Dilaf

From La Coppermind
Revision as of 21:46, 10 July 2023 by Ayanyx (talk | contribs)
(diff) ← Older revision | Latest revision (diff) | Newer revision → (diff)
Jump to navigation Jump to search

La Coppermind tiene spoilers de todos los trabajos publicados de Brandon, incluyendo El Hombre Iluminado y Desafiante. La información sobre libros que aún no se han publicado (como El archivo de las tormentas 5) está permitida sólo en las páginas de los propios libros. Para ver una visión anterior de la wiki sin spoilers de uno de estos libros, ve a nuestra Máquina del Tiempo


Dilaf
Dilaf Shuravf.jpg
Familia
Cónyuge Seala
Fallecido Asesinado por Hrathen[1]
Capacidades Dakhor
Oficio Gragdet derethi
Nacionalidad de Fjorden
Mundo Sel
Universo Cosmere
Aparece en Elantris

Dilaf es el gragdet del monasterio Dakhor que conduce a la invasión de Arelon.

En algún momento de su vida como monje de Dakhor, se le asigna actuar como espía en Arelon, y sus características físicas son alteradas para parecer un joven areleno.[2] Tiempo después de su transformación, conoce y se enamora de una mujer de Arelon. Cuando ella muere a pesar de la ayuda elantrina, cuaja en él un odio hacia Elantris que le lleva a la locura. Tras liderar los asaltos tanto en Kae como en Teod, es asesinado por Hrathen, que no puede tolerar sus tendencias genocidas.

Apariencia y personalidad

Dilaf, que una vez fue un hombre derethi alto,[2] tiene ahora la apariencia de un hombre areleno bajito[3] con pelo rubio,[4] y no aparenta más de veinticinco años,[5] aunque realmente está cerca de los setenta.[2] Sus ojos arden a menudo con pasión y rara vez se preocupa de ocultar sus emociones, que van desde el fervor religioso hasta el más profundo odio. Es incapaz de llevarse bien con la gente.[6] Normalmente viste la túnica roja de sacerdote derethi.[7]

Como otros monjes de Dakhor, el cuerpo de Dilaf ha sido distorsionado por la magia de su orden. Sus brazos son como nudosas ramas de árbol y su piel está tensa sobre extrañas protuberancias y símbolos formados por sus huesos.[8] Intrincados patrones abultados de líneas y curvas corren como venas bajo su piel.[9][1]

Empuña una espada aparentemente diabólica[NdT 1] durante la batalla de Teoras.

Atributos y habilidades

Dilaf es un orador carismático, capaz de influir en grandes multitudes a su paso. Su fanatismo es muy efectivo a la hora de atraer a otras personas hacia su visión del Shu-Dereth y el odio hacia los elantrinos.[3]

Como monje de Dakhor, sus huesos tienen formas retorcidas que le granjean acceso al poder del Dor.[9] El dakhor le proporciona una gran velocidad, fuerza[9] y unos huesos casi indestructibles.[1] Debido al hecho de que el dakhor está vinculado a Fjorden, los poderes de Dilaf disminuyen cuanto más lejos se encuentra de dicho lugar, aunque este debilitamiento debido a la distancia no es tan exagerado como en otras magias arcanas de Sel tales como el AonDor.[10][11] Como gragdet de Dakhor, Dilaf tiene acceso a algunos poderes que otros monjes de menor rango no tienen.[1] Su apariencia y proceso de envejecimiento han sido alterados para parecer más joven y aónico.[2] Tiene la habilidad de anular aones[4] y es inmune a ataques directos del Dor.[1] Adquirir esta habilidad requirió el sacrificio de cincuenta vidas.

Dilaf es muy hábil con la espada y la blande de forma muy efectiva en combinación con la velocidad mejorada de sus poderes dakhor.[1]

Historia

Vida temprana

Se sabe muy poco de la infancia de Dilaf. Siente una pasión precoz por el Shu-Dereth, que queda evidenciada por su aceptación temprana en el monasterio de Dakhor. A la edad de 10 años, Dilaf ya ha entrado en el monasterio. En lugar de apuntar a los altos rangos del sacerdocio, Dilaf elige continuar en el monasterio, convirtiéndose en uno de los devotos monjes Dakhor.

Para cuando alcanza la mediana edad, Dilaf ha ascendido hasta el rango de gragdet, el jefe del monasterio. La intensidad de Dilaf se amplifica por su ascenso, y comienza a urdir planes para destruir Elantris. Una parte esencial de sus planes conlleva su infiltración en una operación encubierta de larga duración. Es también durante este periodo cuando Dilaf adquiere la estructura ósea que le permite anular el uso elantrino del AonDor, una transformación que cuesta la vida de cincuenta monjes Dakhor.

Justo antes de su infiltración, Dilaf comienza a entrenar a un joven Hrathen. Tres meses antes de que Hrathen entre en el monasterio, Dilaf pide a uno de los monjes a su cargo que se sacrifique para transportarle a los aposentos de Wulfden IV, una distancia corta a pie. Aunque Dilaf no le da demasiada importancia a este evento, sienta las bases de su futura muerte.

