Inspiration by botanicaxu.jpg

Hrathen

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El Hombre Iluminado y Desafiante. La información sobre libros que aún no se han publicado (como El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo

Este artículo está en proceso de traducción. Por favor, sigan circulando.


Hrathen
Sel-5-Hrathen.jpg
Fallecido Batalla de Teoras[1]
Capacidades Dakhor
Vinculado con Seon de Hrathen
Oficio Derethi Gyorn
Nacionalidad de Fjorden
Mundo Sel
Universo Cosmere
Aparece en Elantris

Algún día lo llamarían su salvador.

—Hrathen[2]

Hrathen es un sumo sacerdote del Shu-Dereth y un consumado político de Sel.[2] Tiene cuarenta y dos años cuando llega a Arelon.[3]

Durante la mayor parte de su vida, ha sido un devoto seguidor de la religión derethi, aunque su devoción es más producto de la lógica que de la fe.

Hrathen es un graduado del monasterio de Ghajan[4] y asciende rápidamente en la jerarquía del sacerdocio. Su talento para hablar en público lo convierte en una herramienta inestimable de Wyrn Wulfden IV en su intento de conquistar el mundo mediante la difusión de la religión derethi. El talento particular de Hrathen reside en destruir los reinos de aquellos que no se convierten, y participa tanto en la destrucción de la República de Duladel[5] como en la invasión simultánea de Arelon y Teod. Durante la invasión de esta última, llega a ser plenamente consciente de la corrupción del Shu-Dereth por parte del Wyrn y contribuye decisivamente a detener la destrucción total de ambos reinos. Por desgracia, sus esfuerzos por salvar a la princesa Sarene acaban con su muerte a manos de Dilaf y Fjon.[1] Por sus esfuerzos, es enterrado con el resto de los héroes de la batalla a las afueras de Elantris.[6]

Apariencia y personalidad

Sigo creyendo en las enseñanzas de Dereth. Mi conflicto es con el Wyrn, no con Dios.

—Hrathen[1]

Hrathen es un hombre alto, de pecho ancho y pelo oscuro.[1] En público, siempre lleva una armadura y una capa de color rojo sangre. En privado, a menudo los omite y en su lugar lleva una túnica roja.[2][7] Se describe a sí mismo como un hombre lógico, organizado y atento a los detalles.[8] Es un devoto seguidor del Shu-Dereth, pero no es un fanático ciego; su fe proviene del hecho de que esa religión tiene sentido para él.[9]

Atributos y habilidades

Debido a su formación en varios monasterios, Hrathen es un hábil combatiente sin armas, capaz de desarmar a un soldado experimentado y de incapacitar a varios atacantes con facilidad. También es bastante hábil con la espada, con la que se defendió de varios monjes dakhor.[10] Su armadura oficial de gyorn, a diferencia de la de muchos de sus colegas, era completamente funcional, y puesto que la llevaba siempre que estaba en público -la mayor parte de sus horas de vigilia-, estaba en excelente condición física.

Hrathen también es un orador y estratega de talento, capaz de ganarse a la gente para su causa y de predecir con precisión los motivos de sus oponentes y crear potentes contraataques a esas maniobras.

El único poder de Hrathen vinculado al Dor es un hueso en su antebrazo, el único vestigio de haber sido formado en el monasterio de Dakhor, aunque las habilidades de este hueso no se revelan ampliamente, se demostró que era prácticamente indestructible y le otorgó la fuerza para romper el cuello de un monje dakhor completo.[1]

Historia

Vida temprana

Poco se sabe de la juventud de Hrathen. Era ciudadano de Fjordell, y desde muy joven estaba decidido a ingresar en el sacerdocio. Siendo aún un niño, parecía sentir un intenso fervor por el Shu-Dereth. Esta pasión definiría el resto de su vida, aunque se apagaría en su primera experiencia en un monasterio.

Monasterio Dakhor

El monasterio Dakhor era el más elitista de los monasterios derethi de Fjordell. Hrathen demostró tanto su talento como su devoción al ser aceptado en sus filas. Sin embargo, la experiencia allí no fue la que él esperaba.[4]

Los sacerdotes dakhor ejercían un poder no muy diferente al de los elantrinos, aunque los poderes de los monjes estaban mucho más adaptados a la batalla. Sin embargo, la diferencia más notable radicaba en los requisitos para obtener poderes.

