Cosmere symbol.svg
Threnody icon.svg

Treno

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon. La información sobre libros que aún no se han publicado, como las novelas secretas que se publicarán en 2023, está permitida solo en páginas muy específicas. Para obtener más detalles, consulta nuestra política de spoilers. Para ver una versión anterior de la wiki sin spoilers de un libro, ve a Máquina del tiempo


Treno
Threnody icon.svg
Esquirlas Ninguna en la actualidad, potencial Investidura de la presencia pasada de Ambición
Investiduras Umbras
Sistema Sistema de Treno[1]
Universo Cosmere
Aparece en Sombras por Silencio en los Bosques del Infierno

Nunca llames infierno a esta tierra. Respeta la tierra como harías con un animal peligroso, pero no la odies.

Treno es el mundo que contiene los Bosques del Infierno.[3] Es el escenario de Sombras por Silencio en los Bosques del Infierno. Es un mundo templado con características notables como grandes bosques, montañas y océanos. Este planeta está habitado por humanos, conocidos como threnodites (trenoditas como término no canon), así como por sombras cognitivas hostiles, denominadas localmente como umbras. Las umbras solo pueden ser combatidas con plata, lo que convierte al metal en un recurso increíblemente valioso en el planeta.


Geografía y ecología

Nazrilof en los Bosques del Infierno

El planeta en sí contiene dos grandes continentes separados por un océano.[4] Poco se ha revelado sobre el mayor de los dos continentes, aunque es la tierra natal original de los humanos en Treno.[2] Se conoce como el Mundo Caído y es donde está Patria. El más pequeño de los continentes está casi enteramente cubierto por los caducos Bosques del Infierno, junto con ríos, algunas montañas no boscosas, y cavernas.[4][2] Ciudades-fuerte se han construido en las regiones montañosas, mientras que los propios bosques están salpicados de haciendas y posadas, conectados por caminos primitivos.[2] La plata parece ser un recurso abundante en este continente, aunque sigue siendo valiosa por su utilidad a la hora de mantener a raya a las umbras.

Hay una gran variedad de herbívoros en los Bosques, como roedores, ciervos, pájaros, conejos y pavos.[2] Algunos habitantes de los Bosques tienen cerdos, pero no se los comen. Debido a las Sencillas Reglas, no hay depredadores en los Bosques, si es que alguna vez los hubo. Cualquiera, animal o humano, que derrame sangre atrae la atención de las peligrosas umbras, por lo que cualquier depredador que alguna vez habitara los Bosques, está muerto desde hace mucho tiempo. Las propias umbras son las criaturas más numerosas de los Bosques, y limitan el crecimiento de la población de humanos y especies animales por igual atacando a cualquiera que rompa las Sencillas Reglas, independientemente de sus intenciones. Se dice que los Bosques son anormalmente silenciosos, sobre todo por la noche. Entre las especies de plantas que crecen en los Bosques destacan la pantanoja, que puede ser utilizada como veneno, y los puerromojados, cuya savia brilla bajo la luz de un tipo específico de pasta brillante. También hay grandes campos de setas de color blanco pálido que crecen en los Bosques.

Historia

Historia temprana

El sistema de Treno es un lugar marcado por un antiquísimo conflicto.

—Ensayo de Khriss sobre el sistema de Treno.[4]

Poco o nada se sabe de la historia temprana de Treno. Poco después de la Fragmentación la Esquirla Odium llegó al sistema persiguiendo a Ambición, con la intención de matarla.[4]. Piedad también estaba presente,[5] por razones desconocidas. Las tres Esquirlas lucharon en el espacio interplanetario, combatiendo en los tres Reinos. Odium arrancó trozos de Investidura de Ambición durante el combate, provocándole una herida mortal. Estos trozos de poder rotos retorcieron todos los planetas del sistema, incluyendo a Treno y a su gente. Ambición huyó del sistema, perseguida por Odium.

En el planeta existía un cierto nivel de Investidura antes del conflicto, aunque se desconoce si esta era una manifestación natural o si estaba relacionada con Ambición. El origen de la población humana es desconocido, pero precede a la llegada de Ambición. Poblaron el más grande de los dos continentes, posteriormente conocido como el Mundo Caído, construyendo una cultura tecnológicamente avanzada que había desarrollado la pólvora.[2] Los exploradores de Treno descubrieron el continente más pequeño y boscoso de su mundo, el cual estaba habitado predominantemente por umbras. Los exploradores, horrorizados, llamaron a la zona los Bosques del Infierno, creyendo que las umbras eran los espíritus de los condenados.

