Inspiration by botanicaxu.jpg

Sisirinah

From La Coppermind
(Redirected from Siri)
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El metal perdido. La información sobre libros que aún no se han publicado (como las novelas secretas que se publicarán en 2023 y El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para obtener más detalles, consulta nuestra política de spoilers.

Este artículo está en proceso de traducción. Por favor, sigan circulando.


Sisirinah
Siri by Egilde Art.jpg
Familia
Cónyuge Susebron
Padres Dedelin, Mother
Hermanos Vivenna, Ridger, Fafen
Parientes Denth[1], Shashara
Ancestros Vo
Capacidades Mechones Reales
Títulos Princesa de Idris, Reina de Hallandren, Receptáculo
Apodos Siri
Residencia T'Telir
Nacionalidad de Idris
Mundo Nalthis
Universo Cosmere
Aparece en El aliento de los dioses

Pero, sin duda, las normas no son tan inflexibles

—Siri a Treledees[2]

Sisirinah o Siri es una princesa de Idris[3] y reina de Hallandren en Nalthis.[4]

Apariencia y personalidad

Siri es una joven atractiva.[5] Tiene los Mechones Reales y tiene poco control sobre ellos, lo que permite que obedezcan a sus estados de ánimo de forma natural. Esto la lleva a tener a menudo el pelo rubio del color de la alegría y la excitación.

Siri es una joven precipitada e impulsiva.[6] Aunque también posee un temple interior, como demuestra su capacidad para sobrevivir en la Corte de los Dioses y aprender a controlar su cabello en situaciones tensas como sus enfrentamientos con Treledees.[7] Esto también se ve acentuado por su terquedad, que utiliza para fortalecerse en situaciones difíciles.[8]

Lucha contra algunos sentimientos de inferioridad, especialmente cuando se la compara con su "perfecta" hermana Vivenna.[3][4] Reconoce que esto es parte de por qué siempre fue desafiante de niña: en parte para llamar la atención (algo prohibido por las enseñanzas del austrismo) y en parte porque sabía que nunca podría estar a la altura del ejemplo dado por Vivenna.[9] Le gusta ser espontánea y pintoresca, a diferencia de su hermana mayor. Esto le hace sentirse fracasada en Idris, pero le ayuda a sobresalir en T'Telir. Siri se siente atraída por lo ostentoso y lo misterioso. Mientras que a muchos idrianos tradicionales, como Vivenna, les repugnan las muestras de riqueza y talento en Hallandren, Siri debe obligarse a no dejarse distraer por ellas.[10]

Atributos y habilidades

Siri es muy valiente, empática y actúa con iniciativa. La mejor prueba de ello es su voluntad de sacrificarse por su familia y su pueblo al convertirse en la prometida del rey-dios. Más tarde lo demuestra en su enfrentamiento con Susebrón (que ella creía que podía costarle la vida) y posteriormente enseñándole a comunicarse.

Como miembro de la familia real de Idris, posee los Mechones Reales. Esto significa que puede cambiar la longitud y el color de su cabello a voluntad, aunque requiere esfuerzo.[3]

Historia

Con atuendo idriano

Infancia

No ser nadie importante tenía sus ventajas.

—Siri pensando en ella misma[3]

Siri es la hija menor de la familia real idriana, y pasó la mayor parte de su juventud sintiéndose y siendo en gran medida superflua. Su hermana mayor, Vivenna, estaba siendo educada para casarse con el rey-dios de Hallandren, su único hermano Ridger estaba destinado a convertirse en el próximo rey de Idris, y la segunda hija más joven, Fafen, se había unido a los monasterios, como se esperaba que hiciera un hijo de cada familia idriana. Siri no tenía ninguna expectativa concreta sobre sí misma, por lo que pasaba los días ignorando a sus tutores y desafiando los límites conservadores del austrismo. Se negaba a controlar sus Mechones Reales, dejando que su pelo reflejara siempre sus emociones; recogía flores de colores y se las regalaba a los niños de Bevalis. Su padre solía ordenar a Siri que trabajara en la cocina real cuando se enfadaba por su mal comportamiento. Sin que él lo supiera, Siri era amiga de la cocinera, Mab, y disfrutaba con el trabajo.[3]

Llegada a Hallandren

Cuando llegó el momento de cumplir el tratado que había firmado con el rey-dios, el rey Dedelin decidió enviar a Siri a casarse con él en lugar de a Vivenna. Así, a los diecisiete años, Siri se vio separada de su despreocupada vida y enviada en un carruaje a T'Telir. Pasó el viaje intentando asimilar la decisión de su padre, sobre todo gritando su confusión al pequeño grupo de guardias que la acompañaban.[4]

