Inspiration by botanicaxu.jpg

Tindwyl

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El metal perdido. La información sobre libros que aún no se han publicado (como las novelas secretas que se publicarán en 2023 y El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para obtener más detalles, consulta nuestra política de spoilers.

Este artículo está en proceso de traducción. Por favor, sigan circulando.


Tindwyl
Tindwyl portrait.png
Fallecido c 1024 IF
Capacidades Feruquimista
Apodos Madre de Terris
Oficio Guardadora
Grupo Sínodo, Banda de Kelsier
Nacionalidad de Terris
Mundo Scadrial
Universo Cosmere
Aparece en Nacidos de la bruma Era 1

Tindwyl es una guardadora de Terris y miembro del Sínodo. Es muy conocida y respetada entre el pueblo terrisano. Pasó gran parte de su vida en el programa de reproducción del lord Legislador, y tuvo más de veinte hijos, de los cuales unas quince fueron niñas.[1] Un año después del Colapso, viajó a Luthadel por deseo de Sazed para formar a Elend Venture en liderazgo. Rápidamente se convirtió en miembro de su círculo íntimo. Después de esto, ella y Sazed estudiaron el calco que él hizo de la inscripción de Kwaan, y durante ese tiempo se involucraron románticamente. Murió durante el Asedio de Luthadel, asesinada por los koloss.

Apariencia y personalidad

Tindwyl es alta[2] y delgada[3]. Tiene unos cincuenta años.[2] Su cara es rectangular, [2] con rasgos cuadrados.[4] Sus ojos se describen como hermosos, y su pelo castaño canoso es liso, [5] hasta la cintura, y a veces trenzado.[3] Los lóbulos de sus orejas son alargados por sus numerosos pendientes, que varían en colores.[6] Tindwyl lleva las coloridas túnicas del pueblo terrisano[7], o una falda y una blusa de colores[4], así como unos anillos hechos de metales feruquímicos.[8] Siempre va vestida con pulcritud, con una postura perfecta, [4] haciendo que siempre parezca arreglada.[5]

Tindwyl tiene muchos conocimientos y es muy inteligente. Como a todos los guardadores, le encanta aprender.[9] Su área de interés son las biografías de grandes hombres del pasado: generales, reyes y emperadores, la mayoría de los cuales han sido olvidados bajo el reinado del lord Legislador.[10] Cuando está absorta en una tarea, su dedicación a la misma es única, permaneciendo despierta durante más de el calco que hizo en el convento de Seran.[1]

Es autoritaria y segura de sí misma, [5] dando órdenes a los miembros de la banda de Kelsier en más de una ocasión,[2][7][11] para gran sorpresa de éstos, que esperaban una actitud más servil por parte de los terrisanos.[2]{{book ref|mb2|16} Aunque puede parecer severa y fría, hay mucho más en ella.[5] Es muy directa y práctica, capaz de dejar a un lado sus sentimientos para trabajar como reproductora de Terris a instancias del Sínodo, pero aún alberga resentimiento hacia ellos por esto. [9] También es compasiva, simpatizando con el deseo de comprar de Allrianne y reprendiendo la actitud crítica de Vin.[11] Tindwyl es una romántica de corazón, y le dice a Elend que se pueden hacer excepciones por amor,[4] y más tarde le insinúa lo mismo a Sazed, [9] a pesar de sus estrictas normas. Se queda en Luthadel con Sazed a pesar de que sus responsabilidades como guardadora le dictan que debe ofrecer sus conocimientos a los ejércitos que asedian la ciudad,[9] y más tarde, a pesar de que la ciudad está a punto de caer en manos de los koloss.[12]

También es muy perspicaz y rápida para ver la verdad de las personas, y experta en darles lo que necesitan: al dar clases a Elend, es firme y dura; con Vin es amable y trata de ayudarla a verse y aceptarse a sí misma.[11] Gracias a su perspicacia, mientras estudia los calcos también es capaz de captar la incoherencia de la narración de Kwaan, que ha sido manipulada por Ruina.[6] Su comprensión de la gente también la ayuda a conseguir cosas por medios indirectos. Consigue magistralmente que Elend haga cosas y admita cosas ante ella en más de una ocasión, como conseguir que acepte que se refiera a él con una palabra honorífica, y que exprese la sinceridad de su amor por Vin.[4]

Tindwyl ve la religión como algo de valor académico y de beneficio para la sociedad, pero ella misma no es creyente. Tampoco le gustan las profecías y otras formas de predicción, ni la superstición.[1]

Atributos y habilidades

Tindwyl es una feruquímica completa, lo que significa que tiene la capacidad de almacenar atributos en todos los metales feruquímicos y decantarlos cuando sea necesario. Al ser una guardadora, tiene acceso a todos los conocimientos de los guardianes en sus mentecobres.[13] Eso incluye conocimientos sobre curación, prácticas sanitarias, agricultura e ingeniería.[14][15] Su área de especialización elegida son las biografías, que incluyen a muchos generales, reyes y emperadores. Este estudio le ha proporcionado muchos conocimientos sobre liderazgo y mando.[16]Utiliza su feruquimia para escuchar a escondidas.

Erudición

Como guardadora, las vastas reservas de conocimiento de Tindwyl le sirven de muchas maneras. Actúa como consejera de Elend durante su estancia en Luthadel, formándole en liderazgo . Su área de interés como guardadora son las biografías de los grandes hombres del pasado. Cuando ella y Sazed estudian el calco, también pone en práctica sus habilidades como erudita al investigar la Profundidad y el Héroe de las Eras, así como otros textos de la época.

Historia

Madre de Terris

Tindwyl era una madre de Terris que formaba parte del programa de reproducción del lord Legislador. Aunque el objetivo de este programa era eliminar la feruquimia de la población terrisana, el Sínodo consiguió que Tindwyl tuviera un lugar en él con la esperanza de que transmitiera la feruquimia a las generaciones futuras. Durante sus años en el programa de cría fue violada repetidamente por diferentes hombres hasta que quedó embarazada. Tindwyl tuvo su primer hijo a los catorce años, y tuvo más de veinte hijos en total. Debido a los medicamentos para la fertilidad que se le administraron, a menudo tuvo partos múltiples.

Tampoco pudo recibir ningún tipo de formación con respecto a la feruquimia durante este tiempo. Se le entregaron unas mentecobres, de las que pudo estudiar biografías.[17]

Guardadora

Tindwyl se unió a los guardadores cuando tenía alrededor de cuarenta años y no podía tener más hijos.[17] Sazed fue quien le recitó la colección de conocimientos de los guardadores. Este proceso duró meses, durante los cuales llegaron a conocerse muy bien.[18] Durante los diez años siguientes, Tindwyl ascendió a la fama entre los terrisanos, [7] convirtiéndose en una guardadora de alto rango[19] y miembro del Sínodo.[17]

Tiempo en Luthadel

Primeros encuentros

Después del Colapso Tindwyl recibió un mensaje de Sazed, detallando la situación de Elend Venture. Aunque no le pidió explícitamente que fuera a Luthadel y lo formara, ella fue de todos modos.[2]

Tindwyl apareció por primera vez en una reunión de la Asamblea en Luthadel, y fue advertida por Vin que se lo indicó a Elend.[3]

Unos días después, fue sorprendida por Demoux, aparentemente escuchando la reunión de Elend con la banda. Elend la reconoció de la sala de la Asamblea. Ella exigió una audiencia privada con él, a lo que Dockson y Ham se opusieron inmediatamente. Ella señaló que Elend no corría peligro ya que Vin estaba fuera. Él accedió a hablar con ella a solas, tras adivinar que era una guardadora, presente a petición de Sazed.[2] Una vez que estuvieron a solas, ella rompió sus ligaduras. Alarmado, Elend llamó a Vin, y Tindwyl le dijo que en realidad había salido a hacer su ronda, razón por la cual se dejó atrapar por Demoux.