Mientras que los elantrinos obtenían sus poderes de forma aparentemente aleatoria, los sacerdotes utilizaban sacrificios humanos y extraños ritos para transformarse.[11] Para algunos poderes, como la capacidad de viajar grandes distancias instantáneamente, era necesario un sacrificio secundario para activar el poder.[12] En muchos aspectos, sus poderes son similares a los de la hemalurgia.

Hrathen superó las primeras fases del entrenamiento con éxito desigual. Fue capaz de completar las primeras fases de la transformación: una remodelación de los huesos de su antebrazo derecho. [13] Se desconocen los poderes exactos que esto le confirió, aunque parece probable que mejorara sus capacidades físicas, dada la destreza que demostró más tarde en su vida. Sin embargo, su estancia allí marcó profundamente su psique, y cuando Dilaf, el gragdet del monasterio, sacrificó a un monje para transportarse una corta distancia, Hrathen abandonó el dakhor.[12]

Monasterio de Ghajan

Tras abandonar el monasterio Dakhor, Hrathen seguía decidido a progresar en el sacerdocio. En consecuencia, se dirigió al monasterio de Ghajan para terminar de formarse como sacerdote derethi.[4] Al no ser uno de los tres monasterios especializados, su formación allí fue una combinación de instrucción religiosa y entrenamiento militar. Hrathen destacó en ambas disciplinas y ascendió rápidamente en las filas del sacerdocio. En relativamente poco tiempo, ascendió al rango de gyorn. En su calidad de gyorn, formaba parte de un grupo de veinte hombres que se situaban casi en la cima de la jerarquía religiosa del Shu-Dereth. Sólo los líderes de los monasterios y el Wyrn, considerado la voz de Dios, estaban por encima de Hrathen, y ninguno de ellos estaba presente a menudo en las acciones cotidianas de Hrathen.

Conversión de Duladel

Poco después de ascender al rango de gyorn, Hrathen convenció a Wyrn para que le enviara en misión a convertir la República de Duladel. En aquella época, Duladel era una república no muy diferente de la romana: una clase aristocrática republicana relativamente pequeña y un grupo mucho mayor de ciudadanos corrientes. La República de Duladel era también el hogar y la única representación importante de Jesker, una religión naturalista que enseñaba la existencia de una poderosa fuerza natural. La definición estricta de conversión habría requerido la adhesión de la mayoría de la clase republicana al Shu-Dereth, pero la estructura de poder estrictamente ordenada de éste no habría funcionado bien con la filosofía política republicana.

Comprendiendo esto, Hrathen se trasladó con la intención de derrocar al gobierno de la República de Duladel. Pronto consiguió hacerse con un gran número de seguidores, gracias a su formación y a su habilidad natural como orador. La intención de Hrathen parece haberse limitado a establecer un rey con simpatías derethi, pero en el proceso de instigar una rebelión, lanzó accidentalmente al país a una sangrienta y prolongada guerra civil.[14] Su formación le permitió aprovechar la oportunidad para afianzar al Shu-Dereth en el reino resultante, pero lamentó el derramamiento de sangre que provocó durante el resto de su vida.[15] En última instancia, su fracaso a la hora de proteger al pueblo de Duladel, más que cualquier otro suceso, determinaría su reacción ante la destrucción de Arelon y Teod planeada por el Wyrn.

Conversión of Arelon

El propio Wyrn ordenó a Hrathen que convirtiera a Arelon al Shu-Dereth, y dio a Hrathen un plazo de tres meses antes de que el imperio Fjordell lo invadiera.

Al llegar a Arelon, Hrathen asumió el control como jefe de la religión derethi allí, despidiendo a Fjon - el anterior líder- y sugiriendo que encontraría una fe y un propósito renovados de vuelta en Fjordell. Vió el celo del arteth Dilaf y esperaba aprovecharlo, viendo su fervor como algo peligroso si no se controlaba. Procedió a hacer de Dilaf su odiv.[2]

Conociendo a Sarene

Dirigía sermones denunciando a los elantrinos como demonios impíos, "svarakiss" condenados por Jaddeth. Su intención era unir al pueblo en su odio hacia los elantrinos y utilizarlo para convertirlos. Comenzó a predicar en lo alto de la muralla elantrina, donde se encontró por primera vez con Sarene. Fingiendo ser una ignorante, le hizo preguntas difíciles que desbarataron su sermón. En lugar de enfadarse, se sintió impresionado por su astucia y se sintió fortalecido por la promesa de un digno oponente.[16]

