Inspiration by botanicaxu.jpg

Ais

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El Hombre Iluminado. La información sobre libros que aún no se han publicado (como El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo

Este artículo está en proceso de traducción. Por favor, sigan circulando.


Ais
WS - Ais.jpg
Familia
Cónyuge Mellis
Hijos Melloni
Oficio Trackt
Residencia Kezare
Etnia de Kerzta
Nacionalidad de Lossand
Mundo natal Taldain
Universo Cosmere
Primera aparición Arena Blanca

Sirvo a la justicia, Lokmlen. Y la justicia pertenece solo al Señor de la Arena.

—Ais[1]

Ais era una trackt superior en la capital de Lossand, Kezare, en el Lado Diurno de Taldain. Está casada con Mellis y tiene una hija, Melloni. Se crió en un orfanato.[2]

Personalidad y apariencia

Ais tiene una personalidad muy seria y sombría, aunque reserva un lado más suave para su familia. Se preocupa mucho por su familia y sus colegas. A pesar de una relación de dieciocho años con la jueza suprema Heelis, Ais mantiene un aire de formalidad en presencia de la mujer.[1] Su disposición parece lastrada por su incapacidad para atrapar a Sharezan, el temor por la seguridad de su familia a manos de sus enemigos y un sentimiento de culpa por su falta de fervor religioso. Ais también alberga emociones extremas derivadas de un profundo conflicto interno entre su deber como trackt, su fe Ker'reen y mantener a salvo a su familia. La mayor parte del tiempo mantiene reprimidas estas emociones, mientras busca una sensación de control sobre sí misma.[3][2]

Ais tiene el pelo castaño hasta los hombros, ojos oscuros y piel morena. Lleva pendientes y un tocado kerztiano engastado con una gema azul. Lleva el uniforme negro de un trackt, con una capa negra que marca su rango. Lleva espada y zinkall cuando está de servicio.[1]

En toda mi vida solo he querido tener contol, pero parece lo único que jamás obtendré.

—Ais, a su marido.[3]

Historia

Ais llevaba tiempo persiguiendo al lord del crimen Sharezan en Kezare. Creía que la verdadera identidad de Sharezan era Nilto, pero no había podido encontrar ninguna prueba. Una reciente incursión dejó a once de sus hombres muertos o heridos, incluyendo a su segundo al mando, Jedan. Esto, unido a una amenaza dirigida a su familia, desanimó a Ais.[1]

No te confundas, Ry'Kensha. Te protejo por deber, no por inclinación. Te odio. Odio a los tuyos.

Cualqiuer otro día habría aplaudido a esos hombres. Puedes intentar ganarte mi favor. Puedes mostrarte amistoso. Puedes tratar de reír conmigo, demostrarme que no eres lo que yo creía. Hasta puedes salvarme la vida. Nada de eso me hará cambiar de opinión. Eres todo el mal que puebla las arenas, lord mastrell. Si llega el momento, quiero dejarte clara una cosa...

Antes moriría que vivir con la vergüenza de que me rescaten tus pérfidos poderes.

—Ais, to Kenton, following the first assassination attempt.[4]

Heelis ordenó a Ais que siguiera y espiara al lord mastrell en funciones,Kenton, con el pretexto de ofrecerle protección.[1] A pesar de su odio hacia maestría de la arena, su sentido del deber la obligó a hacer todo lo que estuviera en su mano para protegerlo de los asesinos que repetidamente enviaban tras él, aunque en privado apoyaba sus ideales.[3][4] Ais viajó a la arena profunda con Kenton y Aarik para reunirse con el lord general Raagent, pero no estaba cerca de Kenton cuando fue atacado por un asesino kerztiano cerca de la frontera de la arena profunda.[5]