Abandono del Mundo Caído

Sonreír era desperdiciar energía. Y el amor... el amor era para la gente de Patria. Los que no habían perecido a manos de la Maldad.

—Reflexiones de Silencio Montane sobre Patria.[2]

Mucho después de que ambas Esquirlas se marcharan del sistema, una fuerza misteriosa conocida como la Maldad apareció en el mayor continente de Treno.[4] Su origen exacto es incierto, pero la Maldad consumió todo el continente de la humanidad; según la leyenda, se alimentaba de las almas de los humanos que vivían allí. Sea cual sea la verdad, los aterrorizados supervivientes a la Maldad se vieron obligados a huir de su continente a través del océano hacia el continente donde está los Bosques del Infierno.[2] Llegaron carentes de recursos esenciales, pero trajeron consigo registros de su vida en su antiguo hogar.[4] Ayudados por los Pionero, gente que había abandonado Patria con anterioridad, los refugiados se asentaron gradualmente en los Bosques, construyendo varias Ciudades-fuerte en las montañas del continente y haciendas en los propios Bosques.[2]

Alrededor de un siglo después del abandono del continente natal, la humanidad ha conseguido recuperarse en cierta medida, estableciendo un incómodo equilibrio con las umbras en su nuevo hogar.[2] Siguen temiendo que la Maldad cruce el océano en algún momento del futuro y termine de aniquilar a la humanidad.[4] El nuevo continente y los Bosques siguen estando en gran parte sin cartografiar ni explorar, y un puñado de expediciones han partido hacia su continente original, pero ninguna ha regresado. A pesar de los registros que los refugiados originales trajeron consigo, el Mundo Caído y la Maldad se han convertido casi en leyenda. Durante este siglo, la ciudad de Último Puerto se ha convertido en la más poderosa del continente.[2] Su gobernador fue asesinado por un criminal llamado Chesterton Divide, que huyó hacia los Bosques. Finalmente fue asesinado por Silencio Montane por la recompensa que había sobre su cabeza.

Ha habido al menos una visita al planeta por parte de un saltamundos.[4] Khriss ha estado en los Bosques del Infierno y ha pasado algún tiempo allí, guiada por su asistente Nazh, quien es originario de Treno. Khriss se interesó por el mundo y las umbras, pero hasta ahora no ha tenido tiempo para un estudio intensivo del mundo y su Investidura.

Cultura y sociedad

Raza y lenguaje

Parece que la raza u origen étnicos tienen poca importancia entre los habitantes de Treno modernos.[2] Algunos tienen la piel más oscura que otros, pero no parece haber divisiones raciales entre la gente; se centran sobre todo en la supervivencia. Unos pocos aún tienen débiles recuerdos de las tierras de las que proceden, como Patria, pero esos recuerdos no tienen mucha importancia en la vida cotidiana. No se sabe nada sobre las lenguas nativas, pero parece que la mayoría de los habitantes de los Bosques hablan la misma lengua. Una palabrota común en el idioma local es "sombras". En los Bosques, la gente suele llevar nombres que indican dolor o duelo, como Lamento o Silencio.

Religión

Ver también: Dios del Más Allá

Puedes despotricar contra el Dios del Más Allá, pero no cambiará nada. William era un necio y un imbécil. Estás mejor sin él. ¡Somos los Pionero!

Nosotros sobrevivimos. Seremos quienes derrotemos a la Maldad, algún día.

—Abuela de Silencio sobre el Dios de Más Allá.[2]

Poco se sabe de las culturas de las naciones que una vez existieron en el Mundo Caído, ya que fueron destruidas en su totalidad.[2] Los habitantes del lugar que ahora se llama simplemente Patria adoraban al Dios del Más Allá, creando una religión en torno a él. Simbolizaban esta religión con una daga, que a menudo estaba hecha de plata y tallada con símbolos de la divinidad. También hacían pequeños santuarios a su dios. Esta religión sigue siendo practicada en los Bosques por algunos, que la han adaptado a los acontecimientos recientes. Algunas personas, como la abuela de Silencio, creen que la llegada de la Maldad fue parte del plan del Dios del Más Allá y que los Pionero están destinados a regresar algún día al Mundo Caído y derrotar a la Maldad allí. Otros, como Silencio Montane, descartan estas nociones como mera superstición.