Rodeó a Elend, estudiándolo, y luego empezó a corregir su postura y su forma de hablar, diciéndole que fuera más autoritario. Elend, desconcertado, exigió saber qué estaba pasando, lo que finalmente tuvo su aprobación. Se presentó ante él como guardadora de Terris, y comentó con dureza su aspecto desaliñado y su forma indirecta de hablar. Elend trató de excusarse, hasta que ella comentó que su gente lo consideraba un tonto, por cómo la Asamblea ignoraba su autoridad, por cómo los skaa no tenían fe en él y por cómo sus amigos suponían que no tendría nada que añadir a las discusiones. Tenía buenas ideas, pero carecía de capacidad de liderazgo.

He estudiado las vidas de generales, reyes y emperadores cuyos nombres ni siquiera has oído jamás. Comprender teorías políticas y de liderazgo, Elend Venture, no es lo mismo que comprender las vidas de los hombres que vivieron según esos principios.

—Tindwyl sobre su área de especialización[10]

Elend replicó que había pasado el último año estudiando todo lo que podía sobre liderazgo y gobierno, a lo que Tindwyl respondió que debería haber pasado ese tiempo siendo visto por su pueblo y aprendiendo a ser un gobernante.

Entonces se ofreció a enseñarle a ser un mejor dirigente, revelando que su área de experiencia como guardadora eran las biografías de grandes hombres del pasado. Elend aceptó su instrucción. Vin llegó entonces y exigió saber qué hacía Tindwyl allí. Ella comentó su forma directa, en contraste con el tiempo que tardó Elend en hacerle esa misma pregunta. Ella se dispuso a marcharse, y Elend le preguntó si había algo que debía empezar a practicar. Tindwyl le dijo que dejara de decir "um". Ham volvió a entrar en la habitación, y Elend le pidió que viera que Tindwyl recibiera alojamiento en el palacio.[10]

La instrucción de Elend

Algunos días después, Tindwyl llegó a la muralla de la ciudad y ordenó a Clubs que enviara a Elend que bajara de allí. Ella y Elend fueron a su estudio, donde una costurera y sus ayudantes les esperaban. Ella había mandado hacer ropa nueva para Elend: un uniforme blanco y de corte militar, para reflejar que estaba en guerra. Después de probárselo, una ayudante intentó cortarle el pelo, a lo que él se negó; sin embargo, cuando vio su reflejo en el traje, cambió de opinión, para satisfacción de Tindwyl. También le hizo llevar un aro plateado como símbolo de autoridad. Una vez que las costureras se despidieron, él le dio las gracias, con la impresión de que eso era todo lo que pensaba hacer.

Tindwyl le informó de que no habían hecho más que empezar, y que todavía era un necio. Le dijo que tenía que trabajar en su forma de caminar, en su forma de hablar y en su forma de luchar, señalando su dependencia de Vin para que se encargara de todos los combates por él. Tenía la intención de hacerle formar en privado con un maestro de duelos. Concluyó diciéndole que tal vez podría aprender a ser un rey, pero que hasta entonces tendría que fingirlo.

Un buen rey es aquel en quien su pueblo confía... y que merece esa confianza.

—Tindwyl sobre los reyes[7]

Demoux los interrumpió entonces, trayendo noticias de un mensajero de Straff Venture. Le dijo a Elend que le gustaba el nuevo uniforme, antes de marcharse. Tindwyl se alegró por ello. Comenzaron a discutir sobre lo que hacía a un rey un buen rey, a lo que Tindwyl respondió que era la confianza lo que lo hacía.[7]

Poco después, Tindwyl observó los procedimientos durante una reunión de la banda en el estudio de Elend para discutir su plan de reunirse con Straff. Después, Elend pidió la opinión de Tindwyl sobre cómo lo había manejado, a lo que ella respondió que era una vergüenza.

Elend protestó y pasaron a discutir sobre la forma en que los reyes deben liderar, con Tindwyl argumentando que como rey no necesitaba el permiso de sus seguidores, y Elend siendo de la opinión de que un rey debe liderar "por el consentimiento de su pueblo". Tindwyl no estuvo de acuerdo, replicando que un rey debe ser fuerte, aceptar consejos pero tomar decisiones por sí mismo, insinuando que la banda no le respetaba, y señalando que le llamaban por su nombre o apodos en lugar de su honorífico, 'Su Majestad'. Señaló que Tindwyl tampoco le llamaba por ese nombre, y le dijo que debería hacerlo a partir de ahora. Ella pareció complacida por ello, y luego le dio algunos consejos más sobre su comportamiento.

Luego pasaron a hablar del liderazgo, y de la responsabilidad que tenía Elend como rey. Tindwyl le aconsejó que no se sintiera culpable cuando las cosas fueran mal, sino que se esforzara por mejorarlas. Cuando le preguntó qué debía hacer si nunca podía mejorar las cosas, Tindwyl respondió que entonces debía retirarse del cargo, preferiblemente mediante el suicidio. Cuando Elend le preguntó si debía suicidarse, Tindwyl le aclaró que intentaba que se sintiera orgulloso de sí mismo. Exasperado, señaló cómo ella menospreciaba constantemente su capacidad de liderazgo, y expresó sus inseguridades sobre cómo Kelsier habría sido un mejor rey. Tindwyl puso fin a esto inmediatamente, le animó a aceptar su lugar como rey y sus puntos fuertes, y concluyó el tema aconsejándole que no se cuestionara a sí mismo.

Debemos hacer concesiones, excepcionalmente.

—Tindwyl sobre el amor.[4]

Tindwyl cambió entonces el tema hacia Vin, concretamente, a por qué Elend no se había casado aún con ella. Los skaa, que valoran la monogamia, querían que el matrimonio fuera oficial. Elend admitió que aunque quería casarse con Vin, ella se había negado. Tindwyl sugirió que tal vez Vin no era el tipo de mujer adecuado para él, lo que atrajo inmediatamente su ira y saltó en su defensa. Tindwyl se alegró por ello, admitiendo que le había estado poniendo a prueba para ver si realmente amaba a Vin. Reconoció que su afecto por Vin podría causar problemas en el futuro, pero que no era una razón para renunciar a ella, sorprendiendo a Elend.

Comenzaron a discutir las lecciones de duelo de Elend, pero fueron interrumpidos por Demoux, que traía noticias de la llegada de Allrianne.[4]

El regreso se Sazed

Cuando Sazed llegó a Luthadel trayendo noticias del ejército de Jastes Lekal no mucho después, Tindwyl le esperó en sus aposentos para que pudieran hablar en privado. Sazed observó que había respondido a su petición de ayudar a Elend, y ella a su vez observó que él había ignorado su propia petición. Tras una breve discusión sobre el rey, expresó su decepción con él por haber regresado al Dominio Central a pesar de las instrucciones que le había dado el Sínodo de enseñar en el Dominio Oriental. Sin embargo, Sazed se empeñó en permanecer en la ciudad porque tenía una "obra mayor" que ver, para exasperación de Tindwyl. Ella se dio cuenta de que él seguía investigando su teoría de que algo iba mal en las brumas, y se produjo una discusión: Tindwyl creía que había creado un problema donde no lo había; Sazed mantenía su postura de regresar a la ciudad. Señaló que, aunque podía estar equivocado, la última vez que había desobedecido las órdenes del Sínodo todo había acabado en el Colapso. Tindwyl parecía molesta, expresando su confusión por el hecho de que él debería haber sido un líder entre los terrisanos pero en cambio era un rebelde. Se dispuso a marcharse, pero al pasar junto a él le tomó la mano entre las suyas. Se miraron durante un momento, antes de que ella sacudiera la cabeza y se marchara.[5]

Compra de vestidos

A la mañana siguiente, Tindwyl llegó a los aposentos de Vin. Ella, que había sido advertida de la entrada de un intruso por parte de TenSoon (entonces disfrazado de OreSeur), la esperaba con los cuchillos preparados. Exigió saber el propósito de la visita de Tindwyl, a lo que ella respondió que había venido a llevarla de compras: Vin y Elend se reunirían con Straff la noche siguiente y ella necesitaría un vestido adecuado. Cuando Vin se irritó por recibir órdenes, Tindwyl le aseguró que era decisión de Vin si quería ir o no. Vin deliberó, pero finalmente aceptó.