De rodillas ante Susebron

Al llegar a la capital, Siri se sorprendió de la enorme guardia de honor sinvida que la recibió y del colorido que adornaba a todas las personas, edificios y plazas. Se recompuso lo suficiente como para ordenar a sus igualmente abrumados guardias que la dejaran y regresaran a casa, y Siri desapareció sola en la Corte de los Dioses.[11]

Siri fue desnudada, bañada, vestida y acicalada en un torbellino de actividad mientras un escriba de Pahn Kahl llamado Dedos Azules le explicaba que no habría una ceremonia formal de boda. Ella, el Receptáculo, simplemente entraría en los aposentos del rey-dios y esperaría hasta que él quisiera. Se le dijo que no podía hablar con Susebron, ni mirarle a los ojos, ni besarle, ni siquiera tocarle proactivamente, sino que debía entrar, desnudarse, arrodillarse y esperar su señal para acercarse a la cama. Entonces Siri fue conducida, con un vestido mucho más extravagante que cualquier cosa que hubiera visto antes, a los aposentos del rey-dios.[5]

Siri pasó aquella noche, y muchas más, arrodillada hasta desfallecer de cansancio ante una figura silenciosa e inmóvil que ya no estaría cuando ella despertara.

Al cabo de una semana, Siri fue presentada a la Corte de los Dioses, donde conoció a Sondeluz.[12]

En el transcurso de varias semanas Siri se comportó de forma gradual: se sentó e hizo contacto visual con Susebron, se negó a desnudarse por completo, empezó a acurrucarse en sus vestidos y a dormir en el suelo y, finalmente, después de que Treledees le informara de que los sacerdotes escuchaban la cámara por la noche, fingió el sonido de las relaciones sexuales y se quedó dormida en la cama. Cada noche, el rey-dios se limitaba a observarla en silencio.[13]

Entablando amistad con Susebron

Una noche, tras la actuación de Siri, se sobresaltó al ver una figura que se cernía sobre ella. Susebron se había levantado de su trono junto a la cama y se acercaba a ella. Siri chilló aterrorizada, pero cuando su reacción pareció sobresaltar a Susebron, su miedo fue sustituido por confusión. El rey-dios sacó un libro de cuentos infantiles y le hizo un gesto silencioso para que lo leyera, y Siri se dio cuenta de que Susebron no tenía lengua. Llegando a la conclusión de que Susebrón era esencialmente un prisionero en su propio palacio, Siri accedió a enseñarle a leer.[14]

Leyéndole a Susebron

Cada noche después de esa, Siri actuaba sobre la cama, aunque en algún momento dejó de hacerlo, entonces ella y Susebron se pasaban toda la noche sentados, mientras ella le enseñaba a leer y escribir y empezaban a mantener conversaciones con la ayuda de una pequeña pizarra. Siri se entera de que la mayor parte del carácter de Susebron se forma a partir de una mezcla de los cuentos de hadas de su libro infantil y de las lecciones que recibió de los sacerdotes cuando era joven. Su visión simplista del mundo, su fuerte espina dorsal moral y su cautelosa rebelión contra su jaula dorada atrajeron a Siri hacia él, y empezó a planear cómo protegerle a él y a sí misma de la amenaza que sospechaba que suponían los sacerdotes.[15]

En un momento dado, Siri le pidió a Sondeluz que llamara a un cuentacuentos para que le contara la historia de Hallandren, concretamente de los anteriores reyes-dioses y por qué todos murieron después de que naciera su heredero.[16]

En otro momento, Siri consiguió que Dedos Azules prometiera ponerla a salvo a ella y a Susebron si la amenaza contra la vida de Susebron era demasiado grande.

Con el tiempo, Siri se dio cuenta de que ella y Susebron se habían enamorado y empezaron a acostarse de verdad.[6]

Preocupada tanto por su seguridad como por la de Susebron, cuando el sumo sacerdote de Susebron habla con ella y adivina cómo está pensando, se da cuenta de que los sacerdotes están "leyendo" sus emociones a través de su pelo y empieza a practicar para mantenerlo estable, como siempre hacía su hermana Vivenna.