Ciudades-fuerte

Artículo principal: Ciudades-fuerte

El continente pequeño es fronterizo, casi inexplorado y sin nombre, aunque cuenta con algunos bastiones civilizados. He visitado uno de los más grandes e incluso este da una sensación inacabada, de estar construido sobre la marcha por refugiados que huyeron cruzando el océano. Carece de algunas necesidades básicas, pues los refugiados se concentraron primero en levantar una fortaleza y solo después en fundar un hogar.

—Ensayo de Khriss sobre el Sistema de Treno.[4]

La gente que huyó hacia el continente menor no estableció naciones allí a su llegada.[2] Temiendo que la Maldad lograra seguirlos a través del océano, fundaron en su lugar varias Ciudades-fuerte[4] en las montañas, como Colina Bastión y Último Puerto.[2] Se centraron en hacer que estas ciudades fueran seguras más que cómodas, e incluso mucho después estos lugares siguen pareciendo a medio construir.[4] No obstante, sirven como centros de civilización y ley dentro de los Bosques.[2] Tienen sus propios sistemas legales que establecen procedimientos para cosas como matrimonios, impuestos, cazadores de recompensas y cobro de deudas. Una persona debe tener la ciudadanía en un fuerte si desea vivir allí, por lo que los hacenderos y otros no pueden simplemente mudarse a los fuertes. Estas ciudades afirman ser dueñas de los caminos que atraviesan los bosques y de las tierras a ambos lados, pero en realidad tienen poca autoridad más allá de sus propios muros. Los habitantes de los fuertes consideran que algunas posadas a lo largo de los caminos son estratégicamente importantes y no les gusta que sean propiedad de elementos desconocidos como Silencio Montane. Cobran impuestos a los hacenderos y a las posadas fuera de las ciudades, aparentemente para mantener los caminos y enviar ocasionalmente patrullas de soldados. En realidad, las patrullas son poco frecuentes y los caminos están mal mantenidos y cubiertos de maleza. De vez en cuando, los fuertes se embarcan en proyectos como la construcción de puentes para ayudar a los hacenderos, pero su trabajo suele ser de mala calidad y no dura mucho, como en el caso del Puente Nuevo. Como resultado, muchos individuos que viven en los Bosques simplemente se niegan a pagar a los recaudadores, convirtiéndose por tanto en delincuentes. Sin embargo, los fuertes siguen cobrando impuestos de forma sistemática a las haciendas y a las posadas.


Las vidas pasadas en las montañas, con pocas umbras en la zona, hacen que muchos habitantes de los fuertes tengan miedo de las umbras y no estén acostumbrados a seguir las Sencillas Reglas.[2] Evitan viajar por los Bosques, especialmente de noche. Si se ven obligados a hacerlo, permanecen en completo silencio y no hablan. Los forteños tienen una forma particular de mirar a los Bosques, desviando la mirada, y rara vez los miran directamente o miran a la profundidad más allá de los árboles. Los que viajan por los Bosques sin la debida orientación suelen acabar violando una de las Sencillas Reglas y son asesinados por las umbras. Suelen llevar ropas más elegantes que los hacenderos: abrigos negros con camisas cubiertas de encajes en la parte delantera, y sombreros de ala ancha con copas altas. Las tierras cercanas a los fuertes son relativamente estériles, y dependen de los hacenderos para hacerse con la mayoría de sus alimentos.

Hacenderos

Véase también Bosques del Infierno

No se podía estar toda la vida atrapado en el interior, petrificado por el miedo a la oscuridad. Quien viviera así... en fin, no vivía mejor que la gente de los fuertes. En el bosque, la vida era dura y a menudo mortífera. Pero también era libre.

—Reflexiones de Silencio sobre la vida en los Bosques.[2]