Tindwyl también había invitado a Allrianne, y contrató los servicios de Fantasma para que hiciera de recadero. Durante el viaje en carruaje de camino a la calle Kenton, Tindwyl observó las interacciones de Vin y Allrianne. Cuando Allrianne le preguntó a Tindwyl si estarían a salvo, le aseguró que lo estarían, mirando a Vin.

Vin, Tindwyl y Mare

Al llegar a su destino, Tindwyl inspeccionó la zona antes de guiarlas a una tienda de confección. Allrianne y Fantasma se adelantaron, y Tindwyl comentó el entusiasmo de Allriane a Vin, señalando que no debía haber tenido la oportunidad de ir de compras en semanas. Vin, poco comprensiva, expresó su molestia por ello. Tindwyl la reprendió, señalando que juzgarla por su frivolidad era como si otros juzgaran a la propia Vin por su sencillez. Vin protestó que le gustaba que la gente la juzgara, pues entonces no esperaban nada de ella. Tindwyl, siempre perspicaz, señaló la tienda, donde se exponían vestidos y trajes, y preguntó si Vin no se lo perdía todo en ese caso. Mientras entraban en la tienda, Tindwyl comentó que había oído que Vin disfrutaba de la sociedad noble y de vestirse como una mujer. Le preguntó si su negativa a hacerlo ahora significaba que no le gustaba después de todo, a lo que Vin admitió que había dejado de llevar vestidos porque, por el contrario, le gustaban demasiado. En el transcurso de su conversación, Vin admitió a Tindwyl cómo se sentía en desacuerdo consigo misma, incapaz de consolidar la persona que había pretendido ser como Valette con los otros lados de sí misma. Tindwyl sacó entonces el tema de Elend, y de por qué no se habían casado todavía. Vin expresó sus inseguridades, confesando que creía que no era la persona adecuada para él, porque debería casarse con alguien que pudiera ser una reina y no sólo una guardaespaldas, alguien como Allrianne. Tindwyl la tranquilizó suavemente diciéndole que Elend se había enamorado de Vin y que la quería tal y como era. Cuando Vin protestó que Elend había amado a su personaje falso, Tindwyl señaló que después de descubrir su verdadero ser, él seguía con ella. Explicó cómo la gente tenía más de lo que era inmediatamente aparente, animándola a ver y aceptarse a sí misma como lo hacía Elend. Vin le preguntó si intentaba convertirla en una reina para Elend, a lo que ella respondió que simplemente intentaba ayudar a Vin a ser ella misma, antes de empujarla a probarse unos cuantos vestidos.

Cuando Vin se probó el primer vestido, tanto Tindwyl como la modista felicitaron su elegancia. Vin, recelosa, se preguntó en voz baja por qué Tindwyl fingía ser amable con ella cuando era dura con Elend. Tindwyl respondió que a Elend le venía bien un poco de dureza, ya que se había criado en el lujo; Vin, en cambio, ya había tenido suficiente dureza en su vida.

Cuando la modista se acercó de nuevo para decidir los colores, Tindwyl protestó enérgicamente contra el deseo de Vin de un vestido negro, o incluso gris. Al final se decidieron por un color azul real, y Tindwyl le dio una lista de modificaciones para que la modista las aplicara, que harían que el vestido fuera más fácil de maniobrar para Vin y de esconder las armas en él.

Entonces llegó Fantasma, notificándoles que los miembros de la incipiente Iglesia del Superviviente los habían descubierto y estaban fuera de la tienda. Tindwyl observó la reacción de Vin mientras intentaba esconderse y luego escapar. Le aconsejó que fuera a hablar con ellos, señalando que necesitaban esperanza. Cuando Vin objetó que sólo podía darles falsas esperanzas, y fomentar su endiosamiento, Allrianne se opuso, señalando que el comportamiento furtivo de Vin era lo que había forjado su reputación: hablar con los skaa les demostraría que era una persona normal. Vin expresó lo angustiada que se sentía por la idea de que la gente la adorara como a Kelsier, y que quería que la dejaran en paz. Tindwyl le dijo a Vin, suave pero firmemente, que como asesina del lord Legislador, protegida de Kelsier y consorte del nuevo rey, no tenía esa opción. Alentadas por Tindwyl, Allrianne y Vin salieron a hablar con la gente, y Vin les garantizó su seguridad. Al regresar a la tienda, Tindwyl asintió en señal de aprobación. Vin, en cambio, estaba muy angustiada, pues sentía que les había mentido. Tindwyl dijo que sólo había sido optimista, pero eso no la pudo consolar. Le dijo que abandonara la ciudad si creía que su situación era tan desesperada. Cuando Vin protestó que no lo había hecho con esa intención, Tindwyl le dijo exasperada que tomara una decisión sobre si creía o no en la ciudad, pasando a sacudir la cabeza ante la indecisión de Vin y Elend. Vin señaló que Tindwyl había dicho que no sería dura con ella, a lo que Tindwyl respondió que a veces tenía dificultades con eso. Luego pasaron a terminar la prueba de ropa de Allrianne.[11]

Un rey depuesto

Cuando la Asamblea apeló a la cláusula de no confianza de la ley, destituyendo a Elend, Tindwyl expresó severamente su enfado con él por haber incluido una cláusula en la ley que él mismo escribió y que permitía tal cosa. Le reprendió enérgicamente, aunque él mantuvo su postura de que había hecho lo correcto al incluirla. En la reunión de la banda celebrada para decidir su siguiente paso, Tindwyl se negó a aceptar que ya no era rey y apoyó la sugerencia de Clubs de aplicar la ley marcial para mantener el trono. Cuando Tindwyl volvió a reprenderle y a llamarle tonto, Elend acabó por estallar, diciéndole que dejara de insultarle. Tindwyl dejó de protestar y volvió a sentarse. Elend le detalló su plan para afrontar la situación de forma legal. Tindwyl señaló que no había nada de malo en asegurar su trono en tiempos turbulentos, pero Elend se empeñó en no imponer su gobierno al pueblo de Luthadel si éste no lo quería. Tindwyl encontró este sentimiento ingenuo, pero Elend se mantuvo firme. Cuando Tindwyl le preguntó qué haría si no podía recuperar su trono por medios legales, respondió que lo aceptaría y seguiría ayudando al reino en lo que pudiera. Elend continuó explicando las legalidades de su destitución, y las formas en las que su trono podría ser restaurado. Tindwyl le preguntó con escepticismo si era el momento de librar una batalla legal, con los dos ejércitos que les asediaban y el ejército de koloss en camino para hacer lo mismo. Elend señaló que era muy probable que su destitución hubiera sido orquestada por uno de los ejércitos enemigos, ya que él era el único que impedía que la Asamblea entregara Luthadel.