Mientras la mayor parte de su atención se centraba en proteger y observar a Kenton, Ais seguía dirigiendo los esfuerzos por localizar a Sharezan a través de Tain, su nuevo segundo al mando.[5][6] En un intento de proteger a su familia, Ais pidió a Mellis que alejara a Melloni de Kezare hasta que capturara a Sharezan, sin embargo su marido no estaba dispuesto a marcharse. Ais aprovechó la invitación de la jueza suprema Heelis para asistir a la fiesta del lord almirante Delius en la que anunció el respaldo del Timón al Diem.[3] Ais también fue testigo del uso que Kenton hizo de arena dominada para salvar a los trabajadores de la dama constructora cuando su proyecto de construcción se derrumbó.[7] Después de lo cual puso a la jueza Heelis al corriente de los casos del Diem y Sharezan, pidiéndole consejo sobre la moralidad de su misión; pero le recordaron que la Sala juzga la ley, no la moralidad.[6]

Tras el cuarto intento de asesinato de Kenton, en el restaurante, Ais se quedó para buscar pistas sobre quién enviaba a los asesinos (y echar un vistazo a los daños causados por la pistola de Jon Acron). En su lugar, descubrió una nota anónima de uno de los contactos de Sharezan en la que pedía protección para testificar contra Sharezan.[8]

Cuando intentó abandonar el Diem para reunirse con el informador anónimo, Kenton manipuló a Ais para que le permitiera acompañarla. Tras dejar una nota a su marido en casa, se dirigieron a un almacén abandonado. Cuando oyeron que alguien se acercaba cojeando, Ais supuso que era Nilto y adivinó que la reunión era una trampa. Escapan del almacén justo antes de que sea volado por los aires con llama napthani. Ais lamenta el revés sufrido al demostrar que Nilto es Sharezan.[8]

Ais viajó con Kenton y el grupo de Khrissalla a Lraezare para encontrar al lord mercader Vey. Como representante de la Sala, Ais fue testigo del descubrimiento de Kenton de que la deuda no era dinero debido por el Diem, sino dinero debido a el Diem por la oficina del lord mercader. También fue testigo de cómo Kenton perdonaba esa deuda, ya que se había perpetuado inmoralmente. Luego fue testigo de la destitución de lord Delius del cargo de lord almirante, y de la legalidad de su transferencia de propiedad de la flota mercante que había hecho mantener a su hijo.[9] Durante el intento de asesinato en la nave que volvía a Kezare, fue encerrada bajo cubierta con Baon y no pudo defender a su protegido, pero presionó con éxito para que, al menos, se diera a los asesinos muertos un entierro Ker'reen apropiado.[10]

Ais viajó a la Torre para ayudar a localizar al lord general desaparecido, a pesar de la insistencia de Gremt en que la Torre no quería involucrar a los trackts. Descubrió sangre en la habitación de Raagent y se fijó en las sábanas de shalrim que faltaban, y dedujo que no podían haberlo sacado del recinto con tantos guardias. Cuando investigan la bodega, un lugar que la mayoría de los habitantes del Lado Diurno evitan debido a la oscuridad de una bodega sin luz, descubre el cadáver del lord general y se da cuenta de que muestra signos del tipo de tortura que Sharezan prefiere. Ais se dio cuenta entonces de que Raagent debía de ser su informante anónimo, que también cojeaba debido a las heridas sufridas durante la cacería en la arena profunda.[10]

Tras volver a la Sala, Tain le informó de que había encontrado a Sharezan. Tain le entregó un zinkall y le pidió que se uniera a él en la incursión. Cuando Ais le preguntó cómo lo había descubierto, dijo que había sido la confesión de Lokmlen la que lo había delatado. Cuando llegaron al supuesto escondite, Tain levantó su zinkall hacia la cabeza de Ais y se reveló como Sharezan. Una sorprendida Ais admitió su asombro ante esta revelación y que había sospechado de Nilto. Ais intentó usar el zinkall que le había dado para matarle, pero éste falló. Sharezan se rió de que hubiera confiado en él cuando le dio el arma, pero que, si hubiera sido Nilto, no habría confiado en el arma. Uno de sus hombres tiró a Ais al suelo y, sabiendo que tenía un conflicto emocional en su interior, Sharezan se regodeó con ella sobre el "proyecto" que había planeado para ella.[2]

¿Deber? ¿O familia? Si pierdo más tiempo, morirán todos.

