrió la interacción explosiva entre ellos.[79][25][80] Esto le llenó de pánico ante la idea de que el Grupo ya lo hubiera descubierto antes que él.[80]

Relaciones

Wax y Wayne

Lessie

Wax mantuvo una relación amorosa y se casó informalmente con una mujer vigilante llamada Lessie en los Áridos, pero murió de un disparo tras ser retenida como rehén por el infame criminal Sangriento Tan. Sin que Wax lo supiera, era la kandra Paalm, enviada para protegerle mientras estaba en los Áridos. Depués de que se quitara uno de sus clavos hemalúrgicos, Wax disparó a Paalm con una bala cargada hemalúrgicamente, permitiendo a Armonía tomar el control de ella de nuevo.

Wayne

El mejor amigo de Wax es Wayne, un compañero vigilante de los Áridos. Wax ayudó a Wayne a cambiar su vida después de que Wayne accidentalmente disparase y matase a un hombre en un chapucero intento de robo. Acompañará a Wax en sus aventuras, y es el aliado en quien más confía este último.

Wax con Steris

Steris Harms

Tras regresar a Elendel, Wax acepta, a regañadientes, un acuerdo matrimonial con Steris Harms, para beneficiar así a ambas casas. Así es como conoce a Marasi, la hermanastra ilegítima de Steris. Podría parecer que Wax y Marasi manifestarían una relación romántica entre ellos dos, sin embargo, esto nunca llega a ocurrir. Con el tiempo, se quedaría fascinado por las idiosincrasias de Steris, haciendo que ambos se enamorasen y se acabaran casando por motivos emocionales.

Hijos

Waxillium y Steris tienen dos hijos, Maxillium Ladrian y Tindwyl Ladrian.[78] A Wax le gusta volar con Maxillium, y este le ayudó en la transición de vigilante a senador y padre.[81]

Sazed

Waxillium guarda un resentimiento personal hacia Armonía. Aunque está de acuerdo con la Esquirla sobre que no hubiese querido que otro matara a Paalm o que ella hubiese continuado sufriendo por el clavo de trellium que usaba, está resentido por el hecho de que no sabía que la kandra era su mujer hasta que esta estaba muriéndose.

Bavadin

Wax odia a Autonomía por la amenaza que supone para Scadrial, dedicándose así en cuerpo y alma a parar los planes tanto de ella como del Grupo. Bavadin ama a Wax, viéndolo como una obra maestra que refleja perfectamente sus ideales, lamentando que Armonía llegase a él primero.[82][83] Por esto, ella le cuestiona que Scadrial merezca que se le deje en paz.[83]

Telsin

Siempre ha tenido una relación bastante antagónica con su hermana, que se agravó cuando descubrió que ella estaba en el Grupo.

Citas

Lo descubrí primero en sus ojos, ese afán... ese fuego. Y después lo he descubierto también dentro de mí. Es una llama, Waxillium, y su pasión es contagiosa. Cuando estoy aquí, cuando estoy con él... ardo, Marasi. Es maravilloso.

—Steris.[84]

La ley existe para impedirnos estropear la capacidad de explorar de los demás. Sin ella, no hay libertad. Por eso soy lo que soy.

—Wax.[60]

Hace ya casi un año que nos conocemos, lord Waxillium. Puedo aceptar lo que eres, pero no soy ninguna ilusa. En nuestra boda va a pasar algo. Irrumpirá un villano pegando tiros a diestro y siniestro, o descubriremos que alguien ha plantado explosivos en el altar, o quizá surja un asesino de entre las sombras, si previo aviso, para atentar contra tu vida. Algo, lo que sea.

—Steris.[42]

Te equivocas sobre mí... No soy las manos de Armonía. Soy Su espada.

—Wax confrontando a Sangradora.[54]

Steris, creo que todos somos un poco así. Llevados de un lado a otro por el deber, o la sociedad, o el mismo Dios... Somos meros pasajeros, incluso en el viaje de nuestras vidas. Pero, de vez en cuando, nos enfrentamos a una elección. Una decisión importante. Quizá no seamos capaces de escoger lo que nos pase, ni dónde vamos a detenernos, pero nos está dado apuntarnos a nosotros mismos en una dirección en particular.

—Wax[10]

He hecho algo para ayudar. Te he enviado a ti.

—Harmony hablando con Wax[39]

Curiosidades

  • Brandon tenía pensado, originalmente, que la habilidad instintiva de Wax para crear una burbuja de acero fuese el resultado de ser un sabio en la combinación de sus poderes alománticos y feruquímicos. Abandonó esa idea cuando se percató de que Wax no mostraba ninguna sintomatología que mostraría un sabio.[85]
  • Wax es uno de los tres chocadores que han nacido a lo largo de la historia.[65]
  • Wax prefiere whiskey Stagin en sus viales alománticos. Steris prefiere emplear aceite de hígado de bacalao en los viales que ella le prepara.

