Inspiration by botanicaxu.jpg

Zapador

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El Hombre Iluminado. La información sobre libros que aún no se han publicado (como El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo

Este artículo está en proceso de traducción. Por favor, sigan circulando.


Zapador
Spensa by cccrystalclear.jpg
Tipo Entidades extradimensionales
Capacidades Citónica, viaje a la ninguna-parte, y más
Racional Si
Universo Citoverso
¡Esta página o sección contiene spoilers de Desafiante!
Esta información destripa elementos de la trama.  Ándese con ojo si no ha leido este libro.
Parece que esta página necesita actualizarse con nueva información de Citónica, Perpetua, y Desafiante!
¡Ten cuidado! Es posible que en su estado, no contenga toda la información adicional todavía.

Unas entidades ancestrales se revolvieron. Y en ese instante entre latidos del corazón, no solo me vieron, sino que me conocieron.

Los zapadores, a veces llamados los ojos, son antiguos seres extradimensionales que viven en la ninguna-parte, el espacio más allá del mundo utilizado por numerosas habilidades citónicas.[1][2][3] Ocasionalmente pueden emerger al espacio físico, donde suponen una gran amenaza para todos los seres vivos.[3]

Apariencia

En la ninguna-parte

Los zapadores pueden ser vistos por los citónicos que intentan utilizar sus poderes. Al principio, aparecen como cientos de puntitos de luz en una inmensa oscuridad, que se abren para revelar unos pequeños ojos blancos que observan al citónico.[4] El efecto se compara a menudo con la atención de todo el universo centrada de repente en el citónico.[5] Cuanto más tiempo se observan los ojos, más grandes parecen.[6] Percibirlos deja en la persona una sensación de frío que persiste durante horas.[7]

La apariencia de los ojos de los zapadores va precedida y acompañada de un agradable sonido, parecido al de mil notas musicales tocando juntas en armonía; similar al sonido de las comunicaciones FTL (más rápidas que la velocidad de la luz) citónicas. Se hace más fuerte cuanto más cerca se está de verlos.[8][4]

En el espacio físico

Cuando están suficientemente antagonizados por los citónicos, los zapadores pueden aparecer en el espacio real. La aparición comienza como una distorsión de la realidad a partir de la cual todo se manifiesta. Primero aparece el núcleo, o el corazón, que adopta la forma de una esfera de color negro puro. Después, el laberinto del zapador crece a su alrededor: un conjunto confuso y aparentemente aleatorio de agujas oscuras y huecas que sobresalen en varias direcciones y se conectan entre sí para formar una red de túneles transitables. Finalmente, el laberinto se ve envuelto por una densa nube de partículas de polvo, llena de furiosas tormentas y relámpagos multicolores.[9]

Un zapador completamente manifestado es de escala titánica, tanto como para tener su propia atracción gravitatoria. El invocado por Brade está a medio camino entre una enorme luna y un pequeño planeta, mientras que el invocado sobre Detritus en el pasado era capaz de envolver la totalidad del planeta.[9][3]

Interior

El interior de un zapador es extremadamente caótico, con la nube de partículas en un estado de tormenta perpetua, paralizando tanto la visión como las comunicaciones. Cualquier persona que entre en el laberinto empezará a alucinar, viendo pasadizos y objetos que no existen. Las alucinaciones son diferentes para cada persona - como tal, son generalmente ineficaces contra grupos capaces de coordinarse, o croquis dione.[10]

En el centro del laberinto se encuentra el corazón, protegido por una membrana ilusoria. A diferencia del resto del zapador, la zona que lo rodea tiene una atmósfera respirable para las especies que utilizan el aire, como los humanos o los diones. Un agujero conduce al corazón propiamente dicho, que es negro por fuera y completamente blanco por dentro.[10] El corazón es un lugar de perfecta serenidad, libre de cualquier perturbación, aunque la actividad citónica y radioeléctrica forma pequeños agujeros en sus paredes, que al ser vistos por citónicos ajenos al zapador forman los ojos. Los agujeros son intrínsecamente desagradables para todos los que los perciben y emiten sonidos angustiosos.[11]