Mientras Elend empezaba a revisar sus libros de leyes, preguntó si Sazed había sido convocado. Fantasma dijo que no había podido despertarlo, y Tindwyl lo calificó de " problema de guardadores", suponiendo que la banda no tenía conocimientos de feruquimia. Cuando se le reveló que Sazed se lo había explicado, se mostró muy disgustada. A continuación, señaló que Sazed no podía ayudarles en esto de todos modos, ya que como guardador ambulante no debía tomar partido en la política. Cuando Brisa señaló que derrocar al lord Legislador había sido algo político, Tindwyl, molesta, dijo a la banda que si eran realmente amigos de Sazed no le animarían a romper sus votos. Brisa se preguntó si ella estaba simplemente molesta porque el Sínodo no podía castigar el incumplimiento de las normas por parte de Sazed, e intentó aplacarla. Tindwyl se mostró imperturbable, diciéndole que no encontraría éxito en tratar de presionar sus emociones, y se rindió.

Tras la reunión, Tindwyl se quedó para hablar con Elend en privado. Se disculpó por su falta de respeto, para sorpresa de él, admitiendo que tendía a tratar a la gente como niños. Elend aceptó sus disculpas, y ella señaló que había aprendido rápidamente de su educación. Elend dijo que había tenido que hacerlo, aunque, como se vio, no lo suficientemente rápido para la Asamblea. Tindwyl le preguntó en voz baja cómo había llegado a esto, véase que el propio Elend había dado a los asambleístas su poder. Él respondió que había ignorado sus deseos. Tindwyl señaló que también debían hacer un balance de sus éxitos: esa misma noche, él y Vin se habían reunido con Straff y le habían intimidado para que no atacara Luthadel. Elend se lo contó, pero le preocupaba más haber ofendido de algún modo a Vin, ya que ella había estado actuando de forma extraña en su camino de vuelta a la ciudad. Le contó ansiosamente sus preocupaciones sobre su relación y lo que Vin pensaba de él. Cuando Tindwyl le dijo que Vin no se consideraba digna de él, Elend se quedó asombrado: él se consideraba indigno de ella, y supuso que Vin opinaba igual. Tindwyl comentó que entendía muy poco a las mujeres jóvenes, pasando a exponer las inseguridades de Vin, muchas de las cuales se debían a la difícil vida que había llevado. Cuando Elend le preguntó hasta qué punto estaba segura de ello, Tindwyl le aseguró que, tras haber criado a muchas hijas, sabía de lo que hablaba. Elend se sorprendió al saber que tenía hijos. Sin embargo, ella no tardó en avanzar en el tema, concluyendo que él tenía que decidir hasta qué punto le distraería su relación con Vin. Cuando Elend le preguntó por qué lo consideraba distraído, ella le señaló que le había preguntado cómo había ido la reunión con su padre y él, en cambio, había hablado de su ansiedad por Vin. Ante las dudas de Elend, Tindwyl le preguntó qué elegiría: el amor de Vin o el pueblo de Luthadel. Elend se negó a responder, pero Tindwyl le advirtió que era una pregunta a la que se enfrentaban muchos reyes. Él no estuvo de acuerdo, se mantuvo firme en que podía hacer ambas cosas y protestó que sólo era un dilema hipotético. Tindwyl no insistió en el asunto, pero le advirtió que tal vez ya se encontrara ante ese dilema, antes de marcharse.[20]

Tindwyl se encontraba entre el séquito de Elend en la reunión de la Asamblea que siguió a su destitución y le había ayudado a preparar su discurso. Este fue elaborado para reforzar su vínculo con Kelsier poniendo el foco en Vin. Sentado entre el público, Ham le preguntó a Vin si se sentía cómoda con esto, y ella asintió a medias. Tindwyl se explayó sobre los fundamentos de Elend, explicando que en su discurso dio a entender que su nuevo gobierno fue fundado por Kelsier con la esperanza de que esto impidiera que la gente intentara manipularlo. Después, cuando Elend no intenta persuadir a la Asamblea para que le devuelva su lugar como monarca, como se suponía en su discurso, Tindwyl frunce el ceño y no parece pensar que sea una buena opción.[21]

La jugada de Cett

La llegada de Ashweather Cett a la ciudad y su posterior elección como candidato al trono despertaron el deseo de Elend de encontrar información sobre el hombre, así como posibles formas de impedir su nombramiento como rey. Más tarde en su estudio, Tindwyl le observó a él, a Noorden, a Ham y a Sazed mientras examinaban varios textos. Sin embargo, participar en la investigación parecía entrar demasiado en el terreno de la política para ella. Mientras discutían sobre Cett y su posible reinado, Elend comentó que deberían haber seguido el plan inicial de la banda de entregar la ciudad a Cett, en lugar de su propia idea de enfrentar a Cett y Straff, ya que parecía que el pueblo quería a Cett como rey. Sazed, sin embargo, dijo que no era deber de Elend hacer lo que el pueblo quería. Él señaló que sonaba como Tindwyl y le respondió que ella era una de las personas más sabias que conocía. Mientras continuaban su estudio de la ley, Sazed suspiró por no haber encontrado ninguna laguna, señalando que él u otro miembro de la banda habría tomado nota de ellas si hubiera visto alguna en el momento que revisasron las leyes. Esto llamó la atención de Tindwyl, y le preguntó a Sazed si había leído la ley antes de que fuera formalizada. Él parece avergonzado, y Elend responde por él, confirmando que sí lo había hecho. Ella se muestra contrariada y Elend, molesto, le dice que no tolerará que insulte a Sazed, ni siquiera indirectamente. Ella se disculpó, pero él argumenta que debe disculparse con Sazed, no con él, o que debe marcharse. Ella optó por lo segundo, abandonando la habitación sin decir palabra.[22]

Un hombre solo puede dar tumbos durante un tiempo hasta que se cae o se endereza.

—Tindwyl sobre Elend[8]

Tindwyl fue a ver a Vin antes de que ella y Elend partieran para su cena con Cett una semana después. Le hizo un cumplido sobre su vestido, diciéndole que estaba muy guapa. Vin aceptó el cumplido con vacilación, pero señaló que ya no tenía joyas. Tindwyl dejó de lado esto, diciéndole que no las necesitaba. Vin sacó el tema de Elend, observando que las lecciones de Tindwyl con él eran cada vez menos frecuentes. Ella le dijo que Elend estaba cerca de dejar de necesitar su instrucción, aunque cuando Vin le preguntó si eso significaba que estaba cerca de ser como los hombres de sus biografías, ésta se rió y discrepó, aclarando que en el futuro Elend tendría que aprender por su cuenta, ya que gran parte del buen liderazgo provenía de la experiencia. Cuando Vin comentó en voz baja lo cambiado que estaba, Tindwyl estuvo de acuerdo con ella, pero también, que pensaba que Elend ya estaba en ese camino, y que probablemente habría resultado así incluso sin su instrucción. Vin, mirando su reflejo con el bonito vestido, dijo que eso era en lo que tenía que convertirse, por Elend. Tindwyl estuvo de acuerdo, pero añadió que también era para ella misma, comentando que era hacia donde Vin se había dirigido antes de que su atención se viera atraída por otras cosas. Vin le preguntó si les acompañaría, pero Tindwyl dijo que no, y luego empujó a Vin para que fuera a reunirse con Elend.[8]

La última lección

Tindwyl dio a Elend su última lección unos días después de esto.[9][23]