Las personas que habitan los Bosques del Infierno son gente dura y práctica,[2] más centrados en la supervivencia que en cualquier otra cosa, y tienen poco tiempo para los sentimentalismos y las emociones. Los nacidos en el bosque se sienten mucho más a gusto con los Bosques y las umbras que con los forteños. La mayoría no puede permitirse suficiente plata para rodear completamente sus casas y tierras, así que viven entre las umbras, con algunas incluso pudiendo entrar en sus casas, y aceptan que las Sencillas Reglas son solo una forma de vida. Incluso a los hacenderos no les gusta viajar por los Bosques de noche, pero aceptan que a veces tienen que hacerlo. Suelen vivir en grandes grupos familiares de hasta una docena de personas. Los hacenderos llevan ropa sencilla y comen alimentos simples, como carne de venado asada y cerveza. A menudo se puede distinguir a un hacendero por su forma de andar, con un paso lento y deliberado que no atrae a las umbras. Los hacenderos son un grupo independiente; tienen un profundo descontento con los forteños, a quienes consideran que han incumplido sus compromisos, cobrándoles impuestos injustamente mientras no mantienen y patrullan los caminos adecuadamente. Los consideran primitivos y blandos, incapaces de sobrevivir en los Bosques, y tienden a no querer tener nada que ver con los fuertes, creen que no necesitan su ayuda. Muchos de los que viven en los Bosques son técnicamente delincuentes por eludir los impuestos que les cobran los fuertes. Los hacenderos saben que sus vidas son más duras y más peligrosas que las de los forteños, pero valoran su libertad por encima de todo. Los nacidos en los Bosques suelen ser también gente supersticiosa, creen que los cerdos alejan a las umbras y se niegan a comerlos. Mucha gente tiene miedo de tocar a los que han sido desfigurados por las umbras, temiendo infectarse también al tacto.

Los hacenderos sobreviven principalmente cultivando los fértiles claros del Bosque para producir harina y otros alimentos de mayor calidad que los que pueden proporcionar los fuertes.[2] También atrapan y crían diversas criaturas, como pavos y conejos. Tienen que tener cuidado cuando sacrifican estas criaturas, porque corren el riesgo de exponer la sangre al aire y enfurecer a las umbras. Otros viajan a las ciudades, vendiendo productos a los forteños. Algunas personas, conocidas como mercaderes del fuego, viajan por los Bosques con fuentes de fuego ya encendidas, vendiéndoles acceso a aquellos que no pueden encender sus propios fuegos debido a las Sencillas Reglas. Las posadas son otro tipo de negocio común; proporcionan comida y refugio a aquellos que no están dispuestos a acampar en los Bosques, desprotegidos de las umbras. Estas posadas suelen ser consideradas territorio neutral que los criminales pueden visitar sin temor a los cazadores de recompensas. Los criminales suelen frecuentar los Bosques, donde pueden vivir lejos de la autoridad de los fuertes.


Economía

Como la plata es el único material conocido capaz de herir a una umbra o de curar el daño que inflige el contacto con ellas, es uno de los recursos más importantes del planeta.[2] Los hacenderos llevan armas de plata y bolsas de polvo de plata, para casos de herida. Se pueden incrustar barreras de plata en el suelo o alrededor del marco de una puerta para crear zonas a las que no puedan acceder las umbras. Se suelen utilizar para proteger los caminos en el Bosque. Sin embargo, una vez que la plata ha sido tocada por una umbra, se ennegrece y se arruina, quedando inservible contra cualquier otra umbra, lo que convierte a la plata en un bien preciado. Aunque los habitantes de Treno tienen un sistema monetario basado en las monedas, la plata forma la base de la economía de Treno. Los hacenderos cultivan la mayoría de las cosechas y crían la mayor parte del ganado, que venden a las ciudades-fuerte a cambio de plata. Se supone que la plata se extrae en las montañas cercanas a las ciudades-fuerte, lo que les da el control sobre este recurso. Los precios de la plata a menudo fluctúan, lo que puede poner en apuros a los habitantes de los Bosques que intentan pagar los impuestos de los fuertes y a la vez tener suficiente plata para defenderse.

Dado que las ciudades-fuerte tienen un control tan débil sobre los Bosques, estos proporcionan un refugio ideal para los criminales que huyen de la justicia de los forteños.[2] Como tal, la caza de recompensas es una ocupación común, especialmente entre los nacidos en los Bosques. Esto se ve incentivado por la ley de los fuertes, que permite a los cazarrecompensas quedarse con cualquier cosa que perteneciera a la persona que traen, excepto los bienes robados. Los cazarrecompensas famosos, como el Zorro Blanco y Kent el Sangriento, se han convertido en leyendas y héroes populares, con elaboradas historias sobre sus hazañas y los misteriosos poderes que se dice que controlan. Algunos cazarrecompensas trabajan en grupo y pueden rastrear a través de los Bosques durante meses a alguien con una recompensa de gran valor sobre su cabeza.

Tecnología

Las historias sobre lo que podía hacer la pólvora a menudo eran tan fantasiosas como las que hablaban de Patria.