El whiskey es perjudicial para ti, lord Waxillium. Una mujer debe velar por la salud de su esposo.

—Steris.[61]
  • Wax ha recurrido a las brumas en algún momento.[86]
  • Wax ha estado involucrado en más de diecisiete explosiones.[87]

Notas

Antecesor
Edwarn
jefe de la Casa Ladrian
Sucesor
En posesión
  1. a b El metal perdido capítulo 69#
  2. a b El metal perdido capítulo 72#
  3. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 29#
  4. a b c d e f g h Aleación de ley capítulo 1#
  5. a b c d e Sombras de identidad capítulo 5#
  6. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 17#
  7. Sombras de identidad capítulo 17#
  8. a b Aleación de ley capítulo 15#
  9. a b c d e Brazales de Duelo (libro) capítulo 21#
  10. a b c Brazales de Duelo (libro) capítulo 31#
  11. a b c Aleación de ley capítulo 13#
  12. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 1#
  13. a b Aleación de ley prólogo#
  14. a b Aleación de ley capítulo 2#
  15. El Pozo de la Ascensión (libro) prólogo#
  16. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 17#
  17. a b Aleación de ley capítulo 5#
  18. a b c Aleación de ley capítulo 19#
  19. a b Aleación de ley capítulo 9#
  20. El metal perdido capítulo 71#
  21. El metal perdido capítulo 25#
  22. a b Aleación de ley capítulo 3#
  23. Alloy of Law London signing
    Arcanum - 2011-11-19#
  24. a b Aleación de ley capítulo 4#
  25. a b El metal perdido capítulo 13#
  26. a b c Sombras de identidad capítulo 6#
  27. a b Brazales de Duelo (libro) prólogo#
  28. a b El metal perdido capítulo 35#
  29. Sombras de identidad capítulo 8#
  30. a b Sombras de identidad prólogo#
  31. Aleación de ley prólogo#
  32. Aleación de ley capítulo 11#
  33. a b Aleación de ley capítulo 7#
  34. Aleación de ley capítulo 6#
  35. Aleación de ley capítulo 10#
  36. Aleación de ley capítulo 12#
  37. Aleación de ley capítulo 14#
  38. Aleación de ley capítulo 16#
  39. a b Aleación de ley capítulo 18#
  40. a b Aleación de ley epílogo#
  41. a b Aleación de ley capítulo 20#
  42. a b Sombras de identidad capítulo 2#
  43. Sombras de identidad capítulo 3#
  44. Sombras de identidad capítulo 4#
  45. Sombras de identidad capítulo 7#
  46. Sombras de identidad capítulo 9#
  47. Sombras de identidad capítulo 10#
  48. Sombras de identidad capítulo 12#
  49. Sombras de identidad capítulo 15#
  50. a b Sombras de identidad capítulo 16#
  51. Sombras de identidad capítulo 20#
  52. Sombras de identidad capítulo 21#
  53. Sombras de identidad capítulo 22#
  54. a b Sombras de identidad capítulo 25#
  55. Sombras de identidad capítulo 26#
  56. Sombras de identidad epílogo#
  57. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 2#
  58. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 3#
  59. Brazales de Duelo (libro) capítulo 4#
  60. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 5#
  61. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 7#
  62. Brazales de Duelo (libro) capítulo 8#
  63. Brazales de Duelo (libro) capítulo 9#
  64. Brazales de Duelo (libro) capítulo 11#
  65. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 12#
  66. Brazales de Duelo (libro) capítulo 13#
  67. Brazales de Duelo (libro) capítulo 15#
  68. Brazales de Duelo (libro) capítulo 16#
  69. Brazales de Duelo (libro) capítulo 18#
  70. Brazales de Duelo (libro) capítulo 20#
  71. Brazales de Duelo (libro) capítulo 19#
  72. Brazales de Duelo (libro) capítulo 23#
  73. Brazales de Duelo (libro) capítulo 25#
  74. Brazales de Duelo (libro) capítulo 26#
  75. Brazales de Duelo (libro) capítulo 27#
  76. a b Brazales de Duelo (libro) capítulo 28#
  77. Brazales de Duelo (libro) epílogo#
  78. a b c El metal perdido capítulo 2#
  79. El metal perdido capítulo 11#
  80. a b El metal perdido capítulo 17#
  81. El metal perdido capítulo 5#
  82. El metal perdido capítulo 55#
  83. a b El metal perdido capítulo 66#
  84. Brazales de Duelo (libro) capítulo 24#
  85. User: Argent conversation
    Arcanum - 2016-12-15#
  86. Calamity Seattle signing
    Arcanum - 2016-02-17#
  87. Brazales de Duelo (libro) capítulo 10#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, rellena el siguiente formulario para decirnos el artículo en el que lo has visto y que podamos solucionarlo cuanto antes. Si quieres ayudarnos a mantener activo el proyecto de traducción, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo a través de este formulario .