Una noche de estudio

Esa noche,[9][23] Tindwyl encontró a Sazed en el almacén donde se alojaban los refugiados recién llegados. Se había preguntado si Sazed se había preocupado realmente por la gente del imperio; en su opinión, si se hubiera preocupado habría hecho lo que el Sínodo le había dicho en lugar de regresar a Luthadel; verle con los refugiados le demostró que sí se preocupaba. [24] Sazed, sin embargo, consideraba que no le importaba tanto como debería. Tindwyl no estaba de acuerdo y le expresó lo mucho que la confundía. Al notar su agotamiento, le preguntó por su mentebronce. Sazed admitió que había consumido toda su vigilia en su prisa por regresar a Luthadel. Suspirando, Tindwyl le pidió finalmente que le mostrara lo que había descubierto y que le había hecho cruzar dos Dominios de vuelta a la ciudad.[25]

Regresaron a sus habitaciones y pasaron toda la noche estudiando el calco de la inscripción de Kwaan que Sazed había hecho en el convento de Seran, y varios textos de sus mentecobres. Hacia la mañana, Tindwyl encontró una referencia a la Profundidad en la biografía del Rey Wednegon. Mientras la pareja discutía sobre la Profundidad, Sazed sacó a relucir la teoría de Vin de que se trataba de las brumas. Tindwyl estuvo de acuerdo con esta interpretación, al igual que él, algo que le inquietó, pues no deseaba que fuera cierto. Tindwyl parecía desconcertada por haber desafiado al Sínodo por algo que esperaba que no fuera cierto, a lo que explicó lo catastrófico que podía ser el retorno de la Profundidad, y que aunque deseaba que no se produjera, tenía que investigarlo por sí misma para verlo. Aunque Tindwyl estuvo de acuerdo en que el descubrimiento del calco era notable, no creía que la Profundidad supusiera una gran amenaza. Sazed insistió en que las brumas podrían estar haciéndose más fuertes, y que al matar al lord Legislador podrían haber matado inadvertidamente lo que las había estado reteniendo anteriormente. Tindwyl lo rechazó, alegando que no tenían pruebas de las brumas diurnas y sólo teorías sobre el hecho de matan a la gente. Sazed se echó atrás, admitiendo que eso era cierto.

Esto exasperó a Tindwyl; le preguntó por qué no se defendía. Cuando él respondió que no tenía defensa, Tindwyl argumentó que no podía ser así. Habló de cómo él siempre se disculpaba por su comportamiento y buscaba el perdón, y sin embargo nunca cambiaba. Señaló que si hubiera sido más expresivo y hubiera ofrecido defensas por sus acciones, podría haber estado dirigiendo el Sínodo. Lo llamó "el rebelde más contrito" que había conocido. Cuando Sazed seguía sin ofrecer ninguna defensa, ella continuó, señalando que él había tenido razón sobre el lord Legislador, que si hubiera intentado convencer al Sínodo, podrían haber estado de acuerdo. Sazed, sin embargo, no estuvo de acuerdo, diciéndole que él no era como los hombres de sus biografías ni siquiera realmente un hombre. Tindwyl refutó que él era un hombre mejor, aunque nunca había podido entender por qué.

A veces, la gente solo parece decidida porque no tiene otra opción mejor.

—Tindwyl a Sazed[9]

Tras un momento de silencio, le dijo que se marcharía ese día: ofrecería conocimientos a los ejércitos que asediaban Luthadel, como había hecho con Elend, aunque dudaba que la escucharan como lo había hecho él. Cuando Sazed no puso ninguna objeción a su marcha, ella observó que él se negaba de nuevo a discutir. Sazed le preguntó qué sentido tendría, pues ella ya había tomado una decisión. Tindwyl dio a entender que estaría dispuesta a quedarse; él, confundido, le preguntó por sus deberes como guardadora. Tindwyl admitió que, aunque sus deberes eran importantes, podían permitirse "excepciones ocasionales", un reflejo directo de lo que le había dicho a Elend antes sobre el amor. Continuó diciendo que su calco podría beneficiarse de un mayor estudio. El significado más profundo de sus palabras -que ella quería estar con Sazed- se le hizo evidente, y le dijo con pesar que él no podía ser lo que ella deseaba, pues no se consideraba a sí un hombre. Tindwyl se desentendió de esto, diciéndole que ya estaba harta de hombres y de tener hijos. Admitió que estaba parcialmente resentida con los terrisanos por lo que le habían hecho pasar en el programa de reproducción, y que deseaba distanciarse de ellos. Fue más allá y confesó que a menudo se había sentido frustrada por la falta de iniciativa y la pasividad del Sínodo. Sólo él, Sazed, había impulsado el cambio.

Solo vi a un hombre impulsar al Sínodo a tomar medidas. Mientras los demás planeaban cómo mantenerse ocultos, un hombre quería atacar. Mientras los demás decidían la mejor manera de engañar a los reproductores, un hombre quería planear la caída del Imperio Final. Cuando volví a reunirme con mi gente, descubrí que ese hombre seguía luchando. Solo. Condenado por confraternizar con ladrones y rebeldes, aceptó en silencio su castigo. [...] Ese hombre nos liberó a todos.

—Tindwyl, sobre Sazed[9]

Tomando su mano, Tindwyl le explicó que los hombres sobre los que había leído en sus biografías eran hombres que provocaban el cambio en lugar de planear cómo esconderse: hombres como Sazed. Ansiosa y aprensiva, le pidió en voz baja que le diera una excusa para quedarse en Luthadel con él. Sazed le pidió que se quedara. Ella aceptó y reanudaron su estudio.[9]

La inscripción de Kwaan

Durante el tiempo que estudiaron el calco, discutieron sus puntos clave así como lo que sabían de Kwaan, Alendi y Rashek. Mientras Sazed leía las palabras de Kwaan a Tindwyl, observó que algunas cosas no tenían sentido; por ejemplo, ¿por qué, si Kwaan temía a la Profundidad, intentó detener la búsqueda de Alendi para derrotarla? Discutieron más a fondo cuáles eran los motivos y razonamientos de Kwaan para pedir a Rashek que matara a Alendi. Tindwyl sintió que había algo que no cuadraba, aunque no podía concretarlo. Decidieron analizar el calco más a fondo. Mientras lo hacían, señaló la incoherencia de que Kwaan temiera que Alendi tomara para sí el poder del Pozo. Sazed también vio un problema: si Kwaan conocía los temperamentos tanto de Alendi como de Rashek, ¿por qué había hecho lo que hizo? A medida que avanzaban, también señaló que no tenía mucho sentido que temiera que Alendi no renunciara al poder, y que luego enviara al odioso Rashek a matarlo, orquestando la toma de poder por parte de Rashek. Sazed argumentó que tal vez lo tuvieran más claro a posteriori, pero Tindwyl no estaba convencida, segura de que algo estaba mal. Siguieron dándole vueltas, pero ella decidió que necesitaba más contexto sobre la vida de Kwaan antes de que pudieran sacar una conclusión. Sazed sugirió un descanso, pero ella no estuvo de acuerdo, diciendo que no tenían tiempo: ambos intuían la inminente perdición de la ciudad, ya fuera por el ejército koloss o por los humanos.

Tindwyl temía que la caída de Luthadel fuera más brutal de lo que la banda preveía; Sazed admitió que eran optimistas. Tindwyl, sin embargo, le dijo que sería peor que la revolución que había llevado al Colapso, pues ella había estudiado estas cosas y sabía cómo se desarrollaban. Sazed estuvo de acuerdo con ella y volvieron al trabajo.

Perdiste el trono porque no quisiste ordenar a tus ejércitos que aseguraran la ciudad, porque insististe en dar a la Asamblea demasiada libertad y porque no empleaste asesinos ni otras formas de presión. En resumen, Elend Venture, perdiste el trono porque eres un buen hombre.