—Ais, huyendo del almacén de Sharezan.[2]

Sharezan le dijo a Ais que, debido a su trabajo, su operación en Kezare se había visto fatalmente comprometida y que pronto se tomaría un tiempo libre, pero que quería dedicarse a una afición suya antes de marcharse. Le dijo que había hecho que Lokmlen colocara una trampa incendiaria en el orfanato en el que se había criado y que también iba a atacar "una conexión más personal"; ella no tendría tiempo de salvar a ambos. Luego, dejándola con este dilema, huyó tras ordenar a sus hombres que la retuvieran durante un minuto y luego la dejaran marchar.[2]

Cuando la soltaron, Ais corrió a la calle presa del pánico, respirando de forma errática. Buscó desesperadamente y encontró a un trackt en la calle y, entre jadeos, le dijo que fuera a asegurar el orfanato y buscara una trampa incendiaria. Luego, sin aliento y abatida por haber condenado a su familia, se dirigió a trompicones a su casa. Cuando se acercó, oyó un fuerte golpe procedente del interior; presa del pánico y temerosa de lo que pudiera encontrarse, corrió escaleras arriba. Cuando entró, vio a Tain, con una espada en la mano, siendo arrojado a través de una pared por Kenton. Este, que mantenía a Tain inmóvil con arena dominada, le dijo que Mellis y Melloni estaban a salvo y que ese "asesino" estaba a punto de matarlos. Kenton le explicó entonces que había venido a advertirle de que ella podía ser un objetivo de los asesinos que habían matado a Raagent. Cuando Ais le dijo que el atacante era en realidad Sharezan, Kenton se dispuso a matarlo, pero Ais se lo impidió diciendo que Sharezan debía enfrentarse a la justicia. Ais le dio las gracias a Kenton, a pesar de creer que hacerlo la convertiría en una hereje.[2]

Tras su encontronazo con Sharezan, Ais decidió abandonar los trackts, pero la dama jueza Heelis le pidió que permaneciera de servicio un día más hasta después de la reunión del consejo sobre el Diem. Heelis pidió entonces a Ais que asistiera con ella al duelo de Kenton. Ella aceptó a regañadientes. Después del duelo, cuando los Taishin votaron sobre la disolución del Diem, la jueza Heelis dio su voto a Ais, alegando que como ella estaba a favor del Diem, el voto de la Sala debía ser emitido por alguien que estuviera en contra del Diem, porque quería que Kenton demostrara que podía ganarse incluso a la gente que estaba más firmemente en su contra. Ais recuerda su enfado con el lord mastrell tras el primer intento de asesinato, pero razona que él salvó algo más importante que su vida: su familia. Y lo hizo respetando sus condiciones. Ais decide votar a favor de mantener el Diem, haciendo que la votación sea unánime y salvando el Diem.[11]

Ais abandona la arena sintiendo que ha traicionado tanto a su familia como a su dios. Al darse cuenta de que los asesinos tenían que haber sido controlados por alguien con acceso al Diem, vuelve a tiempo para escuchar el enfrentamiento de Kenton con Elorin y le dice a Kenton que ella puede dar fe de que sus acciones fueron en defensa propia.[11]

Ahora que es una civil, Ais le dice a Mellis que quiere viajar a Ker Kedasha. Su marido insiste en acompañarla, sin importarle cómo tratan a los lossandinos en Kerzta.[12]

Curiosidades

Notas

¡Esta página está probablemente completa!
Esta página contiene casi todo el conocimiento que tenemos sobre este tema en este momento.
El contenido no ha sido revisado todavía.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, visita la siguiente página.