—Reflexiones de Silencio sobre la pólvora.[2]

Antes de la llegada de la Maldad, los habitantes de Patria habían descubierto la pólvora.[2] Sin embargo, la huida de la humanidad de su influencia hizo que se dejaran atrás grandes cantidades de conocimientos tecnológicos. La innovación tecnológica se ha visto bastante limitada en los Bosques por las Sencillas Reglas, concretamente por la regla de no encender fuego. Esto ha hecho que tecnologías como los encendedores o la pólvora sean casi inútiles en los Bosques, aunque se mantienen los mitos sobre las propiedades explosivas de la pólvora. También ha restringido el desarrollo de cualquier tipo de tecnología relacionada con la combustión, como las máquinas de vapor. Todo el fuego debe ser proporcionado por un comerciante de fuego, por lo que una vez que se encienden, la mayoría de los fuegos nunca se apagan. Los habitantes de Treno también han desarrollado una fuente de luz alternativa al fuego, debido a las dificultades para encender hogueras en los Bosques.[2] Utilizan una pasta brillante, que proporciona una suave luz azul y hace que las umbras también brillen. También han domesticado varias especies de animales en el planeta, como caballos y perros, que utilizan en su vida cotidiana.[2]Además han domesticado cerdos, pavos y conejos, que son criados y sacrificados cuidadosamente para su alimentación.

En términos de armamento, las armas blancas son poco comunes en los Bosques, ya que al usarlas se corre el riesgo de que se derrame sangre.[2] Esto también hace que armas como los martillos de guerra sean poco comunes, ya que los grandes impactos suelen hacer a la víctima de su uso sangrar. La mayoría de las armas blancas, como las lanzas, los cuchillos y las ballestas, son de plata y sólo se utilizan para combatir a las umbras. Cuando luchan contra otro humano, la gente de Treno tiende a utilizar armas que se basan en golpes contundentes y que probablemente no provocan sangrado si se utilizan adecuadamente, como los garrotes y las porras. También han desarrollado una ballesta fácil de encauzar que dispara proyectiles romos, que no provocan sangre pero golpean lo suficiente como para aturdir al enemigo. En caso de que sea absolutamente necesario derramar sangre en los Bosques, los desesperados utilizan sacos de arpillera sellados con brea. Si consiguen poner el saco sobre la cabeza de alguien, pueden romperle el cráneo; mientras la sangre no llegue al aire libre, las umbras no se enfurecen. En general, las Sencillas Reglas hacen que sea increíblemente difícil matar a otra persona, por lo que las batallas y guerras a gran escala son inexistentes entre los fuertes o en los Bosques.

Manifestaciones de Investidura

Sombras Cognitivas y otras Investidura

Véase también: Umbras

Al contrario que en otros mundos del Cosmere donde hay presentes Esquirlas completas de Adonalsium, como Roshar o Scadrial, Treno no tienen ninguna manifestación activa de Investidura que los humanos puedan usar.[6] La Investidura en Treno toma la forma de umbras, sombras cognitivas de espíritus humanos[4] apenas conscientes que toman la forma de figuras blancas translúcidas que vagan por los Bosques.[2] No son agresivas por naturaleza, pero se enfurecen y responden violentamente a cualquier violación de las Sencillas Reglas. Cualquier carne que toque una umbra se vuelve negra y se marchita, y si el contacto es suficientemente prolongado, la persona morirá e incluso a veces puede acabar volviendose como una umbra. Lo único que puede combatir las umbras es la plata. Se desconoce si la plata en Treno está investida de alguna manera. La Maldad también está relacionada con las sombras cognitivas de alguna forma, pero no se sabe específicamente cómo.[7]

Antes del enfrentamiento de Odium con Ambición, ya existía otra forma de Investidura, pero su origen exacto aún se desconoce.[4] Puede ser simplemente una manifestación natural de Investidura, o podría estar relacionada con Ambición. No se sabe con certeza si esta Investidura sigue existiendo o no.