—Tindwyl a Elend[6]

Poco después, Elend les llamó. Tindwyl le preguntó por qué les molestaba, sacando a relucir con dureza su incompetencia como medio para comprobar si había vuelto a ser el mismo de siempre al perder la corona, pues había oído informes sobre su abatimiento. Elend, viendo su estratagema, le aseguró que no había perdido su autoestima; ella se quedó satisfecha con esto. A continuación, tomó asiento y le pidió consejo. Cuando Tindwyl señaló que quizás ya le había prestado demasiada ayuda, pues al ser él una figura política la hacía parecer que tomaba partido, Elend señaló que ya no era rey. Contento con esto, Tindwyl le permitió formular su pregunta.

Elend explicó lo que había estado pensando: que durante la votación para rey, había tenido la oportunidad de mentir, lo que le habría asegurado su lugar en el trono. En lugar de ello, había dicho la verdad y había perdido en favor de Penrod. Tindwyl no se sorprendió por ello, tal y como esperaba Elend. Continuó preguntando si lo que había hecho era una tontería. Ella lo consideró así, pero argumentó que no fue específicamente eso lo que le llevó a perder el trono, sino que se debió a que se negó a hacer algo deshonroso para asegurar su puesto. Elend preguntó si era posible cumplir con su conciencia y ser a la vez un buen rey, a lo que ni Tindwyl ni Sazed tuvieron respuesta. Elend planteó su pregunta a Sazed sobre si debería haber mentido; Sazed no estuvo de acuerdo, diciendo que Elend había sido fiel a sí mismo. A Tindwyl le gustaban los ideales de Elend, pero le preocupaba que el hecho de que perdiera el trono pudiera tener un mal final para el pueblo de Luthadel. Sin embargo, Sazed sostenía que Elend había hecho lo correcto y creía que el resto dependía de la suerte, o mejor dicho, de Dios. Elend, escéptico, expresó su opinión de que Dios era simplemente una herramienta de los obligadores. Mientras discutían más sobre la religión, Elend señaló la incoherencia de todas las diferentes religiones que predicaba Sazed y cómo no era posible que todas fueran reales. Tindwyl, volviendo al tema original, le dijo a Elend que, aunque no estaba de acuerdo con sus decisiones, había hecho lo que consideraba correcto, lo cual era encomiable. Sin embargo, cuando Elend le preguntó qué debía hacer a continuación, ella no tuvo respuesta. Entonces le preguntó qué habrían hecho los hombres de sus biografías. De nuevo no tuvo respuesta, ya que, según ella, no se habrían encontrado en su situación para empezar. Elend debatió sobre si un título era todo lo que había que conseguir para ser rey, antes de que pareciera darse cuenta de algo y se marchara bruscamente. Ligeramente confundida, Tindwyl permitió que Sazed guiara su atención de vuelta a sus estudios.[6]

Tindwyl y Sazed mientras estudian

El día después del ataque de Vin al ejército de Cett, Tindwyl y Sazed seguían estudiando el calco y buscando el contexto que deseaban. Tindwyl encontró una cita de la profecía del Héroe de las Eras, habiendo utilizado el calco como medio para traducir los diferentes nombres del Héroe, y la escribió para Sazed. Aunque la cita que encontró no les decía nada nuevo, la cuidadosa redacción utilizada en las profecías era algo a tener en cuenta. Sazed, al notar su incomodidad ante la profecía, no esperaba esa reacción teniendo en cuenta lo que estaban estudiando. Tindwyl, al no ser creyente, le dijo que, aunque coleccionaba conocimientos, pensaba que la religión era falsa. Siguieron discutiendo, y Sazed expresó su opinión de que las religiones eran expresiones de esperanza. Ella señaló que las religiones del pasado no habían salvado al pueblo del lord Legislador. Veía el valor de la religión desde un punto de vista académico, pero no podía creer que fuera verdad. Entonces se dio cuenta de que Sazed creía que Vin era el Héroe de las Eras, lo que le pareció una coincidencia demasiado grande para ser plausible. Su razonamiento para estudiar la Profundidad y al Héroe era que, puesto que la Profundidad había sido derrotada en el pasado, podían mirar a la historia para ver cómo derrotarla de nuevo estudiando los mitos y leyendas que habían sobrevivido a la historia. Decidiendo que esto era algo en lo que no podían estar de acuerdo, volvieron a su investigación.

Hablando del asalto de Vin a Cett y su posterior retirada de la ciudad, Tindwyl esperaba que esto mejorara la situación de Luthadel. Sazed estaba menos seguro, recalcando que debían terminar su investigación para esa noche. Sin embargo, mientras Tindwyl revisaba sus escritos, se fijó en una hoja de papel de la que se había arrancado la esquina inferior derecha. El papel había sido una transcripción del calco, y el desgarro eliminaba más o menos la última frase. Confundida, Tindwyl sacó de sus papeles otra copia del calco. A esta hoja también le faltaba la misma frase. Ambos estaban perdidos sobre cómo podía haber ocurrido esto, ya que ninguno de ellos había dejado sus papeles desatendidos. Colocando los papeles uno encima del otro, vieron que los rotos eran exactamente idénticos.

Buscaron frenéticamente entre todos sus papeles copias del calco, y descubrieron que en cada uno de ellos faltaba exactamente la misma frase. Tindwyl temió por el verdadero calco que había hecho, y Sazed abrió el baúl en el que lo había guardado para comprobarlo. Efectivamente, la misma frase había sido arrancada incluso de éste.

Los dos estaban perdidos sin saber cómo podía haber ocurrido, y también sorprendidos de que quien lo hubiera hecho supiera tan poco de feruquimia: ambos tenían la transcripción almacenada en sus mentes de cobre. Mientras intentaban comprender lo que esto podía significar, fueron interrumpidos por la llegada de Vin.

Sobresaltados, ambos empezaron a decantar fuerza, pero se detuvieron cuando se dieron cuenta de que era ella. Tindwyl recogió los papeles mientras Sazed preguntaba a Vin si había visto a alguien merodeando por la habitación. Vin respondió que no, pero prometió estar atenta por si acaso, antes de pedir hablar en privado con Sazed. Tindwyl fue aparentemente a organizar el almuerzo para que pudieran tener su intimidad, pero en realidad se limitó a esperar fuera de la puerta, escuchando mientras Vin pedía consejo a Sazed sobre el amor.

Cuando Vin se marchó, Sazed abrió la puerta y encontró a Tindwyl esperando fuera. Al entrar, comentó que se sentiría mucho más segura si la nacida de la bruma de la ciudad no fuera una adolescente temperamental. Sazed le aseguró la estabilidad de Vin, pero Tindwyl le informó de que, tras haber criado a unas quince hijas, podía decir con certeza que ninguna adolescente era estable. Sazed observó que era bueno que Vin no la hubiera descubierto escuchando a escondidas, pues normalmente era paranoica al respecto. Tindwyl comentó que eso se debía a que Vin tenía debilidad por la gente de Terris, probablemente por el propio Sazed, antes de señalar que parecía dar mucha importancia a sus consejos. Siguió diciéndole que pensaba que las recomendaciones que le había dado eran sabias, y que habría sido un buen padre.

Se dispusieron a volver a su trabajo, pero fueron interrumpidos una vez más, esta vez por Elend. Él también quería el consejo de Sazed, despidiendo rápidamente a Tindwyl. Molesta, volvió a salir de la habitación, esta vez para organizar el almuerzo. Sin embargo, volvió antes de que terminara la conversación y esperó de nuevo ante la puerta. Cuando Elend terminó, la llamó para que pudiera volver. Sorprendida, le preguntó cómo sabía que estaba fuera, a lo que él respondió que era "tan mala como Vin". Les deseó un buen día y se retiró.

