Inspiration by botanicaxu.jpg

Guerras humanas

From La Coppermind
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El Hombre Iluminado. La información sobre libros que aún no se han publicado (como El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo

Este artículo está en proceso de traducción. Por favor, sigan circulando.


Guerras humanas
Participantes Humanos, varvax, dione, tenasi, UrDail, kitsen, y más
Efectos Creación de las reservas humanas y la Supremacía
Universo Citoverso
¡Esta página o sección contiene spoilers de Desafiante!
Esta información destripa elementos de la trama.  Ándese con ojo si no ha leido este libro.
Parece que esta página necesita actualizarse con nueva información de ReAlba, Citónica, Perpetua, y Desafiante!
¡Ten cuidado! Es posible que en su estado, no contenga toda la información adicional todavía.

No ha habido ningún conflicto importante desde las guerras humanas.

Las guerras humanas son una serie de tres conflictos históricos entre la humanidad y otras especies sapientes de la galaxia, todos ellos motivados por el deseo de la humanidad de conquistar a todas las demás. Concluyeron con la derrota de la humanidad y la posterior formación de reservas humanas como Detritus, así como la Supremacía, la principal potencia política en la actualidad del universo conocido.[2]

Antecedentes

Nuestra especie sigue sin civilizar, Sonn. Tenemos una maquinaria bélica capaz de destruir sus naves sin despeinarse.

Históricamente, la mayoría de las razas alienígenas descubrieron la citónica antes de desarrollar tecnología avanzada, por lo que se centraron más en desarrollar la primera que la segunda. La humanidad es la única excepción a esta regla, y su tecnología supera ampliamente a la de su competidor más cercano, los tenasi. Como resultado, la Compañía Telefónica se esforzó por servir de intermediaria entre la humanidad y las razas alienígenas, al menos hasta que los humanos fueran lo suficientemente pacíficos como para convivir con otras especies menos belicosas en armonía.[3]

Sin embargo, uno de los agentes de la CT, Jason Write, se enteró con el tiempo de que la paz de los alienígenas tenía un coste: exiliarían o encarcelarían a todos los ciudadanos que no se conformaran con su visión del mundo. También descubrió que esos disidentes alienígenas a veces escapaban y utilizaban métodos citónicos para infiltrarse en la sociedad humana y robar su tecnología. Como resultado, Write decidió hacer pública la información sobre el descubrimiento de la Compañía Telefónica de los viajes más rápidos que la velocidad de la luz.[3]

Historia

Ellos encarnan mi verdadero miedo; nos atacaron primero, durante la guerra humana inicial. Su líder afirmó que nuestro pasado en común hacía que en la práctica fuésemos ya una colonia humana.

Se desconoce la cronología exacta del conflicto. Tampoco se sabe con certeza cuál fue el incidente desencadenante; actualmente, se cree que fue el deseo de la humanidad de conquistar a todas las demás especies.[2] En la Primera Guerra, sin embargo, los humanos se aliaron con una raza alienígena, las quimeras. Las dos especies tenían acceso a tecnología muy avanzada, incluyendo IAs y proyectores de hologramas miniaturizados. Conquistaron primero a los kitsen, alegando que su historia compartida hacía de su mundo natal esencialmente una colonia humana.[4] La Primera Guerra acabó con el fracaso de la humanidad.[2]

Durante la Segunda Guerra, la humanidad construyó grandes instalaciones de investigación sobre planetas abandonados y estrellas moribundas, como Detritus. Sus experimentos dieron lugar a la invocación de zapadores, que se liberaron del control de la humanidad casi de inmediato, volviéndose contra sus supuestos amos y cualquier otro ser vivo.[5] Trece zapadores fueron convocados en total; asolaron el universo durante varias décadas antes de desvanecerse con el tiempo en la ninguna-parte.[2] Mientras los zapadores cazaban mediante la radiocomunicación y la citónica (ambas tecnologías muy comunes en la época) esto presumiblemente significó el final de la Segunda Guerra.

La Tercera Guerra tuvo lugar aproximadamente cien años antes del nacimiento de Spensa.[6] No toda la humanidad participó en ella; algunos, como la tripulación de la Desafiante, se declararon neutrales y huyeron en su lugar. Sin embargo, una vez que la coalición alienígena (ya fuera la precursora de Supremacía o la propia Supremacía) los encontró, acabaron yendo a por ellos de todos modos.[7] La humanidad todavía se las arregló para conquistar y aliarse con los UrDail; [8] a pesar de ello, fueron derrotados y dispersados a los vientos, con los únicos supervivientes viviendo en planetas-reserva supervisados por los KRELL.[7]

Consecuencias

La Desafiante no había participado en la guerra principal. Los habían condenado por el mero hecho de ser humanos y los habían perseguido hasta que se estrellaron en Detritus.

Las Guerras Humanas han tenido un tremendo impacto en el universo en general. Los idiomas humanos, como el inglés, el chino mandarín, el hindi y el español, siguen hablándose comúnmente en toda la galaxia, y son portados por la mayoría de los pins traductores.[2] Además, los zapadores fueron invocados por primera vez por los humanos durante la Segunda Guerra, y siguen siendo una amenaza, lo que provocó un cambio en la forma en que se perciben y utilizan los citónicos.[9]

Las guerras también provocaron grandes convulsiones políticas. Tras ellas, los humanos supervivientes fueron confinados a una serie de reservas, como Detritus.[9] La Supremacía también surgió como resultado de estas guerras, convirtiéndose en el poder político dominante del universo conocido gracias a su dominio sobre los viajes y las comunicaciones más rápidos que la luz.[7][2]

Notas

A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, visita la siguiente página.