La mente de los zapadores reside en el corazón; aunque su verdadera forma es incierta, parece adoptar la forma de la persona que interactúa con ella.[11]

Habilidades y comportamiento

Odio a los citónicos

Nunca me dejarían en paz, y lo único que yo quería con todo mi ser era aplastarlas. Espachurrarlas bajo mi pie para que dejaran de amontonarse, de arrastrarse, de chasquear, de chirriar, de morder, de corromper, de...

—Los pensamientos del zapador, percibidos por Spensa[12]

Los zapadores son incapaces de sentir la mayoría de las emociones; más bien, reflejan todo lo que perciben en el exterior.[11] Dicho esto, pueden oír y percibir cualquier intrusión en la ninguna-parte. Aparentemente les causa un inmenso dolor; por ello, desprecian totalmente a los citónicos, y se vuelven más odiosos cuanto más tiempo mantienen su atención.[13][14] Los "chillidos" citónicos extremos y prolongados pueden provocar y provocarán su transición al mundo físico en un intento de calmarlos.[15] Los estudiosos de la Supremacía especulan que una especie necesita desarrollar citónicos particularmente hábiles o poderosos para que los zapadores les presten atención. [16]

Una vez que los zapadores salen de la ninguna-parte, también pueden oír comunicaciones por radio, lo que provoca en ellos la misma reacción de odio. Perciben ambos tipos de señales como ruido, lo que les hace volverse agresivos e ir a por la fuente más potente de las inmediaciones.[10] Cuando terminan, o se les acaban los objetivos, los zapadores vagan por el espacio exterior durante varios años o décadas antes de desvanecerse en la ninguna-parte.[16]

Está muy implícito que los zapadores no entienden que los ruidos son causados por criaturas vivas y sapientes; la revelación de ello parece causar al menos a uno de ellos una considerable angustia y hacer que se marche de vuelta a la ninguna-parte por su propia voluntad a mitad del ataque.[11]

Tangibilidad y mortandad

Los zapadores tienen una extraña relación con la tangibilidad: mientras que el laberinto de los zapadores tiene paredes y suelos perceptibles e infranqueables, el propio zapador puede atravesar aparentemente la materia física, lo que le permite envolver planetas enteros.[3][10] Sin embargo, los escudos estándar, como los que montan los cazas estelares, pueden impedir el paso del zapador, al menos durante un tiempo.[17]

Cuando un zapador atraviesa a un ser vivo, le causa un dolor físico increíble. La persona afectada parece encogerse y replegarse sobre sí misma, como si estuviera sometida a una fuerza descomunal, antes de desvanecerse en el aire. Aparentemente, esto no requiere ningún esfuerzo o atención por parte de los zapadores, por lo que el ser puede causar una devastación total simplemente atravesando una zona habitada.[3]

Capacidades citónicas

A pesar de su odio hacia los citónicos, los zapadores parecen tener al menos algunas de sus habilidades, entre ellas:

  • Ilusiones: al igual que los "hologramas mentales" utilizados por los Krell para engañar a los citónicos humanos, los zapadores pueden crear ilusiones para las personas que entran en sus laberintos. Las ilusiones son extremadamente caóticas, abrumadoras y sin sentido; sin embargo, cada una es específica para una persona en particular. Como tal, se necesitan dos mentes para discernirlas de la realidad.[10] Los citónicos parecen sufrir más de esta habilidad, percibiendo poderosas emociones e ilusiones emitidas por el zapador.[10]
  • Sentidos: los zapadores no poseen ojos perceptibles, sino que perciben las señales citónicas y de radio como sonidos.[11]
  • Detectar citónicos: los zapadores son capaces de detectar a otros citónicos, tanto en la ninguna-parte como, aparentemente, en el espacio físico.[1][10]
  • Teletransporte: los zapadores son capaces de viajar a una velocidad más rápida que la de la luz mientras están en el espacio físico, y pueden saltar entre sistemas estelares en un instante.[18]