Sazed elogió lo bien que le había enseñado Tindwyl mientras le veían marcharse; ella refunfuñó que tal vez había hecho un trabajo demasiado bueno, antes de admitir con pesar que pensaba que si la Asamblea no le hubiera depuesto, creía que habría sido capaz de arreglar el aprieto en que se encontraba Luthadel. Por fin, volvieron a su trabajo.[1]

Batalla de Luthadel y muerte

La mañana siguiente a la boda de Vin y Elend, mientras se preparaban para dirigirse a Terris en busca del Pozo, Tindwyl le dijo airadamente a Elend lo insensato que estaba siendo al abandonar Luthadel y a sus gentes.

Elend, sin embargo, estaba decidido a seguir su camino. Estaba seguro de que así podría proteger mejor al pueblo. Tindwyl, incrédula, le reprendió, diciéndole que era su rey y debía estar con ellos. Elend señaló airadamente que el pueblo de Luthadel le había rechazado y que ya no era su rey.

Tindwyl, sacudiendo la cabeza, expresó su escepticismo ante el viaje de Vin y él: ella quería ir a Terris, al Pozo, porque creía ser el Héroe de las Eras y que allí encontraría un poder que la transformaría en una divinidad. Continuó, deduciendo que Vin intentaba seguir los pasos de Kelsier. Elend la defendió, diciendo a Tindwyl que apoyaba sus deseos. Le preguntó mordazmente si apoyaba la locura de Vin. Elend le ordenó airadamente que dejara de hablar de Vin de esa manera, y su tono hizo que Tindwyl se estremeciera. Le dijo a que confiaba en Vin.

Tindwyl le imploró una vez más que entrara en razón: estaba segura de que Elend no creía en las profecías y las religiones más que ella. Él, sin embargo, sostenía que creía en Vin, y todo lo que tenía valor para ella lo tenía para él. Irían al norte y liberarían el poder en el Pozo de la Ascensión.

Tindwyl finalmente se rindió, sus palabras de despedida hacia él fueron duras: le dijo que sería recordado como un cobarde por su pueblo. Elend le ordenó que se fuera, y ella lo hizo, deteniéndose sólo para señalar el paquete que había traído consigo: el documento que ella y Sazed habían escrito, sobre el Héroe de las Eras, la Profundidad y la inscripción de Kwaan. Le informó de que Sazed haría que se lo entregaran al Sínodo de los guardadores en Tathingdwen, le dijo que disfrutara de su exilio y se marchó.[26]

Después de esto, Tindwyl ayudó a Dockson a preparar Luthadel para la inminente batalla. Aunque como guardadora no debía interferir en la política (y no habría ayudado si fuera el ejército de Straff el que estuviera atacando), estaba dispuesta a luchar contra los koloss si eso significaba proteger al pueblo.[27] Durante este tiempo, ella también buscaba a Sazed. Mientras ella, Dockson y otros funcionarios estudiaban el mapa de Luthadel de Marsh en el salón de baile de Venture, Sazed la encontró. Ella le hizo señas para que se acercara cuando lo vio para que Dockson pudiera detallar su plan de tener a algunos de los suyos apostados en cada una de las puertas de la ciudad, en caso de que fueran necesarios.

Dockson suplicó a Sazed que les ayudara, sabiendo que no le gustaba luchar. Sin embargo, Tindwyl señaló que se estaba preparando para la batalla, observando los anillos en los que almacenaba atributos feruquímicos. Sazed le preguntó cuál era el papel de Tindwyl en todo esto, y ella le explicó que Dockson le había pedido consejo por sus conocimientos de historia militar. Sazed asintió y aceptó ayudar a Dockson, aunque le advirtió que no debía romper la cadena de mando, a lo que Dockson accedió.

Luego, pidió hablar en privado con Tindwyl. Una vez que se alejaron, Tindwyl observó que estaba almacenando muchos atributos. Le preguntó si no tenía las mentes de metal que había almacenado anteriormente, a lo que él respondió que no tenía ninguna, aparte de la fuerza, el peso y un conjunto de mentestaño. Le preguntó por qué se había quedado en Luthadel, diciendo que no había lugar para ella en la ciudad. Ella replicó que tampoco había lugar para él. Sazed se negó a abandonar a sus amigos, a lo que ella le preguntó por qué había hecho partir a sus líderes en ese caso. Cuando Sazed explicó que quería que vivieran, Tindwyl le dijo que, como líderes, debían aceptar la responsabilidad de su poder y que el pueblo de Luthadel moriría sintiéndose traicionado. Sazed intentó protestar, pero ella le dijo airadamente que incluso la banda esperaba ser salvada -salvada por Vin- a pesar de las probabilidades. Sazed repitió que quería que vivieran, en lugar de malgastar sus vidas en una batalla sin esperanza. Tindwyl discrepó airadamente, diciéndole que era la esperanza, y no la obstinación, lo que la mantenía con vida mientras estaba con los reproductores.

La esperanza no se desperdicia nunca.

—Tindwyl[12]

Sazed le preguntó si era la esperanza o la testarudez lo que la mantenía ahora en Luthadel, a lo que ella respondió que no era ninguna de las dos cosas. Se abrazaron y Tindwyl le preguntó a Sazed si sabía por qué lo amaba. Cuando él respondió que no, ella se lo dijo: amaba su fuerza de voluntad, su disposición a calmar a los demás y, sin embargo, su firmeza ante lo que sabía que era correcto. Sin embargo, hablaba en tiempo pasado cuando le dijo que no creía que sus amigos hubieran entendido su bondad. Le confesó que temía no haber hecho lo suficiente para salvarlos. Ella respondió que había sido suficiente para salvar a Vin, Elend y Fantasma. Ella seguía pensando que él se había equivocado al enviarlos lejos, pero que también tenía razón. Todavía abrazados, los tambores de alerta de las murallas de la ciudad comenzaron a sonar.[12]

Tindwyl se dirigió a la parte superior de la muralla, con Sazed detrás de ella, para reunirse con el resto de la banda. Clubs les dijo que la alarma la había dado uno de sus exploradores, porque los koloss se estaban dejando llevar por el frenesí de la sangre y estaban luchando entre ellos. Sazed, esperanzado, se preguntó si eso significaba que iban a luchar y matarse entre ellos en lugar de atacar. Tindwyl, sin embargo, le dijo que así era como se preparaban para la batalla.

Mientras observaban, los koloss comenzaron a cargar contra la ciudad. Mientras la banda se dispersaba, Dockson le encargó a Tindwyl la Puerta de Estaño. Ésta, junto con la Puerta de Peltre, fueron los primeros lugares que atacaron los koloss. A las pocas horas de comenzar la batalla, la Puerta de Estaño cayó. Aunque el momento de la muerte de Tindwyl no estaba claro, ella había estado guiando a sus soldados hacia la Fortaleza Venture cuando fue asesinada. Su cuerpo fue recuperado por Sazed, que lloró por ella.[28]

Legado

En el norte de Scadrial, Tindwyl es recordada como una de los Preservadores y recibe el título de "Madre de Terris".[29] En Elendel, el Paseo de Tindwyl en el Cuarto Octante lleva su nombre.[30]

Relaciones

Estudiando con Sazed

Sazed

¿Sabes por qué te quiero, Sazed? [...] Porque nunca cedes. Otros hombres son fuertes como ladrillos, firmes, inflexibles, pero si los golpeas lo suficiente, se rompen. Tú... tú eres fuerte como el viento. Siempre ahí, dispuesto a doblarte, pero sin disculparte nunca por las veces que debías ser firme. Creo que ninguno de tus amigos comprende el poder que representabas para ellos.