A pesar de su humillación, varios de los nobles aceptaron asistir a su reunión privada, donde les ofreció vagas promesas de poder de Fjordell si se convertían al Shu-Dereth. Con el noble más poderoso de ellos, el duque Telrii, se reunió en privado para ofrecerle la oportunidad de ser rey de Arelon.[5]

Deseoso de inspeccionar más de cerca a los elantrinos, sobornó al capitán de la guardia de la muralla elantrina para que le trajera un elantrino. Lo interrogó y decidió que no podía permitir que la población se acercara a los elantrinos y viera lo mundanos que eran en realidad. Ordenó que este fuera devuelto a Elantris, pero Dilaf lo torturó hasta la locura e intentó quemarlo vivo durante uno de los sermones de Hrathen. Temiendo las represalias de Iadon, Hrathen interrumpió el sermón, puso a la audiencia de su lado y quemó al elantrino hasta la muerte más tarde en privado para poner fin a su sufrimiento.[13]

En ese momento, Hrathen empezó a cuestionarse de verdad su fe. Veía que su manera de hacer las cosas se basaba por completo en una lógica fría y calculadora, mientras que Dilaf tenía una pasión ardiente. Envidiaba que los discursos de Dilaf tuvieran más éxito que los suyos, ya que conectaban mejor con el corazón de la gente. Al final, sus intentos de hacer que los arelenos temieran y odiaran a los elantrinos se vieron frustrados por Sarene, que realizó obras de caridad en Elantris para demostrar que eran inofensivos y desgraciados. Hrathen aceptó que los arelenos no odiarían lo que compadecían y abandonó este plan.[15]

Hrathen sufría un sentimiento de culpa constante por el violento levantamiento de Duladel y luchaba contra los intentos más agresivos de Dilaf de propagar el odio, con la esperanza de convertir Arelon de la forma menos sangrienta posible.

En su lugar, se centró en convertir a Telrii en el nuevo rey de Arelon, para luego pagarle para que se convirtiera al Shu-Dereth y esperar que el resto de Arelon le siguiera. Hizo que las fuerzas de Fjordell atacaran los barcos de Iadon, aplastando sus ingresos, lo que le haría demasiado débil para ser el gobernante a ojos de la nobleza de la zona, centrada en la economía, mientras que simultáneamente ofrecía a Telrii tratos fáciles en Fjordell para aumentar sus beneficios por encima de los de Iadon. Sin embargo, esto también se frustró cuando Sarene arregló un contrato entre Iadon y Teod para asegurar las finanzas del rey.[17]

Derrotado una vez más, llegó un cargamento de pociones que encargó a Forton. Hrathen bebió una y ésta simuló los efectos de la Shaod, haciendo que Hrathen pareciera un elantrino.[17] Durante cinco días fue arrojado a Elantris hasta que el efecto de la poción desapareció y volvió a la normalidad. Retornó a Kae, anunciando que era un milagro causado por Jaddeth, aumentando el número de seguidores del Shu-Dereth en Arelon.[4]

Tras su liberación, se enteró de que Sarene había descubierto accidentalmente a Iadon cometiendo sacrificios rituales para los misterios de Jeskeri, lo que provocó el arresto del rey y con el tiempo su suicidio.[18][19] Ahora que Arelon necesitaba un nuevo rey, Hrathen conspiró una vez más para poner a Telrii en el trono. Se enteró del plan de Sarene de casarse con el duque Roial,[19] unir sus riquezas y proclamarle rey a él. Para evitarlo, Hrathen hizo que un asesino derethi tomara una de las pociones de Forton y se la diera a la princesa antes de su boda. Cuando Sarene se levantó el velo en la boda, parecía haberse convertido en elantrina y fue arrojada a Elantris.[20] Durante los cinco días siguientes, Telrii consolidó su poder y fue coronado rey de Arelon.[21]

Aunque estaba satisfecho con el traslado de Sarene, esperaba que no sufriera ningún daño y sabía que la poción sería temporal. Durante su internamiento en Elantris, se puso en contacto con su padre, el rey Eventeo de Teod, y le dijo que podía curar a Sarene si Eventeo juraba convertirse al Shu-Dereth.[22] El rey lo hizo y, cuando la poción dejó de hacer efecto, Sarene fue liberada de Elantris y se dio cuenta de la decisión que había tomado su padre.[23] Hrathen trató de estrecharle la mano en señal de respeto por su astucia y su victoria final, pero ella se sintió confusa y repelida por él. Eondel desenvainó su espada y la puso en la garganta de Hrathen para hacerle retroceder. Hrathen desarmó sin esfuerzo al anciano general pero decidió que lo mejor era marcharse.[23]