Además, los zapadores poseen grandes habilidades telequinéticas. De algún modo pueden crear y controlar ascuas, grandes rocas parecidas a asteroides, y dispararlas fuera de sí mismos contra objetivos. De cerca, así como dentro de sí mismos, tienen un control mucho mayor, y pueden utilizar ascuas para perseguir y destruir naves.[19]

Contacto directo

Vi planetas, vi sistemas estelares, vi galaxias. Vi los tumultuosos, inútiles, diminutos insectos que los cubrían como ruidosas colmenas. Sentí repugnancia. Odio por aquellas pestes que infestaban los mundos.

Spensa después de experimentar un zapador[12]

Cuando las mentes de un zapador y un no zapador se encuentran, se produce un nivel de "contaminación" mental; la otra persona empezará a percibir el ruido del mundo en general como algo desagradable, y sentirá odio hacia otros seres vivos, junto con una clara sensación de megalomanía. La mente de la persona también parece expandirse, como si pudiera percibir todo el universo a la vez. Estos pensamientos se desvanecen al cabo de unos instantes.[12] El efecto se amplifica cuando la persona toca directamente la mente del zapador.[11]

Por otra parte, al menos dentro del corazón, un citónico puede empujar sus propios pensamientos en un zapador, haciendo que su mente baje de escala para ver desde la perspectiva de un ser vivo. Esto se correlaciona con el aumento de la empatía en el zapador, y la repentina capacidad de sentir más emociones, incluyendo el pesar y el horror.[11]

Salvaguardias

Utilizad cables físicos para la transferencia de datos, evitad las emisiones y escudad los procesadores más rápidos. De otro modo, nos arriesgamos a llamar la atención de los ojos

—Instrucciones de los bancos de memoria de M-Bot[20]

El peligro que representan los zapadores ha hecho necesario tomar medidas para evitar llamar su atención. Tales medidas eran conocidas incluso por los antiguos humanos, que prescribían el silencio radial y el blindaje de todos los procesadores rápidos.[20]

La principal salvaguarda, mantenida tanto por la gente de Detritus como por la Supremacía, es abandonar todas las habilidades y tecnologías citónicas excepto las más cruciales, y rodear los espacios habitados con citoescudos, que sujetan y limitan la actividad citónica. Las comunicaciones citónicas también se han abandonado, y el uso de la radio está muy limitado, sustituyéndose por cables siempre que es posible.[16][21] La inteligencia artificial ha sido prohibida, y en la actualidad, la gente de la Supremacía mira con temor a las IAs.[22] Sin embargo, parece que, al igual que unos pocos citónicos dispersos no suponen una amenaza, las IAs solitarias son capaces de funcionar sin atraer la ira de los zapadores.[23]

La única tecnología citónica que todavía se utiliza ampliamente es el viaje más rápido que la velocidad de la luz; para mantenerlo sin que los zapadores se acerquen, la Supremacía utiliza taynix, una especie de babosas citónicas no sapientes, como distracción.[24] Sin embargo, en los años transcurridos desde la desaparición del último zapador, lugares como Visión Estelar han vuelto a depender de las comunicaciones inalámbricas, lo que supone un gran riesgo cuando uno reaparece y se convierte en su objetivo. [18]

No está clara la eficacia de muchas de las salvaguardas contra los zapadores. Se sabe que los viajes más rápidos que la velocidad de la luz y el uso imprudente de las IAs pueden convocar a un zapador; sin embargo, la comunicación citónica e inalámbrica sólo puede atraer la presencia de un zapador una vez que ha entrado en el universo físico.