Infiltración en Arelon

Poco después de que Hrathen se vaya del monasterio de Dakhor, Dilaf sufre un doloroso cambio físico para parecer ser de ascendencia arelena. Al parecer, esta transformación también cambia su proceso de envejecimiento, ya que el resto de su vida (vivirá hasta alcanzar casi los 70 años), aparenta ser físicamente bastante joven. Inmediatamente después de llegar a Arelon, Dilaf comienza a integrarse en la cultura arelena. Al principio, parece que todo va acorde a los planes. Después, inesperadamente, Dilaf se enamora.

Se sabe muy poco de Seala, la mujer de Dilaf. Dilaf está muy inestable cuando revela la mayor parte de esta información, así que lo que se sabe, es cuestionable. Dilaf tiene unos 50 años cuando se conocen, y nadie se sorprende más que él cuando se enamora. Aún se sorprende más cuando el amor es correspondido incluso a pesar de su «deformación» física para encajar en el molde areleno.

Seala enferma, pero Dakhor no puede curarla. Desesperado, Dilaf acude a los elantrinos para sanarla. Desgraciadamente, el glifo que debería haberla curado, provoca en ella una transformación parcial, no muy distinta del Reod, sumiéndola en un continuo dolor e incapaz de morir. Sin embargo, Dilaf cree que este trágico accidente es un ataque malintencionado, y comienza a desarrollar un odio que acabará por volverle loco.[2] Se retira a la ciudad periférica de Rain, y comienza su infiltración en serio, tomando el rol de un areleno convertido al Shu-Dereth.[12]

Invasión de Kae

Dilaf trabaja en secreto durante años para conseguir el objetivo real del Wyrn: el genocidio de todos los arelenos y, en última instancia, de todas las personas de ascendencia aónica. Dilaf respalda fuertemente este objetivo, ya que la extinción de la línea de sangre aónica acarrearía el final de los elantrinos.[13] Cuando oye hablar de la construcción de una capilla Derethi en Kae, viaja allí con sus conversos desde Rain; a su llegada, el arteth Fjon queda impresionado por su diligencia y lo nombra arteth, aunque los arteths carecen de la autoridad necesaria para nombrar a otros arteths.[12]

Poco antes de que culmine el plan, el Wyrn envía a un gyorn llamado Hrathen como cebo para distraer a cualquiera que pueda oponerse a Dilaf.[9] Dilaf se presenta a Hrathen en su rol de maestro y lo impresiona con su fervor religioso y su conocimiento del Shu-Dereth. Entonces Hrathen asciende con propiedad a Dilaf al rango de arteth y le hace jurar ser su odiv, aunque como Dilaf es un gradget en secreto, dichos ascensos no tienen ninguna relevancia.[12] A pesar de su vínculo, la relación entre Dilaf y Hrathen se vuelve rápidamente hostil a medida que Hrathen comienza a preocuparse cada vez más por el odio de Dilaf hacia Elantris. En los siguientes dos meses, ambos conspiran el uno contra el otro. Mientras Hrathen intenta convertir Arelon, Dilaf prepara su invasión. Cuando el último de los planes de Hrathen fracasa y Raoden es coronado rey, Dilaf comienza la invasión, revelándose como gragdet del monasterio Dakhor. Sus monjes guerreros inician la invasión destapando que habían estado infiltrándose en el país. Cuando Hrathen se da cuenta del rango superior de Dilaf, se somete a su control.[9]

Dilaf captura a Raoden, lo usa como cebo para capturar a Sarene, apuñala a Raoden, y lleva a Hrathen y Sarene junto con varios monjes Dakhor a Teod usando la teleportación alimentada por sacrificios humanos. Los guerreros Derethi que quedan en Arelon cercan a todos los supervivientes elantrinos y arelenos en Elantris para matarlos. En Teod, Dilaf se prepara para matar a Sarene delante de su ignorante padre, el rey Eventeo, cuando Hrathen, con sus convicciones más básicas dominando su estricto entrenamiento, se lanza a defenderla y ataca a Dilaf. Hrathen le rompe la nariz a Dilaf, y huye con Sarene. Dilaf ordena a los monjes Dakhor que los busquen. Los dos se separan, y Sarene es arrinconada por unos monjes en los muelles de Teod.[1]

Raoden, seguido de una multitud de elantrinos recientemente curados, aparece en los muelles usando la teleportación alimentada por AonDor, y los elantrinos se enfrentan a los monjes mientras Raoden y Sarene se escabullen por un callejón. Dilaf los sigue e intenta matarlos cuando Hrathen reaparece. Revela su fuerza alimentada por dakhor, y mata a Dilaf antes de sucumbir a sus propias heridas.[1]

Los elantrinos repelen la invasión, tanto en Teod como en Arelon.

Curiosidades

  • En la edición original de Elantris, se atribuye erróneamente un discurso de Dilaf a un monje de Dakhor llamado Mal.[9]

Notas del traductor

  1. "En la versión del libro en inglés se puede leer «wicked-looking sword» mientras que en castellano se tradujo simplemente como «espada»."

Notas

A este artículo le falta información. Por favor, ayuda a The Coppermind a expandirla.

Recuerda que esto es una traducción del sitio oficial. Por lo tanto, podrás encontrar páginas en inglés si el artículo no ha sido traducido todavía. No te preocupes, que estamos trabajando para traer la versión al español a la mayor brevedad posible.

Si encuentras algún fallo, por favor, rellena el siguiente formulario para decirnos el artículo en el que lo has visto y que podamos solucionarlo cuanto antes.