Perpendicularidades y subastral

Sin una Esquirla completa residiendo en el planeta, Treno no tiene ninguna perpendicularidad estable,[4] como el Pozo de la Ascensión en Scadrial.[8] Esta ausencia impide que nadie pueda realizar una transición de forma fácil entre el Reino Físico y Shadesmar, restringiendo el viaje desde y hacia este mundo.[4] En ocasiones se forman perpendicularidades en el planeta, pero son inestables y difíciles de predecir. Su origen es incierto, pero se sabe que son mórbidas, por lo que pueden estar relacionadas con las umbras. Actualmente no hay detalles sobre la aparición del subastral de Treno en Shadesmar. Sin embargo, la organización de Sel conocida como los Ire tiene tropas en la frontera de Treno en Shadesmar para evitar que las sombras cognitivas, presumiblemente umbras, escapen del subastral.[9] El reflejo en Shadesmar del continente mayor, el lugar donde reside la Maldad, es muy peligroso de visitar.[4]

Sistema planetario

Artículo principal: sistema de Treno

Treno es el tercer planeta en el sistema de Treno, situado entre los planetas Elegía y Pureza, orbitando una estrella roja.[1] El planeta en sí no tiene ninguna luna. En el cielo nocturno de Treno se puede ver un conjunto de estrellas inusualmente brillantes, llamado Cinturón de Estrellas.[2] Es útil para la navegación en los Bosques del Infierno durante la noche; la luz suele filtrarse bastante bien a través de los árboles. El Cinturón de Estrellas es el mismo conjunto de estrellas que puede verse desde Scadrial y otros mundos del Cosmere.[10][11]

Habitantes destacados

Desarrollo

Brandon Sanderson planeó que Treno existiese dentro del Cosmere durante muchos años, con la intención de algún día escribir una novela que detallase la huida de la humanidad hacia los Bosques del Infierno, buscando refugio de la Maldad.[12] Aún no había escrito un libro ambientado allí cuando George R. R. Martin le pidió que escribiese un relato para una antología que estaba preparando junto con Gardner Dozois llamada Dangerous Women (Mujeres Peligrosas)[13] Brandon planeó contar una historia sobre una mujer de mediana edad que trabajaba como cazarrecompensas, y descubrió que el mundo de Treno, ya planeado, encajaría bien con esa historia. Brandon aún tiene la intención de escribir algún día una novela completa ambientada en el mundo, pero está jugando con la idea de cambiar la historia para seguir a una expedición desde los Bosques hasta el Mundo Caído.[12] Muchos de los nombres usados en Treno están basados en nombres puritanos.[13] Las Sencillas Reglas se inspiraron en las reglas judías para el Sabbath.[14]

Curiosidades

  • Un Treno es una canción, un himno o un poema que se compone o se interpreta en señal de duelo por los muertos.[15]
  • Treno se llama así en memoria de algo o alguien.[16]
  • Viajar hacia y desde el planeta es difícil.[17]
  • El nombre del planeta lo puso Isaac Stewart, quien ha dibujado los mapas de muchos de los libros ambientados en el Cosmere.[13]

Notas

  1. a b Mapa de Sistema de Treno
  2. a b c d e f g h i j k l m n o p q r s t u v w x y z aa ab ac ad ae af Sombras por Silencio en los Bosques del Infierno#
  3. Words of Radiance release party
    Arcanum - 2016-11-29#
  4. a b c d e f g h i j k l m n o p q Arcanum Ilimitado - Sistema de Treno#
  5. El ritmo de la guerra capítulo 27 Epígrafe#
  6. Words of Radiance signing San Francisco
    Arcanum - 2014-03-06#
  7. Words of Radiance signing Philadelphia
    Arcanum - 2014-03-21#
  8. Nacidos de la bruma: Historia Secreta parte 2 capítulo 1#
  9. Nacidos de la bruma: Historia Secreta parte 5 capítulo 2#
  10. TWG Hero of Ages Q&A
    Arcanum - 2008-04-25#
  11. /r/books AMA 2015
    Arcanum - 2015-03-13#
  12. a b State of the Sanderson 2016
    Brandon's website - 2016-12-18#
  13. a b c Arcanum Ilimitado - Sombras por Silencio en los Bosques del Infierno Postscript#
  14. Sombras por Silencio en los Bosques del Infierno postdata#
  15. Treno
    — Wikipedia #
  16. Calamity signing Denver
    Arcanum - 2016-02-19#
  17. /r/fantasy
    Arcanum - 2017-02-28#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.
Este artículo estaba completo y revisado , pero tras la publicación de El ritmo de la guerra, ahora necesita volver a revisarse.


Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, rellena el siguiente formulario para decirnos el artículo en el que lo has visto y que podamos solucionarlo cuanto antes. Si quieres ayudarnos a mantener activo el proyecto de traducción, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo a través de este formulario .