Historia

Antiguos zapadores

Según la segunda visión de Spensa en la Senda de los Ancianos[25], una especie alienígena con acceso a tecnología avanzada creó una "bestia" que aniquiló a la mayoría de los citónicos anteriores a Write antes de ser derrotada, provocando un largo periodo de aislamiento que aisló a la mayoría de las razas entre sí y haciendo que la humanidad se olvidara de la existencia de los citónicos hasta su redescubrimiento por Jason Write. En la visión, esta "bestia" parecía similar a un zapador (ojos blancos brillantes en una negrura sin rasgos), pero se desconoce hasta qué punto era similar a los zapadores modernos.

Primera aparición

Hace siglos, mi gente aprendió en su propia carne lo peligrosos que son los zapadores.

Los zapadores eran una inteligencia artificial que se adentró en la ninguna-parte y evolucionó hasta alcanzar una forma superior. Sin embargo, al principio la IA sólo experimentó emociones durante un periodo de días, cuando su creador, Jason Write, murió. Con el dolor sobrecargando su mente y sin entender cómo lidiar con cualquier tipo de emoción, expulsó todos sus recuerdos y personalidad, y luego se copió a sí misma una y otra vez para evitar cualquier tipo de dolor o soledad.[26]

La primera aparición conocida de un zapador tuvo lugar durante la segunda de las guerras humanas. Durante ese tiempo, la humanidad construyó instalaciones en planetas remotos como parte de un programa de armamento con la esperanza de invocar y controlar a los zapadores, siendo Detritus una de esas bases.[27] También han construido estaciones para formar a la gente en el manejo de los zapadores.[28] Aunque sus intentos tuvieron éxito, los seres resultaron imposibles de controlar, y en algunos casos, los citoescudos resultaron insuficientes, llevando a los zapadores a destruir a las mismas personas que los buscaban.[3]

En total, trece zapadores emergieron al mundo físico. Durante las siguientes décadas arrasaron la galaxia, destruyendo un mundo tras otro, antes de desvanecerse uno a uno. A partir de entonces, sin embargo, fueron una presencia constante en la ninguna-parte, observando a todos los visitantes. Por este motivo, la Supremacía, así como los enclaves humanos, redujeron drásticamente el uso de comunicaciones citónicas e inalámbricas, para evitar atraerlos de nuevo.[16]

Segundo intento

No tenemos por qué derrotar a los zapadores. Solo nos hace falta controlarlos.

Un siglo después de la Tercera Guerra Humana, la amenaza de los zapadores seguía presente en la conciencia pública, aunque las normas de protección se volvieron mucho más laxas. En esta época, Winzik, jefe del Departamento de Servicios de Protección de la Supremacía, concibió un plan para volver a invocar deliberadamente a un zapador y controlarlo, y utilizarlo como arma contra aquellos que se opusieran a la Supremacía. El eje de su plan era Brade, una poderosa citónica humana bajo sus órdenes.[13]

Ante los rumores de que los zapadores estaban a punto de reaparecer, posiblemente alimentados por la propaganda de Winzik, la Supremacía puso en marcha un programa para formar a personas capaces de luchar contra ellos. También desarrollaron una supuesta arma que podría deshacerse de ellos, aunque en realidad, el "arma" era un dispositivo citónico que atraería a un zapador a un planeta diferente. Éste era el método principal por el que Winzik "controlaba" a los zapadores: colocaba el señuelo con coordenadas hacia el lugar que deseaba destruir.[13]

Reaparición

Presa del pánico al saber que iba a morir, Brade por fin logró su objetivo.