—Tindwyl a Sazed[12]

Tindwyl y Sazed se conocen desde hace años. Él fue quien le transmitió los conocimientos de los guardadores, un proceso que implicaba pasar horas en compañía del otro durante meses, con Sazed recitándole cosas mientras ella las memorizaba. Es probable que Sazed comenzara a desarrollar sentimientos por ella durante este tiempo.[18] Ella tiene sentimientos contradictorios hacia él, tanto admirándolo[12] como frustrándose por sus acciones rebeldes.[5] A pesar de ello, tras el Colapso hace caso a su mensaje y acude a Luthadel, aparentemente para formar a Elend, aunque también deseaba y temía encontrar allí a Sazed.[18] Sin embargo, a su llegada a la ciudad se siente decepcionada con él por no obedecer las órdenes del Sínodo.[5]

Una vez que ha formado a Elend, finalmente le pide a Sazed que le enseñe el calco, y pasan una noche estudiándolo juntos.[25] A la mañana siguiente, cuando ella tenía previsto abandonar Luthadel, le confiesa su admiración por él, antes de tomar su mano y pedirle que le dé una excusa para quedarse en la ciudad con él. Sorprendido, él le pide que se quede y ella acepta. Este es el comienzo de su relación romántica.[25] Aunque el tiempo que pasan juntos está dominado por sus estudios, cada vez están más unidos. Cuando se le da la oportunidad de abandonar Luthadel antes de la batalla, Tindwyl se niega, eligiendo en su lugar permanecer con Sazed. Tienen una discusión el día de la Batalla de Luthadel, ya que Tindwyl está enfadada con él por haber enviado a Vin y a Elend, la única esperanza de supervivencia de la ciudad, lejos. Sin embargo, pronto se resuelve. Se abrazan y ella le dice por qué le ama, y que comprende su decisión. Inmediatamente después, las alarmas de la muralla se disparan: la batalla comienza.[12]

Su relación termina con la muerte de Tindwyl durante la batalla. Sazed busca su cuerpo hasta bien entrada la noche, lo encuentra cerca de la mañana y se aflige por su pérdida.[28]

Elend

Tu rey es un humilde erudito y pensador, pero tiene la voluntad de un guerrero. Es un hombre con valor para luchar, y creo que aún tenemos que ver lo mejor de él.

—Tindwyl sobre Elend[11]

Tindwyl llega a Luthadel para ser mentora de Elend, y los dos pasan mucho tiempo juntos mientras ella le enseña. Aunque su actitud hacia él puede ser dura, tiene una buena opinión de él, llamándole "buen hombre".[9] Después de ser depuesto, ella se niega a aceptar que ya no es rey y sigue llamándole por su honorífico, 'Su Majestad'. Ella le ayuda mientras intenta recuperar su trono y, cuando no puede hacerlo, sigue ofreciéndole consejo cuando se lo pide.[6] Sin embargo, a pesar de su cercanía, su despedida final termina con una nota amarga, ya que Tindwyl está disgustada con él por haber abandonado Luthadel y su pueblo, y ella muere poco después.

Vin

Y tú eres mucho más de lo que estás dispuesta a aceptar, niña. ¿Por qué solo prestas atención a una parte de ti misma, si tu Elend ve mucho más?

—Tindwyl a Vin[11]

Tindwyl expresa su interés por Vin desde su primer encuentro. Durante su viaje a la tienda de la modista, consigue hablar en privado con ella y, al hacerlo, llega a comprender mejor a Vin. Se encarga de intentar ayudarla, ya que lucha por equilibrar la partes skaa y noble de sí misma. Aunque la encuentra algo inestable,[1] Tindwyl llega a interesarse por ella. Está de acuerdo con su teoría de que la Profundidad es la bruma, pero no cree que Vin sea el Héroe de las Eras. Su despedida no es en los mejores términos, ya que piensa que es una tonta por creerse el Héroe y abandonar Luthadel justo antes de la batalla, y para cuando Vin regresa Tindwyl ya ha sido asesinada.

El Sínodo

Tindwyl está algo resentida con el Sínodo por las cosas que tuvo que soportar en el programa de reproducción. Aunque es miembro de su orden y cumple con sus obligaciones obedientemente, también se exaspera a menudo por su falta de voluntad para tomar alguna medida contra el lord Legislador antes del Colapso. Cuando se le da la oportunidad de permanecer en Luthadel con Sazed con el pretexto de estudiar el calco con él, la aprovecha.[9]

Desarrollo

Tindwyl surgió del deseo de Brandon de tener otro "personaje femenino fuerte" en los libros de Nacidos de la bruma. También quería una figura mentora para Elend en el Pozo de la Ascensión, y ella encajaba en este papel. Además, ella aporta algo más de información sobre el pueblo terrisano.[31] Su autenticidad y resolución es algo que la banda necesita, y ella expresa muchas de las preocupaciones del propio Brandon.[32]

Citas

Un hombre solo puede liderar cuando los demás lo aceptan como líder, y tiene solo la autoridad que le dan sus súbditos. Las ideas más brillantes del mundo no podrán salvar tu reino si nadie las escucha.

—Tindwyl a Elend durante su primer encuentro[10]

Los hombres sobre los que leí, Sazed, no eran hombres que se sentaran a planear la mejor manera de esconderse. Lucharon, buscaron la victoria. A veces fueron intrépidos... y otros hombres los tildaron de locos. Sin embargo, al final, fueron ellos los que cambiaron las cosas.

—Tindwyl a Sazed[9]

Si perpetúas los sueños del pasado, entonces sofocas tus sueños del futuro.

—Tindwyl[1]

Curiosidades

  • A pesar de haberse convertido en Armonía, Sazed aún no ha aprendido a llegar hasta donde está Tindwyl y por eso siguen separados. [33]
  • Al menos una de las hijas de Tindwyl sobrevivió al Catacendro, aunque aún no sabemos si Sazed se encontró con ella después de su Ascensión.[34]

Notas

  1. a b c d e f El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 45#
  2. a b c d e f g El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 13#
  3. a b c El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 10#
  4. a b c d e f g El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 20#
  5. a b c d e f g El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 23#
  6. a b c d e El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 41#
  7. a b c d e El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 16#
  8. a b c El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 35#
  9. a b c d e f g h i j k l El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 37#
  10. a b c d El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 14#
  11. a b c d e f El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 25#
  12. a b c d e f El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 50#
  13. El Imperio Final (libro) capítulo 33#
  14. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 7#
  15. El Héroe de las Eras capítulo 46#
  16. El Imperio Final (libro) capítulo 14#
  17. a b c El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 30#
  18. a b c The Well of Ascension Annotations
    Arcanum - 2008-06-26#
  19. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 56#
  20. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 28#
  21. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 31#
  22. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 34#
  23. a b The Well of Ascension Annotations
    Arcanum - 2008-06-07#
  24. The Well of Ascension Annotations
    Arcanum - 2008-06-07#
  25. a b c El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 36#
  26. El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 49#
  27. The Well of Ascension Annotations
    Arcanum - 2008-12-10#
  28. a b El Pozo de la Ascensión (libro) capítulo 54#
  29. Brazales de Duelo (libro) capítulo 13#
  30. Mapa de Elendel
  31. The Well of Ascension Annotations
    Arcanum - 2007-12-01#
  32. The Well of Ascension Annotations
    Arcanum - 2008-04-17#
  33. B&N Book Club Q&A
    Arcanum - 2009-07-08#
  34. #SandersonChat Twitter Q&A with Audible.com
    Arcanum - 2016-02-04#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, rellena el siguiente formulario para decirnos el artículo en el que lo has visto y que podamos solucionarlo cuanto antes. Si quieres ayudarnos a mantener activo el proyecto de traducción, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo a través de este formulario .