El plan de Hrathen estaba cuajando, pero se olvidó de tener en cuenta la estupidez del rey Telrii; se negó a convertirse a menos que el Wyrn pagara cantidades exponenciales de dinero e hizo matar al duque Roial.[24] Eondel, cuyo sentido del honor le dictaba que Roial debía ser vengado, asaltó el palacio con su legión de soldados y murió matando al duque Telrii.[25] Hrathen fue testigo de ello y se dio cuenta una vez más de que había optado por la vía lógica, sin preocuparse de convertir realmente el alma de Telrii al Shu-Dereth y sólo preocupándose pragmáticamente de sobornarle lo suficiente como para decir que lo había hecho, culpando de ello a su derrota.

Hrathen estuvo presente en la coronación de Raoden y se sintió disgustado cuando la nobleza arlena aún lo aceptó como rey después de que se revelara que era un elantrino, dándose cuenta de que si hubiera continuado con su plan de hacer que los arlenos odiaran a los elantrinos esto nunca habría sucedido.[26]

En ese momento supo que Dilaf era en realidad un monje dakhor y que varios de ellos se habían infiltrado en Kae.[26] Dilaf reveló que el Wyrn nunca quiso que Hrathen triunfara, sino que lo envió como distracción. Sus enemigos pasaron tanto tiempo centrados en Hrathen y en frustrar sus planes de convertir Arelon que no se dieron cuenta de que los monjes se preparaban para cometer un genocidio, aniquilando a los habitantes de Arelon y Teod para evitar que el Shu-Dereth siguiera oponiéndose e impidiendo que nadie más se convirtiera en elantrino.[11] Esto horrorizó a Hrathen, que quería salvar almas, no causar una masacre. Pero antes de que pudiera actuar, los monjes comenzaron la invasión de Arelon.[26]

Invasión de Arelon

Acompañando a los monjes durante su asalto a la ciudad, Hrathen se encontraba en un estado constante de disgusto y conmoción. Fue testigo del cautiverio de Sarene a manos de los monjes y se enteró de que la amada de Dilaf había enloquecido por culpa de un aon elantrino mal dibujado, lo que provocó el odio de Dilaf hacia estos.[12]

Dilaf y Sarene fueron colocados en un círculo con este y varios monjes. Uno en el centro fue quemado, en cuerpo y alma, para permitir que la magia los transportara a Teoras.[12]

Luchando contra Dilaf

Batalla de Teoras

Adiós, mi princesa. Jaddeth, ten piedad de mi alma. Solo lo hice lo mejor que pude.

—Hrathen[1]

Reunidos con Eventeo bajo el pretexto de que era hora de que se convirtiera al Shu-Dereth los monjes se prepararon para asesinar al rey de Teod. Hrathen se dio cuenta de que Dilaf planeaba asesinar a Sarene delante de Eventeo antes de matar al rey y finalmente, dándose cuenta de que sus sentimientos de respeto y rivalidad con Sarene eran en realidad amor. Le salvó la vida atacando a Dilaf.[10]

Eventeo escapó mientras sus guardias luchaban contra los monjes y Hrathen y Sarene se retiraron a un callejón. Consiguieron evitar a los monjes y disfrazarse de campesinos. Caminando entre las masas, Sarene le preguntó por qué Hrathen había decidido cambiar de bando. Hrathen reveló que aún seguía el Shu-Dereth, aún rezaba a Jaddeth y aún pensaba que las enseñanzas derethi eran correctas, pero dijo que no podía estar de acuerdo con el Wyrn y su interpretación de las mismas.[10] En ese momento, Hrathen fue apuñalado en el pecho por Fjon, que había sido enviado por el Wyrn para asesinarle.[1]

Hrathen cayó en los brazos de Sarene pensando: «Adiós, mi princesa. Jaddeth, ten piedad de mi alma. Solo lo hice lo mejor que pude.»