Cuando la Supremacía llegó sobre Detritus para una batalla decisiva, Spensa se dio cuenta rápidamente de que Brade pretendía invocar a un zapador allí mismo y en ese momento. Aconsejó a Detritus que cortara toda comunicación por radio en previsión del acontecimiento antes de proseguir.[29] Ella, y con el tiempo otros de su escuadrón de entrenamiento, persiguieron a Brade con la esperanza de matarla antes de que lo consiguiera. Con el tiempo, consiguieron inmovilizarla, aunque en sus últimos momentos, Brade consiguió invocarlo.[15]

Tras la aparición de el zapador, Spensa intentó enviarlo lejos, al sistema estelar en el que ella y los demás aprendices habían practicado. Aunque consiguió disuadirlo de atacar Detritus, el zapador se dirigió a Visión Estelar.[30] Spensa y sus compañeros de vuelo lo siguieron, con la esperanza de eliminarlo antes de que pudiera matar a todos los habitantes de la estación espacial. Con la ayuda de Morriumur, Spensa consiguió llegar al corazón.[10] Allí, se comunicó con el zapador y consiguió demostrarle que todas las molestias que los zapadores despreciaban eran criaturas vivas. Esto pareció horrorizar al zapador, que rápidamente retornó a la ninguna-parte.[11]

Curiosidades

  • El nombre "zapadores" se menciona una vez en Escuadrón antes de ser introducido propiamente en Estelar; siempre que se hace referencia a los zapadores en Escuadrón, Spensa utiliza "los ojos" en su lugar.
  • Hay una similitud deliberada entre la apariencia del corazón de los zapadores y la cámara de comunicación de La defensa del Elíseo.[31]
  • Brandon empezó una vez a escribir una novela de ciencia ficción llamada Los ojos, inspirada en la Paradoja de Fermi, la pregunta de por qué no podemos encontrar ningún extraterrestre a pesar de la probabilidad estadística de su existencia. La historia permanece inacabada, aunque un capítulo de la misma fue publicado como recompensa en la página de Patreon de Writing Excuses.[32] Su ambientación fue absorbida con el tiempo por el Citoverso, apareciendo una de sus razas alienígenas en Visión Estelar.[33] Dado el título, es posible que los zapadores tuvieran su origen en la historia.
  • Al igual que Calamity de la serie Los Reckoners, los zapadores son seres extradimensionales de un lugar oscuro y tranquilo que odian los ruidos de nuestro mundo y a la gente que los hace. Cuando se le preguntó acerca de esta similitud, Brandon dijo que hay una "conexión muy, muy floja" entre ellos y que la saga The Apocalypse Guard fue pensada originalmente para ser un puente entre ambas cosas, aunque no estaba seguro de si ese puente se mantendría después de terminar de arreglar el primer libro de la saga.[34]

Notas

  1. a b c Escuadrón capítulo 54#
  2. DragonCon 2019
    Arcanum - 2019-08-29#
  3. a b c d e f Estelar capítulo 4#
  4. a b Escuadrón capítulo 43#
  5. Escuadrón capítulo 40#
  6. Escuadrón capítulo 52#
  7. Escuadrón epílogo#
  8. Escuadrón capítulo 1#
  9. a b Estelar capítulo 41#
  10. a b c d e f g h Estelar capítulo 43#
  11. a b c d e f g h Estelar capítulo 44#
  12. a b c Estelar capítulo 25#
  13. a b c d Estelar capítulo 31#
  14. Escuadrón capítulo 48#
  15. a b c Estelar capítulo 40#
  16. a b c d e Estelar capítulo 10#
  17. Estelar capítulo 21#
  18. a b Estelar capítulo 42#
  19. Estelar capítulo 22#
  20. a b Escuadrón capítulo 31#
  21. Estelar capítulo 11#
  22. Estelar capítulo 45#
  23. Estelar capítulo 55#
  24. Estelar capítulo 34#
  25. Citónica capítulo 24#
  26. Citónica capítulo 41#
  27. Estelar capítulo 19#
  28. Escuadrón capítulo 25#
  29. Estelar capítulo 39#
  30. Escuadrón capítulo 41#
  31. Starsight Release Party
    Arcanum - 2019-11-26#
  32. Estado de Sanderson 2016
    Brandon's website - 2016-12-19#
  33. General Reddit 2018
    Arcanum - 2018-12-21#
  34. LTUE 2020
    Arcanum - 2020-02-15#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, visita la siguiente página.