La rebelión Pahn Kahl

Siri ideó un plan para explicar a Sondeluz que Susebrón no podía hablar, y con él convencer a los demás Retornados para que exigieran oír a su rey, poniendo al descubierto el engaño de los sacerdotes; sin embargo, cuando se dirigía a la qsamblea para reunirse con Sondeluz, un grupo de sacerdotes le cortó el paso. Le informaron de que debía recluirse debido a su "embarazo" y la trasladaron a una habitación en cuyo exterior apostaron a un guardia.[17]

Siri esperó en la sala, oyendo de vez en cuando ruidos de lucha, hasta que apareció Treledees y la llevó a otra sala, llena de sacerdotes que rodeaban a Susebron. Dedos Azules se ofreció a llevarlos por los túneles hasta los muelles, y Treledees asintió, pero cuando salieron de la habitación Siri se dio cuenta de que los pahn kahl eran el único grupo que podía beneficiarse del conflicto que había consumido el palacio del rey-dios y que pronto consumiría a dos naciones. Se enfrentó a Dedos Azules y éste huyó.

Volviendo con Treledees y los sacerdotes, Siri y Susebron intentaron luchar para salir del palacio, pero fueron recibidos en la entrada por dos grupos de soldados de Dedos Azules. Los sacerdotes se sacrificaron sin vacilar en defensa del rey-dios, pero el grupo de Dedos Azules los arrolló y Siri y Susebron fueron hechos prisioneros.[18]

Se llevaron a Susebron y Dedos Azules condujo a Siri a un altar en lo más profundo del palacio, donde pretendía matarla y hacer que pareciera un sacrificio humano ritual para empujar a Idris y Hallandren a la guerra. Sin embargo, Susebron apareció en el último momento, con la mente y la lengua curadas por el sacrificio de Sondeluz, y rescató a Siri.[19]

Con la ayuda de Vasher, Susebron contrarrestó los últimos efectos de la rebelión, y se evitó la guerra.[20]

Relaciones

Familia

Es hija del rey Dedelin de Idris, y esposa del rey-dios Susebron. Es hermana de Vivenna, Ridger y Fafen.[3] Como miembro de la familia real idriana, su linaje se remonta a Vo.[16]

Susebron

El matrimonio de Siri fue concertado por su padre, que la envió a ella, en lugar de a Vivenna, para cumplir el tratado. Al principio, Susebron era un extraño para ella, esa persona que se quedaba sentada en la oscuridad de la noche. Con el tiempo, Susebron se acerca a ella y le enseña un libro de cuentos. Este es el comienzo de su relación en un sentido más que oficial, ya que ella le enseña a leer. Las lecciones de Siri les acercan y empiezan a comunicarse por escrito. Comparten partes de sus culturas, y Siri incluso comenta que él la conoce mejor que nadie en su casa.[17] Cuando Dedos Azules y los pahn khal intentan apoderarse de ellos, ambos son capturados, y Dedos Azules pretende matarlos. Gracias a Sondeluz, Susebron consigue salvarla. Cuando Siri y Vivenna se reencuentran, Susebron habla con Vivenna, quien comenta en sus pensamientos que puede darse cuenta de lo mucho que Susebron y Siri se quieren y se entienden.[20]

Retornados

Al principio, Siri considera que las bromas de Sondeluz son un insulto, pero enseguida se da cuenta de que no tiene mala intención y se encariña con él cuando la ayuda a desenvolverse en la política de la Corte de los Dioses. Ella cree que es un buen hombre, aunque extraño.[10]

Sacerdotes

Siri disfruta de la amabilidad de Llarimar, que contrasta con la actitud descortés que ha experimentado por parte de los sacerdotes de su propia corte.[10]

Notas

  1. FanX Spring 2019
    Arcanum - 2019-04-19#
  2. El aliento de los dioses capítulo 11#
  3. a b c d e f El aliento de los dioses capítulo 1#
  4. a b c El aliento de los dioses capítulo 4#
  5. a b El aliento de los dioses capítulo 6#
  6. a b El aliento de los dioses capítulo 44#
  7. El aliento de los dioses capítulo 40#
  8. El aliento de los dioses capítulo 7#
  9. El aliento de los dioses capítulo 18#
  10. a b c El aliento de los dioses capítulo 27#
  11. El aliento de los dioses capítulo 5#
  12. El aliento de los dioses capítulo 16#
  13. El aliento de los dioses capítulo 15#
  14. El aliento de los dioses capítulo 20#
  15. El aliento de los dioses capítulo 24#
  16. a b El aliento de los dioses capítulo 32#
  17. a b El aliento de los dioses capítulo 48#
  18. El aliento de los dioses capítulo 55#
  19. El aliento de los dioses capítulo 57#
  20. a b El aliento de los dioses capítulo 58#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, rellena el siguiente formulario para decirnos el artículo en el que lo has visto y que podamos solucionarlo cuanto antes. Si quieres ayudarnos a mantener activo el proyecto de traducción, puedes ponerte en contacto con nuestro equipo a través de este formulario .