Sin embargo, Hrathen volvió a levantarse y salvó a Raoden y Sarene de Dilaf, utilizando un hueso retorcido de su antebrazo, único vestigio de su estancia en el monasterio Dakhor.[1] Tras la batalla, Sarene teorizó que las heridas infligidas tanto por Fjon como por Dilaf deberían haber sido mortales al instante, pero Hrathen se aferró a la vida gracias a sus rasgos dakhor.[27]

Legado

El cuerpo de Hrathen fue transportado de vuelta a Elantris y enterrado en los sepulcros conmemorativos de los héroes caídos durante la invasión de Fjordell. Lo enterraron junto a Eondel, Karata, Saolin y Roial, con su armadura roja como la sangre apilada al lado y su capa colgada de la espada. Su funeral se celebró en último lugar. Sarene habla en él diciendo que creía entender al hombre como su enemigo por su sentido del deber, su poderosa voluntad y su determinación de salvar a la gente a través de la religión, pero que no tenía conocimiento de su conflicto interno ni de que antepondría las vidas de todos los demás a sus propias ambiciones. También menciona cómo, de no haber sido por él, Dilaf la habría matado tanto a ella como a Raoden. Implora al pueblo que recuerde a Hrathen no como su enemigo, sino como su salvador.[28]

Relaciones

Sarene

Al principio, Hrathen mantiene una relación antagónica con Sarene. Mientras Hrathen intenta pintar a los elantrinos como "svrakiss" o demonios, Sarene aprovecha su periodo de luto para trabajar con la nobleza arelena y proporcionar regalos y comida a los elantrinos.[29] Con el tiempo, Hrathen llega a respetar a Sarene por su habilidad política. Después decide envenenarla para eliminarla de la ecuación y acabar con la constante interferencia en sus planes. Más tarde se da cuenta de que ama a Sarene y la salva a ella y a Raoden de Dilaf, muriendo en el proceso.[1] Como resultado de su valentía, Sarene pide que sea enterrado fuera de Elantris con los demás que son honrados como héroes.[6]

Citas

Algún día lo llamarían su salvador.

—Los pensamientos de Hrathen al llegar a Arelon, que resultan ser proféticos.[2]

No era un fanático; nunca sería un hombre de pasión extrema. En el fondo, seguía el credo derethi porque tenía sentido. Eso tenía que ser suficiente.

—He comes to terms with his faith.[9]

Ella nunca sabría que había llegado a amarla

—Cuando Hrathen muere, pensando en Sarene.[1]

Adiós, mi princesa. Jaddeth, ten piedad de mi alma. Solo lo hice lo mejor que pude.

—Hrathen, mientras agoniza.[1]

Que se diga que, al fin y al cabo, Hrathen, gyorn del Shu-Dereth, no fue nuestro enemigo. Fue nuestro salvador.

—Palabras de Sarene en el funeral de Hrathen.[6]

Curiosidades

  • Si Hrathen diera una bendición a alguien, sería «Que seas bendecido para hacer siempre lo que haces con sentido, intención y devoción.»[30]

Notas

  1. a b c d e f g h i j k Elantris capítulo 62#
  2. a b c d e Elantris capítulo 3#
  3. Elantris (libro) glosario sección H
  4. a b c d Elantris capítulo 36#
  5. a b Elantris capítulo 9#
  6. a b c Elantris epílogo#
  7. Elantris capítulo 21#
  8. Elantris capítulo 12#
  9. a b Elantris capítulo 33#
  10. a b c Elantris capítulo 61#
  11. a b Elantris capítulo 58#
  12. a b c d Elantris capítulo 60#
  13. a b Elantris capítulo 15#
  14. Elantris capítulo 16#
  15. a b Elantris capítulo 24#
  16. Elantris capítulo 8#
  17. a b Elantris capítulo 27#
  18. Elantris capítulo 32#
  19. a b Elantris capítulo 35#
  20. Elantris capítulo 38#
  21. Elantris capítulo 39#
  22. Elantris capítulo 45#
  23. a b Elantris capítulo 47#
  24. Elantris capítulo 53#
  25. Elantris capítulo 54#
  26. a b c Elantris capítulo 57#
  27. Elantris capítulo 63#
  28. Elantris epílogo#
  29. Elantris capítulo 20#
  30. General Signed Books 2018
    Arcanum - 2018-10-16#
A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, rellena el siguiente formulario para decirnos el artículo en el que lo has visto y que podamos solucionarlo cuanto antes.